Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José María Madrid escriba una noticia?

La gestión cultural

21/08/2018 16:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un buen trabajo de gestión cultural es fundamental para el desarrollo y el impulso del arte de una nación. Si no se trabaja con seriedad y con honestidad este importante apartado se hará un nefasto favor al arte y a los artistas

 

LA GESTIÓN CULTURAL

La gestión cultural es fundamental para promover el arte y que se aprecie su importancia en la sociedad.

Un buen gestor cultural debería trabajar en pos de ofrecer a los artistas un trabajo eficaz y honrado para su promoción y dinamización de los mismos.

Existen distintos tipos de organizaciones culturales:

  • Productoras culturales: Asignan recursos para la producción de eventos culturales
  • Empresas distribuidoras: Distribuyen bienes o servicios culturales.
  • Entidades de representación (Managers): Administran y promueven la carrera artística de un creador.

¿Por qué es importante la Gestión Cultural?

Hay que discernir claramente cuál es la importancia de una buena gestión cultural, y de cómo ésta impacta positivamente en la vida de quien lo realiza y de quien lo recibe.

En muchísimas ocasiones, las entidades públicas dejan el sector cultural a un lado, aislado de los recursos del estado, o recibiendo una mínima atención.

Todo esto sin entender que si no se promueve la cultura y el arte, se deja perder la esencia y las costumbres de una localidad, y no solo eso, sino que se priva a la sociedad del derecho de disfrutar de todos los beneficios que tiene el desarrollo artístico.

Se necesitan personas que entiendan cuál es la importancia del arte en la sociedad, y de cómo este es parte intrínseca de la cultura, para que este sector no viva siempre en una especie de peligro de extinción, batallando

Cada ciudadano del mundo, está llamado a participar y a promover la cultura y el arte, porque es parte inherente del ser humano.

Siempre hay formas de emprender proyectos, de unirse a ideas creativas que busquen un bien social, de crear actividades para promover el arte. Solo es cuestión de dejar los miedos y de utilizar herramientas poderosas como Internet para hacerlo.

Por eso y más debería de interesarte a ti como artista ser también tu propio gestor cultural.

¿Cuál es el problema entonces?

Pues el problema para que los propios artistas entiendan que ellos mismos deben ser sus propios gestores culturales, viene dado principalmente de la cultura del mínimo esfuerzo, del que a todos les gusta que se lo den todo hecho, del que nadie se preocupa de invertir trabajo en si mismo.

Y ante esto ¿Qué es lo que está sucediendo?.

Pues que cada día hay más individuos que se han especializado en hacer de gestores culturales. Pero no pensando en los intereses de los artistas. No, eso no está en sus planes.

En sus planes está el generarse ingresos por cuenta de los artistas.

Y entonces nos encontramos con que el mundillo del arte que mueve muchísimo dinero, tiene siempre como epicentro de todo al propio artista.

Los fabricantes de material de bellas artes viven del artista, las tiendas de bellas artes viven del artista, las galerías viven del artista, los falsos gestores viven del artista, las empresas que transportan las obras también viven del artista, etc...

El Estado debería asumir la obligación de proteger todas las manifestaciones del Arte y contribuir, junto a la sociedad civil y la iniciativa privada, a la mejora de las condiciones para el incremento de la creatividad artística, adoptando medidas encaminadas a fortalecer el sector y el papel de los creadores; potenciando así el derecho reconocido en el artículo 20 de la Constitución Española a la producción y creación artística. Pero el Estado se olvidó hace muchísimo tiempo de sus obligaciones.

¿Y el artista de que vive?.

Porque para mantener a todo el circuito los artistas tienen que destinar muchísimo dinero. Y la mayoría no se plantea cuanto pone y cuanto recoge.

La venta de arte ha caído en picado por la crisis económica, porque no hay una cultura afianzada de compra de arte, por el exceso de oferta y por otros varios factores.

El artista se somete a la precarización y a la explotación, casi por convicción de que no pueden hacer nada más para cambiar su situación

La economía del arte poco tiene que ver con la economía del artista.

Por lo tanto no se puede preguntar de que vive el artista, sino de que mal vive.

Se he venido afianzando a través de los tiempos que fundamentalmente el artista vive de la enseñanza.

El artista se somete a la precarización y a la explotación, casi por convicción de que no pueden hacer nada más para cambiar su situación.

Los artistas se están viendo explotados por una serie de falsos gestores culturales, que les llevan de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad, sin el más mínimo miramiento profesional y sin una selección de los mismos. Da igual pepito que zunganito, mientas paguen allí que van.

Que luego les devuelven las obras en pésimo estado, pues también les da igual a los paganinis de toda esta feria que se ha montado por algunos desaprensivos, que solo miran el llenar sus bolsillos a costa de los desesperados artistas, que tienen la esperanza de poder vender algunas de sus obras en estos pueblos o ciudades.

Exposiciones a las que no acuden visitantes, primero porque no se ha hecho la labor de difusión que se requería, segundo porque son fechas en las que no hay quien vaya, bien por el calor o bien por el frío, dependiendo de la localidad. Porque todo da igual, el artista paga y va allí donde le quieran llevar. Les meten sus obras apelotonadas, porque entre mas entren mas dinerillo se recauda.

Porque como no le piden mucho por cada obra expuesta, 20, 40 euros…

No se percatan que igual les era más rentable preocuparse ellos mismos de esa gestión cultural y también de separar el grano de la paja y evaluar convenientemente si les trae a cuenta una oferta cultural u otra.

¿Qué les está pasando a los artistas? Pues que como ya les han estafado y les han sangrado varias veces y no han visto resultados, pues ya están recelosos y escamados.

Hasta los profesores de las facultades de Bellas Artes tienen prohibida la recomendación de actividades o exposiciones a sus alumnos.

Pero lo más sangrante de todo, es que hay determinados falsos gestores culturales, a los que les siguen una y otra vez. Como si estos artistas no quisieran perderse la oportunidad de exponer con fulanito o menganito que tienen un cierto nombre, a ver si de esa forma ellos se contagian de ese prestigio.

No ven que una gran mayoría de éstos personajes no tienen ni unos conocimientos mínimos de informática, que hasta no saben escribir correctamente. Que su creatividad es nula.

Para realizar una buena gestión cultural es imprescindible, perseverancia y mucha ilusión en proyectos a corto, medio y largo plazo. Pienso que es fundamental marcar unos objetivos. Deben ser ambiciosos, pero realizables. No sirve de nada querer tocar la luna sin saber volar. Un buen gestor cultural debe amar el arte, y no servirse del arte y de los artistas.

Un mal gestor cultural no solo no beneficia al arte y a la cultura, sino que la hunde aún más en la miseria en la que se encuentra sumida.

Señores artistas, abran de una vez por todas los ojos y no se dejen engañar ni una vez mas.

 

José María Madrid Sanz

Humilde aprendiz de pintor.


Sobre esta noticia

Autor:
José María Madrid (8 noticias)
Visitas:
4397
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.