Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Linchado a punta de golpes, machetazos y botellazos: Vecinos de La Laguna se cansaron de esperar por las "autoridades"

12/07/2015 22:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Y nos convertimos en monstruos"

Por: Últimas Noticias | Domingo, 12/07/2015 imageCredito: Últimas Noticias12-07-15.-El cuerpo de lo que quedaba de aquel hombre estaba justo en medio de la calle. Una de las piernas la tenía intacta, pero la otra estaba toda chamuscada. A una de sus manos le faltaban tres dedos, pero los dedos no se veían por todo aquello. No se quemó del todo porque alguien le echó encima un tobo de agua. No lo hizo por compasión porque muerto ya estaba. Lo hizo porque sí, o quizás porque le repugnaba aquel olor a carne quemada. Algunos vecinos se limpiaban la sangre de las manos en un chorrito que había en el jardín de una de las casas. Un joven que no debía llegar a los 20 años quitaba la sangre y el barro de sus zapatos. Los demás se habían metido para dentro de sus casas. No querían estar allí cuando llegara la policía, pues vendrían las preguntas rigurosas consabidas. ¿Alguien vio algo, escucharon algo, tienen idea de quién o quiénes pudieron haber hecho esto? Otros se quedaron simplemente en la esquina tomando cervezas y jugando dominó y los que no eran de esa calle o del barrio ya se habían marchado.

Y llegaron

Y es que cuando comenzó todo vino gente de varias partes. Llegaban montados en carros y camionetas y todos se bajaban como vampiros en busca de sangre y procedían a abrirse paso entre la multitud para golpear también al hombre que yacía en el suelo. Ninguno preguntó siquiera de qué se le acusaba. La culpabilidad era evidente. Varios de los golpeadores tenían mal aspecto, se ven como cualquierones, dijo la tía Felipa asqueada de cuanto ocurría, y lo peor es que llevan crucifijos colgando del pecho... no puedo con eso..., dijo.

Cuando ya casi nadie se acordaba del hombre chamuscado, un perro se acercó tembloroso y comenzó tímidamente a escrutar los despojos..., luego miró en variadas direcciones como cerciorándose de que nadie estaba pendiente de él, tomó con los dientes un pedazo de carne del muslo y salió corriendo a toda carrera, como temeroso de que alguien pudiera reclamarle. Pero en el sector La Laguna nadie estaba dispuesto a reclamar nada. Ya estaban cansados, hastiados, tan así, que casi linchan también a la tía Felipa cuando desde una esquina murmuró: "Ya ni sé quién es más delincuente o más asesino, si ese hombre que nos tenía azotados, o los vecinos que acaban de cometer este hecho tan atroz".

A lo lejos se oyó el ulular de las primeras sirenas de las patrullas policiales. Cuando se detuvieron a un lado de lo que quedaba del cuerpo ya no había un alma por todo aquello. El perro sí estaba allí, pero se hizo el loco.

Las cacerolas

Ya iban a ser las siete de la noche cuando los dos hombres sorprendieron a uno de los residentes de la vivienda cuando este cerraba el portón del estacionamiento. Sometieron a toda la familia con sus armas. Ninguno de los vecinos del sector Variantes de Guayas, municipio Guaicaipuro, se percató del hecho.

Las dos mujeres de la casa fueron ultrajadas en presencia del resto de la familia. Las lágrimas del odio, de la rabia y del pudor se entremezclaron. Saciada su bajeza, los hampones comenzaron a seleccionar las cosas que se iban a llevar. Uno de ellos salió a la calle y al rato regresó con un vecino, su esposa y su bebé recién nacido, a los que había secuestrado. Obligaron al señor a que los ayudara a meter lo robado en su propio carro. Todo tembloroso accedió. En eso estaban cuando una de las víctimas decidió jugarse el todo por el todo y se abalanzó contra uno de los delincuentes y comenzó a forcejear con él con intenciones de desarmarlo. Fue un momento de mucha confusión y las mujeres salieron a la calle y comenzaron a dar gritos en demanda de ayuda. Los hombres de la casa se lanzaron también en contra de los maleantes.

Los gritos de las dos mujeres fueron la orden para que se activara el cacerolazo. Las puertas y las ventanas de las casas comenzaron a abrirse y los vecinos salieron armados con tubos, cadenas, pistolas, cuchillos, palos. Nadie sabía a ciencia cierta lo que ocurría. Llegó gente del callejón Crespo, de 17 de Septiembre, del kilómetro 41 y La Vuelta y por supuesto del propio sector La Laguna.

Uno de los hombres logró escapar de la furia vecinal. El otro no fue tan afortunado. "Le dieron golpes, machetazos, botellazos, lo desnudaron y lo arrastraron por el medio de la calle, en medio de los gritos enardecidos de 'dale, dale, dale, mátalo, mátalo' ". Eran cientos de manos justicieras que se cerraban en torno a la cara maltrecha, los puntapiés iban y venían. Sonaron disparos en medio de los gritos. La calle polvorienta quedó toda salpicada de sangre. Fueron varios los vecinos, incluidos niños que no alcanzaban los quince años, quienes grababan la escena con sus teléfonos celulares. Alguien vació gasolina en torno al cuerpo. Cuando lo prendieron ya estaba muerto.

"Este es un mensaje para los malandros que se metan con los vecinos. La falta de autoridad nos convirtió en monstruos", dijo una señora que se limpiaba las manos, segundos antes de encender un cigarrillo.


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (17720 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
76
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.