Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Ciencia escriba una noticia?

Un lino funerario egipcio de 3.400 años, a subasta en París

09/06/2015 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se llamaba 'Ta-nedjem' ('El país dulce'), murió en el Valle de los Reyes en Egipto hace 3.400 años y su retrato estampado en una tela funeraria colocada encima de su sarcófago saldrá a subasta el 18 de junio en París, una venta inédita.

Ninguna de las telas de lino funerario que se han encontrado había pasado hasta ahora bajo el martillo de una subasta. Los cerca de veinte ejemplares que se conocen están en su mayoría conservados en grandes instituciones, como el Museo del Louvre o el MET de Nueva York. El carácter inédito de la venta hace que sea difícil estimar el precio de este valioso testimonio.

Venida de la noche de los tiempos, esta tela, cuyos colores permanecen vibrantes, data de la XVIII dinastía egipcia (1.400-1.300 a.c.) y fue descubierta por el director y comisario de la Casa Piasa durante un inventario de los bienes de la editora, escritora y abogada Jeanne Loviton, muerta en 1996, tras una vida novelesca.

En esta pieza de 29 x 21 centímetros se representa al difunto de perfil, vestido con un taparrabos y sentado en una silla con patas de animal, de frente a una pequeña mesa donde hay ofrendas como pan y carne. "Se ofrece todo lo que es bueno y es puro para el 'ka' (la energía) del fallecido", indican los jeroglíficos trazados en la tela, explica Henri-Pierre Teissèdre. "Le devolvimos su nombre", celebra el experto con respecto a la inscripción que permitió revelar el nombre de su dueño.

Estos cuadrados de lino pertenecen a un tipo de textil funerario encontrado en el yacimiento de Deir Al Mediné, en el Valle de los Reyes, donde residía durante el Imperio Nuevo una cofradía de artesanos encargados de construir las tumbas de los faraones (Amenofis, Tutankamon o Ramsés, entre otros), señala el experto Christophe Kunicki.

Más sobre

Estas telas, confeccionadas con los mismos tejidos usados para las vendas de la momias, eran depositadas encima del sarcófago, como muestra el único ejemplar encontrado en su lugar intacto.

El cuadrado de Piasa "tiene numerosas similitudes con el que está expuesto en el Museo del Louvre, la misma pintura, pero un escribano diferente", agregó Christophe Kunicki.

Con respecto a la sorprendente vivacidad de los colores, Annie Gasse, directora de investigaciones del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS), señala que las piezas del Louvre siempre han tenido colores muy vibrantes. "Cuando uno entra en las tumbas egipcias, la impresión que tiene es que fueron hechas ayer", agrega la especialista, que prepara un artículo científico sobre el cuadrado de 'Ta-nedjem'.

No hay duda sobre la autenticidad de la pieza: "Tendría que tratarse de un falsificador extremadamente talentoso y que fuera un muy buen egiptólogo, que tendría que haber usado pigmentos muy específicos. Esto parece imposible", dijo Annie Gasse.

Este objeto rarísimo tenía un propietario excepcional, Jeanne Loviton, una persona fuera de lo común que fue amante de algunos de los más importantes escritores de su tiempo y una de las editoras de Louis-Ferdinand Céline. Tras haber vivido el frenesí de los años locos junto a su marido, el dramaturgo Pierre Frondaie, Jeanne Loviton se lanzó a la literatura y firmó varias obras con el seudónimo de Jean Voilier. Su historia amorosa es asombrosa. Jean Giraudoux, Saint-John Perse, Curzio Malaparte se rindieron a sus encantos, pero a quien más marcó fue a Paul Valéry. En 1945, dejó a este escritor por Robert Denoel, que fue misteriosamente asesinado algunos meses más tarde.

La tela fue un regalo para Jeanne Loviton del millonario Arthur Sachs, quien la había adquirido en 1927, pensando en dársela a su mujer. Antes, el inventor francés Lucien Lépine la compró cerca de Luxor y, posteriormente, llegó a la tienda del anticuario parisino Paul Nahon. Antes de ese período, el origen del 'Ta-nedjem' se pierde en la noche de los tiempos.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Ciencia (5580 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2301
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.