Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angel Monagas escriba una noticia?

Juicio a la Noticia hoy Lunes 20-07-09

20/07/2009 07:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

HONDURAS NECESITA DE UNA TERCERA INSTANCIA MORAL

Juicio y telebrollo

Mis queridos amigos de la comunidad internacional se siguen equivocando, la legitimidad no reside en que quien realiza el acto este facultado para ello y cuente con el reconocimiento o beligerancia internacional. La legitimidad tiene que ver con la justicia y se perfecciona con la voluntad popular. La legitimidad tiene que ver con la moral, porque en definitiva puede haber Gobiernos y Presidentes Legales pero "ilegítimos" porque en el ejercicio de su mandato, rebasaron la medida axiológica del mando que se les entrego. Un Gobierno puede ser legal pero a poco, puede ir perdiendo la legitimidad porque las grandes mayorías dejan de creerle. Si realmente ZELAYA es un hombre de alta moral, solo el pueblo hondureño lo puede saber y hacer valer. La salida no puede ser restituir a ZELAYA, porque él es parte de ese proceso que "deslegitimo" la democracia en HONDURAS, si alguna vez existió. Tampoco sería mantener en el Poder a MICHELETTI, porque también forma parte del problema y está cuestionada la forma que uso para asumir el gobierno. Es allí donde la COMUNIDAD INTERNACIONAL como generadora de derechos y en aras de preservar la paz, puede crear una "tercera instancia moral" que gobierno hasta que la soberanía popular resuelva. No hay otra salida y me parece ridículo y fuera de contexto lo que propuso el Presidente ARIAS al mencionar como punto uno el restituir a ZELAYA. ARIAS es un político "acartonado", que tiene otros intereses en juego. Aunque solo hemos visto el primer round de este último enfrentamiento diplomático que puede terminar por "nockout".

DE LA LEY A LA LEY DE MIGUEL DE AYUSO

"De la Ley a la Ley", profundiza en la evolución teórica de los conceptos de legalidad y legitimidad, desde la época clásica a la moderna, aportando además este texto, una propia posición ante estos conceptos, es así como para Ayuso: "La legalidad se remite a la ley pública de un grupo social determinado, la ley positiva o, en todo caso, vigente convenida por aquel grupo, aunque no presuponga necesariamente un convenio concreto, pero si una aceptación general de una determinada forma de imponer leyes públicamente" . En cambio, la legitimidad para él: "Implica el reconocimiento de una ley más permanente que la de la legalidad, que no depende de un convenio social, sino de una causa suprapersonal, como debe reconocerse que es la ley de Dios, completada de algún modo por la que impone la identidad histórico-moral de un grupo social".

MAS LEYES PARA DESESTABILIZAR EL GOBIERNO

El autor MIGUEL DE AYUSO finaliza su recorrido histórico-teórico en la época contemporánea, ahondando sobre la crisis de la ley, a través de la muestra de ilustrativos ejemplos sobre problemas de la ley en la época actual: la sobreabundancia de leyes (motorización legislativa), la subordinación del poder legislativo, la subordinación normativa a la gestión gubernamental, la improvisación y apresuramiento en la creación de las leyes y la excesiva modificación de las leyes, lo que se traduce en complejidad, amplitud, desvalorización e inestabilidad de los sistemas normativos actuales (CUALQUIER PARECIDO CON VENEZUELA ES PURA COINCIDENCIA) Ayuso sintetiza esta crisis normativa en lo que él denomina inmoralidad de la ley: "...si la ley se reduce a no ser más que una regla técnica, si abandona la búsqueda de lo que constituye el bien de la comunidad política, se convierte en inmoral. Inmoralidad que no radica tanto... en la falta de respeto a una ley natural de la que debería deducirse, como en perder la mira de lo que constituye el bien común de la comunidad a la que pretende imponerse..." A nuestra mente pueden venir muchos escenarios planteados en un país donde INFORMAR y OPINAR se ha convertido en un ejercicio de la política y ante un Gobierno, que busca desestabilizarse las instituciones y la nación, para que el Caudillo ejerza oportunamente el mando.

Una Ley de Delitos Mediáticos por ejemplo, luce más como la manipulación del derecho positivo usado como venganza política contra los sectores, que el Gobierno interpreta como "incómodos o molestos" al régimen. Ante este panorama de crisis normativa, el autor concluye con una propuesta de evaluación de la ley en la actualidad: "...se abre la necesidad de que la finalidad de la ley sea científicamente examinada y prudentemente proyectada, en cada caso al que se refiera, en atención a su destino y a su contacto vital con la realidad, y sin perder de vista cual es el ámbito que la ley debe abarcar dentro de las relaciones sociales y hasta donde debe penetrar en el terreno moral".

Más sobre

LIBERTAD DE EXPRESION

Ciertamente, el problema de la libertad de expresión no es nuevo, aunque es en los últimos tiempos que el debate acerca de este derecho ha cobrado mayor fuerza, en la medida en que la tecnología ha posibilitado el más amplio desarrollo de las comunicaciones masivas, por una parte, y por el otro lado, en el hecho de que muchos gobiernos sienten una honda incomodidad ante el libre ejercicio de este derecho por parte de los medios comunicacionales y la ciudadanía en general. Pues, aunque actualmente la libertad de expresión está consagrada en la mayoría de las Constituciones del mundo civilizado, son muchos los gobiernos que se valen de medidas explícitas o subrepticias para reducir al mínimo dicha libertad. Explícitas, mediante la inflada tipificación de delitos relacionados con ella (LEY DE DELITOS MEDIATICOS). Y subrepticias, mediante la imposición de multas, confiscación de equipos, etcétera. Lo sucedido a GLOBOVISION y RADIOCARACAS TV es un buen ejemplo y lo que se inicia a nivel "legal" en la RADIO, hace de esto una mayor evidencia. En este sentido, hoy día es fácil darse cuenta de los métodos arbitrarios de que disponen los gobernantes para hacer inoperantes las normas de protección a las libertades, pues aunque no emiten órdenes expresas de apresar pensadores, quemar sus escritos y disponer de sus vidas, no obstante, recurren a una metodología indirecta, disimulada: se manipula al Poder Judicial para lograr persecuciones y sanciones penales bajo la excusa de infracciones tributarias o de cualquier índole, o se chantajea y se extorsiona a empresarios y autoridades para dejar sin empleo ni oportunidades laborales a quienes manifiestan ideas contrarias a los intereses del gobierno; incluso, para tales fines, se llega al extremoso expediente de enfrentar a los propios ciudadanos en contra de su prójimo, de modo que dichas violaciones queden disfrazadas y sean vistas como meros reclamos de la sociedad política.

NO SE PUEDE HABLAR DE LIBERTAD DE EXPRESION SIN TOLERANCIA

Yo juicio

Antes de avanzar en el tema de la libertad vamos a detenernos en el concepto de tolerancia, concepto que es de vieja data en la tradición jurídica y filosófica. Su uso más clarificado surge con ocasión de las guerras religiosas de los siglos XVI y XVII, en donde se intenta encontrar un punto de convivencia entre católicos y protestantes. En su acepción más originaria, la tolerancia se refiere a ese margen de libertad concedido a las sectas religiosas para posibilitar la eliminación de la violencia y procurar así la convivencia social. Posteriormente este término se usó profusamente en relación con el plano político y social, que, por cierto, no fue usado por Kant (el más genuino arquitecto de la libertad). No debemos, pues, entenderlos con significados equivalentes. La tolerancia vendría a ser más bien una especie de discrecionalidad de la libertad, pues la tolerancia siempre se ha entendido como una 'concesión' hacia algo que se considera 'malo', o de algún modo 'erróneo', implicando ello, de algún modo, el desconocimiento de la humana falibilidad. Mas como es un hecho cierto que la naturaleza humana es falible, pero con tendencia hacia la perfectibilidad, hemos de reivindicar para ella la libertad, que no es una concesión de nadie, ni del gobierno ni de las iglesias, sino un atributo inherente a la naturaleza humana, que iglesias y gobiernos y todos debemos respetar. Sería hoy un verdadero anacronismo invocar la 'tolerancia' cuando de respeto a las libertades humanas se trata.

EMPIEZA UN NEOFASCISMO BOLIVARIANO

Si no hay respeto, no hay libertad de expresión porque lo he dicho otras veces, no se perfecciona el ejercicio de este derecho con "permitir" el simple acto físico de hablar y protestar. El gobierno tiene que escuchar a las voces disidentes y mostrar mayor "tolerancia", dentro del marco en el cual la hemos definido. Cuando se pone a todos a hablar de SOCIALISMO y para remate se les obliga a usar el color "rojo" como prenda obligatoria, se está no solo uniformando al personal y creando una conciencia corporativa, se pretende también uniformar el pensamiento y obligar a los que no creen en eso. Todo esto deslegitima a un Gobierno y lo hace acercarse a pasos agigantados a un gobierno de "facto". Odiar a los "capitalistas" o a los "Oligarcas" como lo ha dicho el Presidente Chávez y muchos de sus ministros, destacándose una de las intervenciones televisivas de Rafael Ramírez, es muestra de "odio", de "intolerancia", de "racismo" y un lenguaje que semióticamente puede ser interpretado como NEOFASCISMO. Hitler y Mussolini odiaban a los comunistas, y a los capitalistas. Estos últimos los interpreto como JUDIOS y de allí el holocausto.

HUGO CHAVEZ TAMBIEN PLANTEA UN HOLOCAUSTO O UN EXTERMINIO

La sociedad que plantea HUGO CHAVEZ también plantea un holocausto y una muerte (hasta ahora solo simbólica y no literal): ES MALO SER RICO Y MALO QUERER OBTENER GANANCIAS. MALA LA PROPIEDAD PRIVADA. MALO PAEZ. MALO EL NEOLIBERALISMO. Y así nos ha venido el Presidente señalando cual es el camino, el nuevo ideal y prácticamente ha coincidido con HITLER al definir SU LUCHA. Todos tenemos que ser SOCIALISTAS y vestir de rojo. Vivir en comunas y odiar el imperialismo capitalista. A HUGO CHAVEZ solo le falta crear los GHETTOS donde iremos a parar todos los que no cuadremos en lo anterior ni saludemos con el puño cerrado una mano contra otra. Porque la LISTA de SCHINDLER o las LISTAS como las de TASCON y la nueva de PDVSA, siguen en vigencia, solo que el código numérico no va en nuestras pieles sino en nuestra identificación y se manifiesta en cualesquier operación que queramos hacer. La muerte (o la camara de gases) nos la anuncia cuando nos advierten constantemente y por boca muchas veces de nuestras FUERZAS ARMADAS: "Esta es una REVOLUCION PACIFICA pero ARMADA..."

LIGA URL


Sobre esta noticia

Autor:
Angel Monagas (666 noticias)
Fuente:
Juicio a la Noticia
Visitas:
603
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.