Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gussymor escriba una noticia?

Magallanes Un Sentimiento Nacional que se hizo Valenciano

17/12/2012 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Luis Cisneros Cróquer

image La afición beisbolera de Valencia lloraba; el Valencia Industriales, una gran divisa, había sufrido serios descalabros económicos y su franquicia fue vendida a Portuguesa y luego al Zulia. Nos quedamos huérfanos de un deporte que había tenido en esta ciudad descollantes actuaciones. Primero fueron Los Latinos y luego El Vencedor, divisas que llevarían el estandarte deportivo regional al ámbito nacional e internacional.

Un valioso grupo de deportistas no se cruzó de brazos, no se dio por vencido y en nombre de esa gran afición se movilizó en pro de reconquistar una franquicia de la Liga de Béisbol Profesional de Venezuela para nuestra ciudad. En el edificio Libertador, frente a la Plaza Bolívar, se ubicaban las oficinas de la compañía Primera Holandesa de Seguros. Allí despachaba como gerente el inquieto Mundito González, quien había pasado por los campos de pelota caliente en los terrenos de Pueblo e’Paja, los Valencia y el viejo Corralón de La Ceiba. Entusiasta como ninguno y amigo de los amigos, convocó a aquella primera reunión. Se propugnaba reunir plata de deportistas para ver si era posible conseguir una franquicia, con el argumento de que se iba a inaugurar la urbanización La Isabelica, que era un público cautivo, como lo es todavía, para asistir al Stadium y garantizar el éxito económico de los equipos participantes. Allí estaban, además de Mundito González, Luis Cancini, José Alberto Ettedgui Landaeta, Oswaldo Degwitz, Ignacio Branger, Luis Ugarte Sereno, Oswaldo Lomer, Carlos López Loreto, Edgar Rincones Cedeño, Rafael Ramírez Chacín y Alberto Parjús.

Continuaron con las reuniones, ora en la casa de Oswaldo Degwitz, o en la casa de Ettedgui o en la de Oswaldo Lomer. En eso llega la convocatoria para la Convención de la Liga de Béisbol en Barquisimeto. Asiste una delegación conformada por José Ettedgui, Carlos López Loreto, Edmundo González y Alberto Raidi. En esa reunión de la Convención de la Liga, Franklin White informa que se iban a autorizar dos nuevas franquicias y que aquellos interesados debían depositar cien mil bolívares en la cuenta de la Liga, para apartar una de aquella franquicias.

imageRegresa la comisión deportiva de Valencia y se reúnen, el 15 de noviembre de 1968, en la casa del Dr. Ettedgui. Allí estaban: José Regino Peña, el padre Emilio Toledo, Carlos López Loreto, Oswaldo Degwitz, Edmundo González, Antonio Morales Ruthmann, Edgar Rincones Cedeño, Luis Ugarte Sereno, Alberto Parjús, Oswaldo Lomer, y Rafael Ramírez Chacín. Se acuerda que cada uno de los asistentes aportara la suma de diez mil bolívares, dinero que se entregaría a Oswaldo Lomer quien era directivo del Banco de Carabobo, para que tramitara la transferencia de ese dinero a la Liga de Béisbol Profesional.

Se crea una asociación civil con la denominación: Asociación Civil Valencia Industriales Béisbol Club, como base legal para todas las acciones a seguir. El objeto era ‘promover y estimular por todos los medios a su alcance el funcionamiento de un equipo de béisbol profesional en la ciudad de Valencia, afiliado y con franquicia, a la Liga de Béisbol Profesional. La asociación duraría tres años y además de los fundadores, quienes adquirieran bonos de la asociación también tendrían la categoría de miembros, y un miembro sólo podía tener un voto, así tuviera más de un bono. Por otra parte la Junta Directiva se conformaba con trece miembros, con un presidente, dos vicepresidentes, un secretario, un tesorero, un subtesorero y siete directores. Esta Junta quedó integrada de la siguiente manera: presidente, José Ettedgui; primer vicepresidente: José Regino Peña; segundo vicepresidente, Pbro. Emilio Toledo; secretario, Carlos López Loreto, tesorero, Oswaldo Degwitz.

En eso estaban cuando, a las nueve de la noche, llama desde Caracas el periodista Franklin White para decirles que el Catire Istúriz vendía la franquicia del Magallanes por la suma de quinientos mil bolívares. Al recibir la noticia se crea la duda de que por esa cantidad sea posible adquirir al Magallanes. Se llama a Caracas y White ratifica que la información es cierta y también es oficial, pues cuenta con el aval de la Liga de Béisbol Profesional de Venezuela.

La C.A. Anónima Magallanes B.B.C. propietaria del equipo ‘Navegantes del Magallanes’, cuyo principal accionista es Antonio José Istúriz, cede y traspasa a la Asociación Civil Valencia Industriales sus 4.774 acciones por la cantidad de Bs. 500.000, oo, pagaderos a plazos hasta 1972, de la siguiente manera: Una inicial de Bs. 100.000, oo entregados el 17-3- 1969 y el saldo de Bs. 400.000, oo al 6% anual, pagados con letra de cambio, así: el 30-4-69 Bs. 150.000.oo; el 17-3-70. Bs. 105.000, oo. El 17-3-71, Bs. 89.600, oo y el 12-3-72, Bs. 84.800, oo. Las letras eran avaladas por el Banco de Carabobo y afianzadas por el Ejecutivo del estado Carabobo.

imageFuimos convocados los diputados para decidir sobre el asunto y nos encontrábamos allí: Pedro Rafael Guevara, Félix Olivo, Edmundo Maldonado, Juvencio Rodríguez, Antonio Toro y quien esto escribe, para recibir a la Comisión del Magallanes que integraron: José Ettedgui, Chiquilín Rincones, Edmundo González, Alberto Parjús y José Regino Peña. Se aprobó el consentimiento a la petición y se ofició posteriormente en ese sentido al gobernador Jorge Domínguez Nazar.

El Catire Istúriz les dice a los compradores carabobeños: ‘Ojalá ustedes le puedan dar al Magallanes un Campeonato Nacional que yo no le pude dar’. En efecto, aquello fue como una profecía, el Magallanes quedó campeón en su primer año en Venezuela, y luego se tituló Campeón de la Serie del Caribe.

Con esos resultados económicos se cancelaron todas las deudas, la primera la del señor Istúriz, y quedaron en caja NOVECIENTOS MIL BOLIVARES, que se invierten en cédulas hipotecarias y los intereses de éstas pagaban los gastos de la etapa de inactividad que tenía el equipo.

Es importante acotar que la Asociación Civil Valencia Industriales Béisbol Club tenía una duración de tres años y que había levantado un capital de 400 mil bolívares con la colocación de 400 bonos en su primer año. Para el segundo año el equipo llega al segundo lugar luego de perder reñidamente en una final con La Guaira en siete partidos. Queda en caja UN MILLON DE BOLIVARES.

Más sobre

Sigue el proceso y en reunión del 22-5-1970; se trató sobre la Reforma de los Estatutos, informe económico y elección de la Junta Directiva y varios. Se decide que la asociación se llamará en lo adelante ‘Asociación Civil Magallanes de Carabobo’. Estos estatutos, aprobados para la Asociación vendrían a ser los primeros de la Fundación Magallanes de Carabobo.

Fue luego, cuando un grupo de personas quiso convertir la Asociación Civil en una Compañía Anónima Magallanes Béisbol Club. Pero, ante el temor de volver a perder la franquicia en caso de sufrir un descalabro económico, tal como había pasado con el Valencia Industriales y que nos quedáramos nuevamente sin béisbol, una mayoría de los portadores de bonos proponen la creación de una fundación, la Fundación Magallanes de Carabobo, sin fines de lucro.

Eso fue lo que se trató en la asamblea del 14 de mayo de 1971. El Dr. José Ettedgui propuso que: ‘la Junta Directiva de la Asociación Civil Magallanes de Carabobo estudie y proponga a la brevedad posible, en una reunión extraordinaria, una fórmula que proporcione absoluta seguridad en cuanto a la estabilidad definitiva del Magallanes B.B.C. en el estado Carabobo, y que garantice que al frente de la divisa siempre habrá personas que lo hagan por amor al béisbol y sin perseguir fines de lucro’. La propuesta se sometió a consideración, quedando aprobada con 740 votos a favor y 22 en contra.

LA CREACION DE LA FUNDACION

En la asamblea del 11 de junio de 1971, reunida en la Asociación de Ganaderos y en asamblea extraordinaria con un PUNTO UNICO: ‘Conocer el proyecto que presenta la Junta Directiva de la Asociación Civil Magallanes de Carabobo para convertirla en FUNDACION MAGALLANES DE CARABOBO’. Un grupo de miembros se opone alegando que es lo mismo y que no se justifica cambiar para una fundación y que, además, la convocatoria a la asamblea no se corresponde. El Dr. J. Ettedgui defiende la convocatoria y la creación de la fundación, ‘como la mejor forma para que se dé estabilidad a la permanencia del equipo en Valencia’. Luego de varias intervenciones, el Dr. Ettedgui propone a la asamblea lo siguiente: Debe crearse la Fundación Magallanes de Carabobo. No es prudente convertir la Asociación Civil Magallanes de Carabobo en fundación, porque pudiera prestarse a interpretación errónea, pero que la asociación civil, conservaría su vigencia sin que desaparezca, pero cedería todo su patrimonio a la fundación’.

Se formó la de ‘San Quintín’. Intervenciones polémicas y retiro de la asamblea de algunos miembros en gesto de protesta, entre los que merece destacar el rechazo y retiro de la reunión del representante del Ejecutivo del estado, Lic. Antonio Flores Cortez. Finalmente se acordó la creación de la Fundación Magallanes de Carabobo y se aprobaron igualmente sus estatutos. Se designó la primera directiva, de la siguiente manera: gobernador del estado, presidente del Concejo Municipal de Valencia, presidente de la Asamblea Legislativa del estado, Dr. Edgar Rincones, señor Alberto Raidi, Ing. Alberto Parjús, Ing. Guillermo Degwitz, Ing. Oswaldo Degwitz, Sr. Ignacio Branger, Dr. José Ettedgui, Sr. Oswaldo Lomer, Dr. Luis Rafael Betancourt y Galíndez, Dr. José M. Silva Bravo, Dr. Jorge Domínguez Nazar, Sr. Rodolfo Noya, Sr. Luis Cancini, Sr. Braulio Moro, Dr. Carlos López Loreto, Dr. Jesús Berbín, Sr. Alfredo Guadarrama y Sta. Olga Jiménez. Esa reunión terminó a las 2 de la madrugada.

Después vino el pleito judicial. Algunos portadores de bonos, en desacuerdo por la creación de la Fundación, introdujeron una demanda de nulidad de la asamblea convocada a esos efectos.

El Dr. José Ettedgui es el primer presidente de la Junta Administradora del equipo durante los años 71-76. Precisamente en la temporada 71-72 el Magallanes presenta el PODER NEGRO con los extraordinarios peloteros norteamericanos: Jim Holt, Dave Parker y Don Baylor.

A Santiago Sánchez González le toca la etapa más dramática y desafortunada del equipo, pues asume la responsabilidad desde el año 1982 hasta 1989. Existía una deuda con el Béisbol Organizado de los Estados Unidos cuya cancelación era obligatoria, de lo contrario no otorgaban permiso a los jugadores para venir a Venezuela y defender esta divisa. De igual forma se debía dinero en la Liga. Santiago estaba con las manos en la cabeza. Apeló al comercio y a la industria, se hizo una reunión en la Cámara de Comercio y allí los asistentes dijeron que sí, pero nadie concretó la oferta. De manera que ese hombre extraordinario y responsable que fue sin duda Santiago Sánchez González hipotecó su casa de la urbanización El Viñedo y fue así como el Magallanes pudo ir a la competencia ese año.

El Dr. José Ettedgui regresa a la junta en el año 1990 y conduce al equipo hasta el 92. Luego le corresponde el turno al señor Alfredo Guadarrama por un lapso de siete años. El equipo responde ganando el campeonato en los años 93-94, 95-96 y 96-97. Para el año 2000 asume el cargo el Ing. Juan José µvila y lo ocupa hasta el año 2002. En el año 2003 es designado el Dr. Jorge Latouche, surge un impasse, que aún persiste. Pero el Magallanes sigue navegando.

El Valencia Industriales

José Rafael Fajardo Peña (Pepe Faja)

imagePor Bs. 100.000, oo y dado el valioso empeño de Armando Branger, se concretó la compra de la franquicia del equipo Vargas. Eso fue en junio del año 1955. Armando incorporó a sus primos, Ramón y Saúl, así como también a dos reconocidos deportistas, doctores Julio Ramírez Borges y Luis Fernando Wadskier. Aquella primera Junta Directiva quedó constituida por: Feliciano Pacanins como presidente; vicepresidentes: Armando Branger y Saúl Branger; secretario, Dr. Julio Ramírez Borges; tesorero, Ramón Branger. Vocales: Dr. Luis Fernando Wadskier y Alberto Raidi. Delegados ante la Liga: Franklin White, Dr. José L. Branger y José ‘Pepe’ Rivero.

Se rescataba así la tradición beisbolera de los valencianos, la cual proseguiría luego de la desaparición de Los Latinos y el recordado y formidable Vencedor. El Valencia Industriales se inició con la constitución de una compañía denominada ‘Espectáculos Deportivos’.

El Dr. Julio Ramírez Borges me postuló para la Gerencia Administrativa. Acepté y acompañé al equipo en su ruta victoriosa y campeonil.


Sobre esta noticia

Autor:
Gussymor (1006 noticias)
Fuente:
piratasblog.mlblogs.com
Visitas:
7156
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.