Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oswaldo Martinez escriba una noticia?

Manifiesto de la juventud estudiantil reunida en Nueva Esparta, el día 23 de julio de 2009

23/07/2009 15:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Jueves 23 de julio de 2.009. Evento "Encuentro de Juventudes"abierto a la participación de la ciudadanía y de organizaciones que apoyen la consolidación del liderazgo estudiantil en la Isla de Margarita y de Venezuela

MANIFIESTO DE LA JUVENTUD ESTUDIANTIL REUNIDA EN NUEVA ESPARTA, EL DÍA 23 DE JULIO DE 2009.

En consideración de que en nuestra Constitución se señalan como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, el respeto a la dignidad humana, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general la prominencia de los derechos humanos y la ética y de que además la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo quien la ejerce directamente en la forma prevista en la Constitución y en la Ley, hemos decidido reunirnos con la finalidad de generar un documento en el cual se deje constancia de la preocupación existente en la juventud estudiantil del País por la necesidad de revitalizar y defender de los derechos humanos que en la actualidad se ven seriamente amenazados y los cuales se encuentran consagrados en nuestra Constitución, en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” y en la “Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los Grupos y las Instituciones, de Promover y Proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidos”, pues al tratarse de Convenciones suscritas por Venezuela, relativas a los derechos humanos, tienen jerarquía supraconstitucional y prevalecen en el orden interno.

Dado que nuestra Carta Magna le otorga papel protagónico a la participación ciudadana, hemos decidido ejercer el derecho que nos asiste para protestar por las violaciones a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de nuestro pueblo y sus individuos, que a diario comete el Poder Público Nacional.

Es la razón por la que esta asamblea de la JUVENTUD ESTUDIANTIL, REUNIDOS EN NUEVA ESPARTA, EL DÍA 23 DE JULIO DE 2009, quiere fijar su posición ante la reiterada violación de principios que garantizan la preservación y vigencia de los derechos humanos de todos los habitantes del País.

Como jóvenes con formación universitaria y liceista nos consideramos defensores de la libertad, aún a costa de nuestra vida si es necesario, ya que esa lucha no es solo contra el adversario, sino contra el despotismo y la arbitrariedad de la autoridad, sea administrativa o judicial. Nuestra lucha es para asegurar la libertad y la prevalencia de un estado de Derecho.

En una sociedad de constantes cambios, cada día el país se ve sacudido por decisiones del Ejecutivo Nacional o de la Asamblea Nacional que tratan de APROBAR LEYES, QUE POR EXPRESIÓN POPULAR NO FUERON ACEPTADAS y que solo buscan marcar un nuevo rumbo a la Patria, lejos del espectro democrático. Es así como enfrentamos la necesidad de marcarnos rutas y retos que nos obligan, como representantes de nuestra juventud estudiosa, a tomar conciencia de la gran responsabilidad para con el País.

La numerosa representación juvenil que hoy se reúne lo hace no solo con el propósito de luchar por la vigencia de un estado de derecho en el que la ley que se dicte asegure un mejor orden, sino para asumir NUESTRO COMPROMISO ANTE EL PAÍS de FORTALECER EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL, CON EL FIRME PROPOSITO DE SEPARARLO DE COLORES, EGOS Y PERSONALISMOS, CONSTRUYENDO ASI UNA NUEVA UNIDAD ESTUDIANTIL, QUE PERMITA, UNIDOS AL RESTO DE LA SOCIEDAD CIVIL, DEFENDER LA CONSTITUCIÓN Y NUESTROS DERECHOS PARA CONSTRUIR EL PAÍS DEMOCRATICO QUE TODOS QUEREMOS.

Siendo los principios democráticos el producto de la razón humana, si una ley los viola, es lícito combatirla, pues en tales circunstancias no se crea una verdadera regla de derecho, sino la imposición de un criterio autoritario, alejado totalmente del concepto de justicia.

No se puede ignorar el hecho de que constantemente se dictan normas y se toman decisiones por diversos entes del Estado Venezolano que van en contra de principios protectores de los derechos humana. Al ser así su mandato es sólo aparente, a tal punto que nuestra Carta Magna así lo reconoce cuando consagra como un derecho de todo ciudadano el desconocer cualquier legislación que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos.

NUESTRO LLAMADO ES A NO TENER MIEDO Y ENFRENTAR EL PRESENTE, PORQUE SI NO LO HACEMOS, LO PERMITIMOS Y SI LO PERMITIMOS SOLO TENDREMOS EL FUTURO QUE NOS QUIEREN IMPONER, CONVIRTIENDONOS EN ESCLAVOS DE UNA AUTORIDAD QUE SOLO PIENSA EN CONVERTIRSE EN EL GRAN LIDER DE UN MUNDO EN DONDE LOS VALORES DEMOCRATICOS SON ANIQUILADOS PARA DAR PASO A LA AUTOCRACIA Y A LA DICTADURA BAJO EL ACICATE DE QUE ELLO ES BENEFICIO DEL PUEBLO.

POR ESO HOY NOS COMPROMETEMOS ANTE VENEZUELA A NO CESAR EN LA LUCHA POR NUESTRO PAÍS HASTA ALCANZAR UNA PATRIA DE PRIMERA, EN LA QUE SE NOS RESPETE EL DERECHO A PARTICIPAR EN SU CONSTRUCCIÓN.

Ratificamos nuestra firme decisión de que nuestra vida siga guiada por los valores de libertad, justicia y democracia, que se nos inculcaron en el liceo y en las aulas universitarias, por lo que no descansaremos para lograr que esos valores y principios en los que creímos y creemos, no desaparezcan de la noche a la mañana, como consecuencia de haber decidido asumir posiciones contrarias a los mismos.

El espíritu democrático, que permanece en fresca ebullición en la juventud estudiosa del País, nos obliga a rechazar cualquier forma autoritaria de gobierno, por lo que hay que luchar porque el Estado y el derecho sean verdadera expresión de la justicia que es el único garante de la paz social. El concepto de justicia social nos obliga a brindar protección a los débiles y desposeídos, ante el atropello de los poderosos, incluso del mismo Estado y el principio de la solidaridad humana, obliga a entender y aceptar que la lucha por la preeminencia de esos valores no debe descansar, pues no nos podemos desvincular de aquella sociedad que nos vio nacer y que requiere, a gritos, nuestra ayuda.

Hoy más que nunca es necesario preservar los principios democráticos que han caracterizado nuestros estudios, que quedan puestos a prueba cuando en el País, por diversas circunstancias, se violenten las garantías constitucionales o cuando la pasión política, el odio y la ofuscación de los partidos o las facciones hacen olvidar las garantías jurídicas establecidas en la Constitución y en las leyes, en defensa de la vida, del honor y de la propiedad, como lo señalara Rafael Bielsa.

Consideramos necesario igualmente recordar a Bolívar y dentro de sus realizaciones la llevada a cabo el 24 de Junio de 1.827 cuando dicta el Reglamento de la Universidad de Caracas.

Este Reglamento ha sido considerado por muchos historiadores como “generador de un nuevo orden que bien pudiera estimarse como punto de partida de una reforma universitaria”, ya que en su oportunidad modificó muchas estructuras arcaicas, consolidando la universidad al darle su autonomía, mediante la adjudicación de bienes y rentas propias, para atender de modo independiente a sus requerimientos.

Destacamos con ello uno de sus aspectos del pensamiento de Bolívar en cuanto a la Universidad y la necesidad de su autonomía.

Los estudiantes tenemos que vibrar con el acontecer nacional; es esa una de las razones de nuestra lucha, pues debemos estar prestos a afianzar los valores trascendentales del hombre.

Por ello es igualmente necesario batallar por el ejercicio pleno de la autonomía universitaria.

Este postulado solo se logra en la medida en que hagamos que el Estado, en cualquiera de sus manifestaciones, comprenda y respete el alcance de la autonomía universitaria, que es la única que puede garantizar que la enseñanza universitaria se impartirá tanto en un definido espíritu de democracia, de justicia social y de solidaridad humana, como que estará abierta a todas las corrientes del pensamiento universal.

De allí que no podemos imaginarla encerrada dentro de las paredes que físicamente la cercan, como se pretende en la actualidad con el recorte presupuestario y con la variedad de ataques a sus instalaciones y sus dirigentes. Queremos una Universidad que no solamente cumpla una función rectora en la educación, sino una Universidad presente en el devenir histórico del País, defendiendo su autonomía y los valores democráticos que justifican su existencia; queremos una Universidad que, verdaderamente, forme los profesionales que necesita la Nación para su desarrollo y progreso. Profesionales ampliamente capacitados, para que teniendo independencia técnica, no se vean obligados a vender sus conocimientos al gobernante de turno; profesionales que sean capaces de encarar el desarrollo de un País, que teniéndolo todo, no ha sido capaz de superar el mote de “tercer mundista” o de “País en vías de desarrollo” que es la forma elegante de llamarnos “subdesarrollados”.

El salir de tan dolorosa estigmatización es tarea asignada a la juventud estudiosa de esta gran nación.

El espíritu democrático que rige la vida estudiantil no puede entenderse como la simple posibilidad de dar cabida a todas las expresiones del pensamiento, pues tiene un sentido mucho mayor como es el de compenetrarse con la vida política del País y a dar su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales.

Más sobre

El estudiantado nacional se capacita cada vez mas para interpretar los cambios que se producen en los escenarios en los cuales ejerce su influencia. Este conocimiento nos permite consustanciarnos y luchar por defender los derechos humanos que se ven amenazados, todo ello con una gran dosis de creatividad e innovación y, en general, desarrollando fórmulas de comunicación social que mantienen la unión estudiantes-País, no mediante fórmulas académicas, sino la lucha por la existencia de un estado de derecho, de corte totalmente democrático.

En los actuales momentos es necesario redoblar esfuerzos, por lo que resulta muy necesaria nuestra unión con el resto de la sociedad civil, siendo necesario que los estudiantes nos convirtamos en el centro de discusión del quehacer ciudadano. No creemos que ello sea tarea imposible de cumplir. Tenemos la materia prima al contar con excelente material humano, cuya creatividad ha quedado demostrada en diversos actos. Por ello la interacción estudiantes-comunidad, es importante, sobre todo en los momentos actuales en los cuales el movimiento estudiantil ha desplegado una bandera de lucha cívica por la conservación y rescate de nuestros valores ciudadanos.

Si bien es cierto que el estudiantado mantiene una activa participación en el proceso social, no es menos cierto que ello requiere del soporte de la sociedad civil organizada, pues de ello puede depender, en un momento dado, el éxito de su liderazgo.

Si ello se logra tendríamos, entonces, un dúo comprometido en lograr un respeto total por los derechos humanos y la existencia de un estado eminentemente democrático en el cual se acate la libertad de iniciativa para el esclarecimiento de los problemas nacionales.

Es hora de afrontar la realidad política con una visión más vigorosa del destino del País, en donde los estudiantes debemos convertirnos en guardianes y defensores activos del decoro y la dignidad que son características de una juventud estudiosa, que promulga como sus valores fundamentales la democracia, el respeto a los derechos humanos, la justicia social y la solidaridad humana.

El espíritu democrático nos obliga a rechazar cualquier forma autoritaria de gobierno; la justicia social nos impone la protección de los débiles, ante el atropello de los poderosos, incluso del mismo Estado y el principio de la solidaridad humana, nos obliga a entender y aceptar a una sociedad que requiere, a gritos, nuestra ayuda y el respeto a los derechos humanos solo se logra en la medida en que impongamos una conducta intransigente ante la violación de los mismos.

Los estudiantes estamos comprometidos con un pueblo que lucha y espera mucho de su juventud y que ahora, mas que nunca, tiene que alzarse por sobre las dificultades.

Somos el relevo generacional esperado por muchos años para lograr que florezca una nueva y mejor Venezuela.

Los problemas del País, desde la reforma constitucional, pasando por la Ley Habilitante, la conformación de los poderes públicos y el papel preponderante que juega el ejecutivo nacional en ella; la política exterior; las violaciones de los Derechos Humanos; la intromisión del estado en la Libertad Sindical y en derecho de la libre expresión del pensamiento y muchos otros cuya enumeración sería inmensa, conforman un enunciado de problemas nacionales en los cuales los jóvenes estudiantes tenemos el sagrado derecho de opinar.

Pero por sobre todo, debemos tener presente que nuestra lucha fundamental es por la libertad, porque como dijo un pensador, sin libertad, no hay derecho, ni justicia, ni paz.

Los acontecimientos que están moviendo al País, con activa participación de la juventud universitaria, requieren del apoyo de todos para poder defender los principios que caracterizan al estado democrático, uno de los cuales, la libertad de expresión, se encuentra seriamente amenazado.

Debemos estar prestos a protagonizar una lucha con el fin de que la sociedad civil, en vez de rebelarse contra el futuro, se dedique a moldearlo, dominando así el proceso del cambio, antes que perecer ante él. Debemos luchar por hacer entender que el cambio desenfrenado, el cambio sin guia, ni orientación, el cambio acelerado que destruye las defensas físicas del hombre y sus mecanismos de decisión, es el peor enemigo de la vida.

Realizado el anterior análisis se aprobó tanto el texto del presente Manifiesto, como el darle publicidad y hacerla conocer a cualquier otra Asamblea estudiantil instalada con fines similares e invitarlas a intensificar sus esfuerzos para promover el funcionamiento de la democracia, ya que es tarea de todos la promoción de un orden social en el que los derechos humanos y las libertades individuales tengan una aplicación plena.

Encuentro de Juventudes

Evento abierto a la participación de la ciudadanía y de organizaciones que apoyen la consolidación del liderazgo estudiantil en la isla, y en Venezuela.

Isla de Margarita - Venezuela

Jueves 23 de julio de 2.009

Encuentro con líderes juveniles

05:00 pm. “CONCENTRACIÓN Y MARCHA JUVENIL UNIVERSITARIA”: Bachilleres y estudiantes de educación media y superior, realizaran un entusiasta recorrido partiendo desde La Redoma de Los Robles hasta llegar a la Sala de Eventos del Centro de Bateo (entrada calle principal de San Lorenzo al lado del C.C. Sambil, Pampatar, Nueva Esparta).

07:00 pm. FORO "ENCUENTRO DE JUVENTUDES":

· Palabras de apertura por el representante de la Federación de Estudiantes de Nueva Esparta.

· Palabras de los invitados:

Ø Ricardo Sánchez, Presidente de la FCU UCV.

Ø Aimara Rivas, adjunta a la Presidencia de la FCU ULA.

Ø Juan Andrés Mejías, Presidente de la FCE USB y/o Carlos Moya, Presidente adjunto de la FCE USB.

Ø Rolman Rojas, Presidente de la FCU UC, La Morita, Edo. Aragua

· Otros invitados presentes:

Ø Verónica Brito, Secretaria Asuntos Internos FCU UCV / representante estudiantil ante el Consejo Central de Extensión de la UCV.

Ø José Villegas, representante estudiantil ante el Consejo de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UC

Ø Fabián Díaz, Presidente del Centro de Estudiantes de Faces UC

10:00 pm. SHOW MUSICAL1

12:00 pm. CIERRE DEL EVENTO


Sobre esta noticia

Autor:
Oswaldo Martinez (270 noticias)
Visitas:
3380
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.