Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Del libro María Magdalena "Epitafio de Isabel I y su hermana María"

04/05/2012 20:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Compañeras en el trono y la tumba, aquí descansan dos hermanas,

Isabel y María, en la esperanza de una resurrección"

imageCuando Margaret George publicó su libro María Magdalena hubo una inmediata reacción por parte de la Iglesia ya que no aceptó en un comienzo que se pudiera hablar de la prostituta que enamoró a Jesús de Nazaret, pero le tocó silenciarse cuando José Saramago publicó El evangelio según Jesucristo en donde ratificó cómo María de Magdala había tenido una relación tan íntima con el hombre nacido en Belén. A partir de ahí, el nombre de Margaret George se catapultó a lo largo y ancho del mundo con las extraordinarias biografías de Cleopatra y María la reina de Escocia, y ahora con la fascinante historia de Isabel I editada por Ediciones B y cuyo seriado televisivo obtuvo los más altos ratings en más de un centenar de países.

Isabel I, en inglés Elizabeth I, a menudo conocida como La Reina Virgen, Gloriana o La Buena Reina Bess, (Greenwich, 7 de Septiembre de 1533 – Richmond, 24 de Marzo de 1603) fue reina de Inglaterra e Irlanda desde el 17 de Noviembre de 1558 hasta el día de su muerte. Isabel fue la quinta y última monarca de la Dinastía Tudor. Hija de Enrique VIII, nació como princesa, pero su madre, Ana Bolena fue ejecutada cuando ella tenía tres años, con lo que Isabel fue declarada hija ilegítima. Sin embargo, tras la muerte de sus medios hermanos Eduardo VI y María I, Isabel asumió el trono.

Una de las primeras medidas que tomó fue establecer una iglesia protestante independiente de Roma, que luego evolucionaría en la actual Iglesia de Inglaterra, de la que se convirtió en la máxima autoridad.

Era tan obcecada con la religión que un día dijo a los cuatro vientos: "No abriré ventanas en las almas de los hombres" y su secretario privado al ver su reticencia exclamó: "Lo que su majestad decida hacer, solo Dios lo sabe". Hoy en su tumba, aparece el siguiente epitafio: "Compañeras en el trono y la tumba, aquí descansan dos hermanas, Isabel y María, en la esperanza de una resurrección".

Por Jorge Consuegra


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (16517 noticias)
Fuente:
correocultural.com
Visitas:
382
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.