Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Castillo Alejandro escriba una noticia?

Maldita indecisión

03/01/2020 16:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Algunas hasta podrían implicar nuestra vida, o la de otros. Sin embargo, siempre el miedo a equivocarnos nos paraliza al querer decidirnos, en la antigüedad se relata un caso interesante sobre este aspecto, como se resolvió y lo que podemos aprender de ello. Nos hará reflexionar. VEAMOS

La indecisión

 

 

 

Una mirada Salomónica

 

 

Antes de pasar a la exegesis, les transcribo la situación a la que se vio expuesta este rey y su resolución.

La decisión Justa se fundamenta en lo narrado en el Libro I de los Reyes (3: 16-28), .1​ En él se escribe el recurso que utilizó Salomón, rey de Israel, para averiguar la verdad en un caso judicial que se le presentaba: la disputa entre dos mujeres, el hijo de una de las cuales había muerto; ambas decían ser la madre del niño vivo.Ésta afirma: “Mi hijo es el que vive y tu hijo es el que ha muerto”; la otra dice: “No, el tuyo es el muerto y mi hijo es el que vive.”» Y añadió el rey:

—Traedme una espada.

Y trajeron al rey una espada. En seguida el rey dijo:

—Partid en dos al niño vivo, y dad la mitad a la una y la otra mitad a la otra.

Entonces la mujer de quien era el hijo vivo habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y le dijo:

—¡Ah, señor mío! Dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis.

—Ni a mí ni a ti; ¡partidlo! —dijo la otra.

Entonces el rey respondió:

—Entregad a aquélla el niño vivo, y no lo matéis; ella es su madre...Discierna el lector.

No es el mejor derrotero, así se refiere este rey para describir algunos asuntos referentes a la cotidianeidad y a esa capacidad que debemos desplegar a la hora de tomar decisiones. Si bien es cierto que, hay todo tipo de elecciones que debemos y podemos hacer en nuestras vidas, y estas indefectiblemente van a afectar nuestro futuro, lo cierto es que, el solo hecho de pensar en una decisión a tomar, nos infunde terror a nuestro corazón, razón por la cual se genera un gran conflicto interior, que debemos sortear. Y todo esto gracias a que nos han enseñado que podemos tomar una decisión errónea, y estrechamente ligado a esto se halla nuestro pánico a cometer errores. Por algún motivo, sentimos que debemos ser perfectos y olvidar que aprendemos con nuestros errores. Nuestra necesidad de ser perfectos y de controlar el desenlace de los hechos obra en conjunto para mantenernos petrificados cuando pensamos en hacer un cambio o en intentar un nuevo desafío. Si lo antedicho lo describe a usted, el discernimiento que argumenta este sabio rey de la antigüedad, le demostrara que se preocupa sin necesidad.

 

Salomón se funda en ciertas leyes físicas al mostrar que la indecisión en los asuntos de la vida no es el mejor derrotero. Hace notar lo siguiente, a saber; “Si las nubes están llenas de agua, derraman un verdadero aguacero sobre la tierra; y si un árbol cae hacia el sur o hacia el norte, en el lugar donde cae el árbol allí resultara estar.” {Ecl.11:3} Estas cosas simplemente suceden; no se puede controlar humanamente. Por eso, ¿Por qué ser indeciso y por lo tanto vacilante en cuanto a hacer lo que es necesario hacer?

Si va a llover, va a llover. Si un árbol va a caer en cierta dirección allí caerá

Si va a llover, va a llover. Si un árbol va a caer en cierta dirección, allí es donde va a caer. Eso aplica a muchas otras cosas en la vida. La inacción por si sola no garantiza que esas cosas no sucederán.

Si va a llover, va a llover. Si un árbol va a caer en cierta dirección allí caerá

Si uno tratara de regular su vida por medio de determinar primero con exactitud lo que pudiera ser que sucediera o no sucediera, no lograría efectuar nada. Y prosiguió el Rey argumentando “El que este vigilando el viento no sembrara {por temor a que el viento s lleve la semilla}; y el que este mirando las nubes no segara {por temor de que si corta el grano se mojara antes de que se le pueda poner en el almacén}. -Ecl.11;5.

Por lo tanto, tenemos que proseguir con lo que es necesario hacer, comprendiendo que de seguro hay incertidumbres. No hay modo de desentrañar la obra de Dios, es decir, de descubrir alguna regla mediante la cual determinar con exactitud, lo que el quizás haga o tolere en el desenvolvimiento de su propósito y luego conducir nuestros asuntos en armonía con tal regla. Salomón indico que para el hombre la obra de Dios es tan misteriosa, como lo es el desarrollo de un infante en el vientre. Escribió: “Tal como no te das cuenta de cual es el camino en del espíritu en los huesos en el vientre de la que esta en cinta, de igual manera no conoces la obra del Dios verdadero, qué hace todas as cosas.”-Ecl.11:5.

En vista de las incertidumbres de la vida y de que no esta dentro de del poder del hombre cambiar ciertas leyes fijas, Salomón da este consejo;” Por la mañana siembra tu semilla y hasta el atardecer no dejes descansar tu mano; púes no sabes donde tendrá éxito esto, ya sea aquí o allí, o si ambos a la par serán buenos.” (Ecl.11:6) Por lo tanto, el mejor derrotero es proseguir diligentemente con nuestras actividades.

De jw.org

Redacción creativa 2020/Alejandro Castillo

Psicología transpersonal-UAI


Sobre esta noticia

Autor:
Castillo Alejandro (18 noticias)
Visitas:
4114
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.