Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Isla de La Palma: recuperar el prestigio

10/12/2014 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No debemos embelesarnos en la contemplación del pasado, pero sí conviene recordar el espíritu del siglo XIX, con el empuje de la generación del periódico El Time (1863), con la fundación de la Sociedad La Cosmológica, con la siembra de las logias masónicas que tanto se comunicaron con el exterior, con la labor patriótica de los intelectuales, empeñados en defender sus montes, promover su agricultura, luchar por la mejora de las comunicaciones. En la isla se notó el empuje de escritores marcados por el romanticismo, pues ellos fueron los que construyeron arquetipos vinculados al paisaje. No en vano escribieron las leyendas populares, en las que se conecta con la atmósfera mágica, prodigiosa y sobrenatural, con amores desventurados y muertes heroicas. Tanausú y el síndrome del colonizado todavía laten sobre nuestro subconsciente colectivo.

image El Romanticismo fue un movimiento artístico que predominó en Europa hacia 1825, con el culto a la libertad, la rebeldía frente a las normas, el predominio del sentimiento ante la razón. Ruptura con las reglas, construcción de un mundo ideal, valoración del color local, lo misterioso y legendario, la expresión apasionada. Hacia 1835 se difunden en Canarias las poesías de José Zorrilla. Nuestro temperamento, de pueblo introvertido, casi inhibido, acepta con entusiasmo esta explosión de libertad angustiada. Aparece una escuela regionalista, que trabaja los temas históricos y exalta el paisaje insular. El Romanticismo aquí registra la exaltación del pasado guanche, apoyándose en Cairasco, Viana y los otros cronistas de la conquista. También impulsa la mitología del aborigen como buen salvaje, los héroes de la resistencia frente al castellano son magnificados. Y, como consecuencia, brota un sentimiento regionalista. Una especie de nacionalismo anticipado vive en Nicolás Estévanez, Martínez de Escobar, Antonio Zerolo y Antonio Rodríguez López, el creador de la mayoría de las leyendas palmeras.

Aunque no podamos vivir de la melancolía, la isla tuvo un puerto con privilegios de comercio con Flandes y América, aquí se construyeron los veleros más rápidos para la ruta del Caribe y nuestros abuelos fueron y vinieron de Cuba trayendo consigo la idea de la naturaleza, de la patria, de la historia. En la historia literaria de las islas son nombres fundamentales los palmeros Pedro Alvarez de Lugo y Juan Bautista Poggio, del siglo XVII, y con ellos llegamos a la generación de Méndez Cabezola y Rodríguez López, que mezclan el impulso reformador de la Ilustración con el entusiasmo por la patria chica, tal como preconizaba el Romanticismo. La masonería trazó puentes con las logias americanas, Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos. El contacto de los intelectuales fue frecuente con las universidades allí asentadas, desde Filadelfia a Santo Domingo, Caracas y La Habana. La isla padece una curiosa esquizofrenia: es un espacio pequeño de orografía potente, con fuerte dosis de caciquismo y, paradójicamente, de pensamiento avanzado.

Un ejemplo del sentimiento masónico y progresista fue la poeta Leocricia Pestana, una avanzada de su tiempo. La Escuela Lírica de La Palma se caracterizó por la mirada interior, el sentimiento romántico, la exaltación de la naturaleza, las leyendas, la recuperación de la historia -Francisca de Gazmira, denunciadora de los abusos del Adelantado, y Tanausú, quien llega a ser exponente del subconsciente colectivo-, el cultivo de las raíces. Una poesía clasicista, que bebe en el modernismo, en la sonoridad atlántica, en la declamación, y que tuvo focos en la capital y en el Valle de Aridane: Pedro Hernández, Antonio Pino, etc. Y un ejemplo del contacto americano fue el poeta Félix Duarte (Breña Baja, 1895-1990) quien emigró muy joven a Venezuela y Cuba. A su regreso se arraigó en Taburiente y Tanausú, los mitos centrales de la isla. Su trabajo literario fue constante y tenaz, en el surco de una lírica en la que hubo personajes de la altura de Rodríguez López, el Zorrilla palmero; de Domingo Acosta Guión, Caridad Salazar y otros poetas.

Más sobre

Félix Duarte se ubicó entre el impulso bucólico de un Berceo y el mensaje modernista de Rubén Darío, entre la estela del mar que abrió Tomás Morales y la redacción de El Guanche que dirigía en La Habana nuestro paisano Luis Felipe Gómez Wangüemert: una vez más constatamos la brillante conexión con los apellidos originados en Flandes. Una poesía la de Duarte que estaba a caballo entre lo religioso y lo profano, entre lo maternal y lo festivo, clásica en el apego a las fuentes y exaltada en el sentimiento, así como en el elogio a las virtudes del palmero: el instinto de defender su patrimonio histórico y su naturaleza, la defensa del territorio, con la apertura mental hacia el mundo y el cuidado formal de quien se sabía poeta de oficio. Luis Cobiella, la figura intelectual más prestigiosa de las últimas décadas, registra el mismo ejemplo: fidelidad a los ancestros y espíritu cosmopolita, recuperación de las raíces barrocas y cultivo de un estilo digamos esteticista y aristocrático de la práctica cultural.

A pesar del fuerte caciquismo, del ruralismo, el poder del clero y la pobreza endémica, la isla recogió las ideas de la Ilustración y mantuvo su apogeo portuario hasta que los barcos a vapor desplazaron a los veleros, y los puertos de Gran Canaria y Tenerife afianzaron su supremacía. Pero, a pesar de tantas circunstancias en contra, hubo una importante tradición liberal-republicana. El Time, voz guanche y no anglosajona como podría parecer, fue el primer periódico de los 123 que existieron en la isla entre 1863 y 1948, lo cual supuso que La Palma fuera la isla con mayor densidad periodística del archipiélago.

El Time fue una de las cumbres del periodismo palmero, junto con Acción Social , conservador, Espartaco , obrero, y Diario de Avisos , que nació como órgano independiente. El Time luchó por la salvaguarda de los bosques, la mejora de las comunicaciones, la enseñanza, el aprovechamiento de las aguas, la agricultura y la ganadería. Cierto que hubo otros periódicos notables: liberales, conservadores, satíricos, literarios, obreros, anarquistas, católicos, económicos y progresistas con tendencias republicanas. La francmasonería se instituye en Santa Cruz de La Palma en 1875 y tuvo notable influencia en la vida ciudadana y el periodismo. Las tres logias existentes congregaron a unos 200 miembros que conformaron un tejido social. A ellas estuvieron adscritos profesionales liberales, propietarios agrícolas y hombres de la cultura. Dos redactores de El Time fueron masones y otras 17 publicaciones palmeras ?entre 1866 y 1919- tuvieron directores masones, entre ellas el Diario de Avisos . El inicio de la guerra civil supone la desarticulación de este movimiento social, y la requisa de la imprenta que había sido comprada en Londres, finalmente convertida en chatarra por los vencedores de la contienda.

En nuestro libro El Time y la prensa canaria en el siglo XIX. Masonería y liberalismo en La Palma , publicado por primera vez en 1990 y reeditado por Ediciones Idea, hemos tratado de aportar algunas notas al respecto. La Palma merece una revitalización a través de la actuación conjunta de las autoridades culturales, burguesía, intelectuales, creadores de los diversos campos, escritores y artistas para tratar de recuperar el lugar perdido en el concierto del archipiélago.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (983 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
2748
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.