Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ragoz escriba una noticia?

Mal de amores

19/02/2010 09:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estaba dispuesto a renunciar a lo que tenía en mi país por estar con la persona que creía que merecía todo y más

La otra vez manejando hacia mi casa, pensaba en mis relaciones y cuando recordaba los buenos momentos siempre me venía a la mente la palabra “mal de amores” y es que precisamente esos males de amores son los que me permiten evocar esas relaciones y sacarle lo bueno y lo malo de esos días vividos. Recuerdo como crucé mares, tierras, aires y miles de kilómetros para entregarme a los placeres del amor. Busqué los ojos de ese amor y le decía constantemente que nunca lo iba a olvidar y que quería pasar el resto de mis días con él. Allí en su casa, en su trabajo, en su entorno.

Estaba dispuesto a renunciar a lo que tenía en mi país por estar con la persona que creía que merecía todo y más. Sin embargo, los días, la pasión, el cambio, las responsabilidades, pudieron más que el amor y luego de varios meses de convivencia, empecé a sentir “mal de amores” y sin mirar atrás, recogí mis pertenencias, los pedazos de mi corazón, la sístole y la diástole, y regresé. Claro con una resaca amorosa que duró meses pero con la convicción de que era lo mejor.

Seguramente, muchos de ustedes, pensarán porque evoco el pasado en cuanto a las y no vivo el presente...y es que precisamente un hecho del presente fue lo que me hizo mirar atrás y pensar en esas relaciones. Resulta que uno de mis mejores amigos tenía una relación de más de seis años y todos pensábamos que ese amor era para siempre. Eran la leche y el café. El mar y las estrellas. La perfecta combinación.

Eran la leche y el café. El mar y las estrellas. La perfecta combinación

Un buen día coincido en un restaurante con mi amigo y lo veo solo. Sin su otra mitad. El cuento fue demasiado corto. “Se acabó el amor”. “Lo noté diferente”. “La cotidianidad mató todo”. Esas fueron las palabras de mi amigo. Inmediatamente me salió del alma: “mal de amores. Solo eso te puedo decir”. Además le dije que viviera esa resaca porque seguramente el universo le tiene preparado otra persona. Otro amor. Y si el día de mañana, ese viejo amor vuelve por todos sus fueros, que busqué en los profundo de su corazón y vea lo que aún lo ata a él. Así de simple...

Ya de vuelta a la realidad, en medio del tráfico, veo a mi lado a una pareja y ella me da una sonrisa como diciéndome que a pesar del tráfico, del día o del inmenso calor, hay motivos para sonreír. Y de verdad que si... a pesar de los males de amores, siempre existirá motivo para sonreír.


Sobre esta noticia

Autor:
Ragoz (80 noticias)
Visitas:
1997
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.