Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Las entrañas de la corrupción

29/01/2018 05:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las medidas de regeneración que preconiza Ciudadanos contra la corrupción, son de aplicación a sus rivales políticos, pero no así a los miembros del establishment empresarial patrocinadores de sus siglas, a los que defienden aún siendo parte implícita de la trama corrupta

Quien conoce  los bajos mundos de  la contratación pública,   sabe  perfectamente  que casos como la Gürtel o los EREs  que ahora capitalizan la  actualidad mediatica  no son excepciones puntuales, ni como nos quieren hacer creer sucesos  que se producen aisladamente, pues la corrupción percibida en sus justos  terminos   ha de entenderse  como un problema  generalizado e inherente del sistema, por cuanto siendo hija   de la dictadura  fue preservada por la transición, la Constitución de 1978 y el modelo económico imperante. aspectos que favorecieron su mantenimiento y continuidad a  un ritmo imparable  y de constante acrecencia

Es por eso que aquí no hay individualidades que valgan, pues lo cierto es que estamos ante un problema estructural  que solo  es posible erradicar dando  un  cambio radical al  sistema, ya  que  la corrupción en si misma   mas allá de una cuestión de utilidad económica personal de un político descarriado, es un todo  sistémico, una norma de aceptación  generalizada,   que el conjunto  de los partidos políticos  del regimen  del  78  vienen utilizando  de forma  habitual como fuente de financiación, para así, echando mano del  control institucional. en compensación    primar  a las empresas corruptoras  con  adjudicaciones de contratos  publicos  ventajosos.

Prácticas  que generan  un  sobrecoste en este mercado  equivalente   al 4, 6% del PIB y todo como consecuencia del saqueo público que  generan  dichas prácticas y los anómalos y arbitrarios  procedimientos de licitación.

Por tanto, es evidente  que  estamos ante una corrupción estructural  que no accidental,   como indiscutible es que para existir corrupción política es imprescindible  la intervención de dos o más personas, cuya participación, al menos,    habrá  de contar con corruptores y corrompidos; eso sí, ambos corruptos.

Siendo por eso  que en  este  país no se respetan en modo alguno la reglas del Estado de  derecho, carencia   que facilitó  que el poder invisible del dinero ilegal se hiciera  dueño de la situación hasta  el extremo de institucionalizar  la corrupción, y así, a  pesar de ser una constante su propagación, los manchados por la sombra del delito, políticos y empresarios  mas que asumir su implicación en los hechos y en consecuencia aceptar  el deber de desaparecer de escena, hacen suya la práctica de negarlo todo para  mantenerse instalados en el  poder con  uñas y dientes. Y aquí no pasa nada

La  corrupción está metida hasta la médula en la democracia, porque en los últimos 35 años socialistas y populares en su alternancia, no solo la toleraron  sino que con sus turbias practicas   hicieron  que fuera creciendo hasta ocupar un lugar prominente en la vida política.

La corrupción está metida hasta la médula en la democracia, porque en los últimos 35 años socialistas y populares hicieron de ella su práctica cotidiana

Consolidación  que motivó que  estemos carentes  de mecanismos de transparencia adecuados para  luchar contra esta lacra, haciendo que siga teniendo  carta de naturaleza el aprovechamiento privado de lo público, en el contexto de un  sistema que favorece abiertamente la impunidad de los corruptos.

En esta cadena infecta, además de los políticos, ocupan un lugar de notoriedad  la élite del mundo empresarial  por su condición de  instigadores y cómplices de la corrupción.

Pesos pesados del Ibex 35 en el ojo del huracán, por su implicación en sobornos y amaños de adjudicaciones de obra publica  en el contexto de maniobras de infracción de la legalidad,   sin que a pesar de los repetidos escándalos se expurgasen responsabilidades se produjesen destituciones de los implicados  ni investigaciones internas sobre sus actos.

Y mientras los destacados  miembros del establishment empresarial hacen uso de tales prácticas, Albert Rivera, su  príncipe azul, negando sus connotaciones con esta trama  corrupta, en un cínico ejercicio de ocultación, silenciando la realidad,    no duda en disfrazar a Ciudadanos como  adalid de la  honradez y regeneración política, es decir, todo un exponente de  patronazgo, de relación de  intercambio recíproco de favores entre dos partes, el Ibex 35 y su partido.

La formación naranja que en apariencia  usa como bazas la regeneración y la ruptura con la 'vieja política',   parece no estar por  la labor  de uniformar criterios en materia de corrupción, al menos así se deduce  de la disparidad de trato que plantea entre los encausados  políticos  y los de carácter empresarial, pues mientras que para  los primeros exige la aplicación  de medidas fulminantes excluye de idéntica  disciplina a los miembros del establishment empresarial  patrocinadores de su partido, aun cuando  como "vinculados a la corrupción" debiera impedírseles  seguir accediendo a contratos públicos.

Es por eso que dejarse engatusar electoralmente por Ciudadanos dando por cierto  su  engañoso mensaje de marketin, es reincidir  en el error de brindarle  una nueva oportunidad al neoliberalismo, y con ello, a la disminución de gasto público,   a la continuidad de las  políticas de austeridad y a  la privatización de los servicios,   es decir, refrendar bajo apariencia el desmantelamiento del Estado de Bienestar 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (339 noticias)
Visitas:
5772
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.