Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gussymor escriba una noticia?

José de la Caridad Méndez: el Diamante Negro

17/11/2012 06:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por Elio Menéndez

Cuando el 31 de octubre de 1928, en el transcurso de un desafío entre los equipos de la Habana y Cienfuegos, en el segundo Almendares Park, se daba a conocer la muerte de José de la Caridad Méndez, el béisbol cubano despedía a uno de sus grandes de siempre, el hombre de quien los magnates de la pelota norteamericana lamentaron el oscuro color de su piel.

Porque, de no haber nacido negro, aquel fenómeno de lanzador que fue Méndez hubiera triunfado en Grandes Ligas, como años más tarde lo hiciera otro inmortal del montículo: Adolfo Luque.

El Diamante Negro -así lo llamaron- nació en Cárdenas, en la occidental provincia de Matanzas, pero se dio a conocer como torpedero en un campeonato libre que se jugaba en Sancti Spíritus (centro) y de allí llevado al Club Almendares de la pelota profesional cubana.

De torpedero a lanzador

Por la fuerza de su brazo derecho, José de la Caridad Méndez fue convertido en lanzador, llegando a ser uno de los grandes pitchers de su tiempo.

Entre el 15 de noviembre y el 24 de diciembre de 1908 eslabonó una cadena de 45 escones consecutivos, de ellos 25 frente al poderoso Cincinatti, de la Liga Nacional, equipo de las llamadas Mayores al que dejó en sólo un hit la primera vez que lo enfrentó.

Llevaba Méndez 25 hombres retirados consecutivamente cuando el bateador de turno sacó un machucón por segunda que ganó categoría de hit, privándole del hechizo del Juego Perfecto. Fueron estos los primeros ceros del gran total de 45, cuya racha quebraría el Club Habana el día 24 de diciembre.

Sobre la memorable actuación de Méndez frente al Cincinatti, el periódico habanero El Mundo titulaba al día siguiente: ‘PRIMER GRAN TRIUNFO DE UNA NOVENA CUBANA SOBRE OTRA DE LAS GRANDES LIGAS DE ESTADOS’.

El texto abundaba: ‘Ayer obtuvo el Almendares la victoria más gloriosa que jamás haya alcanzado una novena cubana, consiguiendo triunfar sobre un club de la Liga Nacional, el Cincinatti, que venía obteniendo triunfos desde el día en que, terminada su Liga, emprendió viaje hacia el sur….Veintiocho victorias llevaba en forma consecutiva, tocándole en suerte al equipo azul (el Almendares) poner solución de continuidad a tan larga cadena de éxitos. Ayer millares de personas pasearon a Méndez fuera del parque’.

La triste muerte del Diamante Negro

En las Ligas Negras de Estados Unidos, Méndez no sólo brilló como lanzador de excepcionales resultados. Por dominar a la perfección el idioma inglés, por su buena preparación y experiencia beisbolera, llegó a dirigir a los Monarcas de Kansas City, el más reputado equipo de aquel circuito ‘en el cual sólo la pelota era blanca’.

Como piloto de Los Monarcas, los llevó a ganar la Serie Mundial Negra frente al Hilldale, acreditándose incluso dos victorias como lanzador, no obstante haber visto pasar sus mejores días.

Méndez tenía 41 años de edad cuando, enfermo de tuberculosis y en la mayor pobreza, murió en La Habana el 31 de octubre de 1928. Sepultado en una fosa común, se le trasladó más tarde a un panteón familiar.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Gussymor (1006 noticias)
Fuente:
piratasblog.mlblogs.com
Visitas:
210
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.