Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ghamm escriba una noticia?

Los chismes y los chismosos

07/07/2012 04:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las habladurías son algo tan común a todos como el alimentarse o el irse a dormir

Un ama de casa habla menos de los demás que un oficinista, porque tiene menos información que comentar. Las habladurías son algo tan común a todos como el alimentarse o el irse a dormir. Esas prácticas demuestran una debilidad neurótica que se transforma en el espejo en que esta reflejada la conciencia íntima del hombre o mujer.

El sicólogo de la Universidad de Harvard, doctor Gordon Allport, en los años cincuenta, profundizó bastante en este fenómeno común, y señala el tipo de habladurías que sus vecinos prefieren, y que forman una muestra bastante fiel de los temores de estos, de sus fracasos, de sus ambiciones, incertidumbres y culpas.

Si las historias relatadas se refieren a una infidelidad de alguno de sus vecinos, es posible que esté mostrando su verdadero cargo de conciencia en ese sentido, aparecido tal vez de un inconsciente deseo de ser también infiel.

La mayor cantidad de la ansiedad de la persona reconoce una salida por el camino del chisme. Y quienes se dedican a esta investigación les ha sido muy difícil encontrar gran diferencia entre el cociente de maledicencia de la mujer y del hombre, ya que los dos parecen aplicarla con el mismo entusiasmo. Pero sí se ha podido demostrar que son los hombres y mujeres con mayores ocupaciones los que más están dedicados a la chismografía, por la sencilla razón de que tienen más cantidad de información para intercambiar.

Cuando se dice comúnmente que cuando el río suena…, no tiene ningún fundamento. Al contrario, ya que cuando el río suena, los expertos encuentran, casi siempre, a un mentiroso.

La cizaña, es uno de los tipos de habladurías, que tiene un carácter de hostilidad o malicia, y su objetivo es el distanciar a las personas, matar la fe entre ellos o desmoronar su lealtad. Jamás se podrá saber cuantas riñas maritales ha ocasionado ni tampoco cuantas reputaciones se han destruido gracias a estos cizañeros. Y en el gran mundo de los negocios también habita la cizaña que se mete inescrupulosamente.

La cizaña, es uno de los tipos de habladurías, que tiene un carácter de hostilidad o malicia, y su objetivo es el distanciar a las personas

Habitualmente cuando se chismosea, no importando los motivos que empujan a ello, se busca sólo un fin, la mayor sensación de confiabilidad en uno mismo. En algunas ocasiones solamente se trata de reforzar la posición en la sociedad, como lo expone el doctor Allport, al decir que el tratar de estar al tanto de todo, es una cosa que excita la personal importancia.

El que murmura, al hacer relato de sus tonterías, tiene una sensación de ser superior socialmente, y cree tener el doble grato placer de comentar lo mucho que ha escuchado, y con ello lograr causar alguna herida a alguien que está por sobre él en la sociedad. De una forma bastante extraña siente crecer su estatura, intentando rebajar las de los demás.

Pero como muchas de las habladurías, se busca la confirmación de una confianza más interna que social, ya que quienes no son capaces de enfrentarse a sus propias faltas tratan de encontrar siempre alguna víctima a este propósito, dice el doctor Allport. Es mucho más sencillo taparse los ojos ante la realidad de tener un criterio poco desarrollado, o ser uno fracasado sexual, o tener muchísimos prejuicios o simplemente ser demasiado egoísta. Y es mucho más fácil creer las peores cosas de los demás, ayudándose de un conveniente proceso mental llamado proyección. Es decir, la persona proyecta sobre los demás lo que no le gusta de si misma.

La vida sería mejor si se pudiera contener la lengua. ¿Pero existe algún modo de dominarla?

Cuando se tenga la suficiente madurez como para enfrentarse a si mismo, como dice el doctor Allport, encontrará que está en paz con su ser, con todos sus defectos, y en ese momento, ya no necesitará de las habladurías.


Sobre esta noticia

Autor:
Ghamm (546 noticias)
Visitas:
10894
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.