Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

¿Cómo influyen los genes, la alimentación o la píldora en el cáncer de mama?

18/10/2017 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

LOLITA BELENGUER

image

Una de cada ocho mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida. Por desgracia, esta patología está cada vez más presente en nuestras conversaciones. Y asusta. Pero hay que saber que el 82% de los casos se curan. El jefe de Oncología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el doctor Miguel Martín, resuelve a los lectores de 20minutos los mitos y dudas más habituales de esta enfermedad.

¿Las mamografías duelen?

Se comprime un poco la mama pero si se hacen con cuidado y con respeto hacia la paciente, no tienen por qué doler. Se recomiendan a partir de los 50 años, porque antes no está demostrada su eficacia ya que los pechos son más densos y esta prueba no detecta los tumores.

¿Cuándo se han de realizar las autoexploraciones?

Una vez al mes, siempre en el mismo momento del mes, durante tus días fértiles tras el ciclo. Se recomienda evitar la época premenstrual, cuando hay más turgencia mamaria y es mucho más difícil ver algo. Pero la autoexploración no ha de sustituir en ningún momento la mamografía de cribado, ya que lo ideal es detectar el cáncer de mama cuando todavía no ha dado ningún síntoma.

¿Si no hay casos en mi familia, estoy a salvo?

No se puede decir que por no tener antecedentes familiares estés libre de riesgo, por desgracia es una enfermedad muy frecuente (1 de cada 8 en sociedades occidentales) y no podemos garantizar a nadie que no esté en riesgo de sufrirla. Pero sí podemos dar bastantes garantías de curarse a las mujeres sin antecedentes familiares que siguen las recomendaciones médicas de hacerse mamografías a partir de los 50 años. Para el cáncer esporádico (no hereditario) las mamografías son suficientes pero esto no significa que si una mujer nota otros síntomas como enrojecimiento de la piel o piel de naranja, secreción o retracción del pezón, no tenga que acudir a un médico. No quiere decir que tenga un tumor pero es necesario que un médico lo descarte.

Tengo un bulto en el pecho, ¿me preocupo?

La mayoría son benignos, pero cualquier bulto nuevo o persistente ha de ser examinado por un médico. Alarma es una palabra que debe desaparecer del vocabulario del cáncer de mama porque esta es una patología que se cura en la inmensa mayoría de los casos actualmente.

¿Siempre hay extirpación del pecho?

En absoluto, un 60-70% de mujeres conservan el pecho. El tratamiento local del cáncer de mama, aunque sea conservador, no cambia la supervivencia. Las mujeres con cáncer de mama no se mueren por una persistencia del tumor en el pecho sino por metástasis a distancia (en otras partes del cuerpo). Lo que realmente sienta pronóstico en un cáncer de mama es la eficacia del tratamiento médico distante, aunque también hay que controlar el tumor local, que se conserva muy bien con cirugía conservadora en la mayoría de los casos y radioterapia, sin necesidad de amputar la mama. Me gustaría insistir en la axila, todavía más importante que la mama. Hasta hace unos años, por desgracia, las mujeres con cáncer de mama eran sometidas a una intervención que consistía en el vaciamiento de la grasa axilar con ganglios para ver si había afectación y esto, al margen de la dudosa eficacia terapéutica, era a menudo el preludio de problemas relevantes como hinchazón del brazo, dolor crónico del hombro... Hoy en día se puede obviar en la mayoría de las enfermas la linfadenectomía a través de la técnica del ganglio centinela, que identifica el primer ganglio en la extracción de los ganglios axilares y si estos están limpios, no se hace nada más con el resto de la axila, lo cual deja muy pocas secuelas. Cada vez hay menos mujeres (25-30%) con los ganglios de la axila afectados gracias a las campañas de screening.

Tener menos hijos y más tarde.

Sí aumenta el riesgo pero es algo que no se puede evitar porque la mujer obviamente tiene una vida, un trabajo... Una primera menstruación temprana también se asocia con mayor riesgo, no mucho más, pero sí aumenta.

La píldora anticonceptiva.

Hay mucha polémica y quizá sí aumente un poco el riesgo pero no es algo excesivamente relevante. Sin embargo, la terapia hormonal sustitutiva para tratar la menopausia de larga duración sí se asocia aunque siempre hay que valorar pros y contras en cada paciente, porque en algunas personas está justificada y si tiene la mala suerte de tener un cáncer, que sepa que se va a curar.

¿La Dieta mediterránea reduce el riesgo?

Hay evidencias de que sí. Y esta dieta se basa en legumbres, frutas, verduras, aceite de oliva, pescado y poca carne roja. En España hay menos incidencia de esta enfermedad que en Inglaterra, por ejemplo, y pensamos que es por la alimentación.

¿Cómo afectan el alcohol y el tabaco?

Hay una relación clara y demostrable entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama, al igual que la obesidad. Sin embargo el tabaco no está demostrado, aunque obviamente es nefasto para muchas otras enfermedades y hay que abandonarlo tajantemente. Es sorprendente cómo todavía se vende tabaco. Lo que la administración gana a través de los puestos de trabajo e impuestos asociados al tabaco, lo pierde multiplicado por diez en las patologías que luego tiene que tratar y los años de vida laboral perdidos por el tabaco.

¿Y el azúcar?

Hay que tomarlo en cantidades reducidas, no es tóxico pero su consumo en exceso es nefasto, no solo por el cáncer sino por otras enfermedades como diabetes u obesidad y la obesidad sí se relaciona a los tumores mamarios.

¿Es tan bueno el ejercicio físico?

Cada vez más se está viendo que es importante para reducir el riesgo del cáncer de mama. El ejercicio físico protector es el aeróbico. Hay que sudar. Hay ambigüedad respecto a la frecuencia y se recomienda ejercicio moderado pero nadie define 'moderado', se sospecha que entre 2 y 3 veces por semana, una hora aproximadamente para cada sesión.

¿Los desodorantes son cancerígenos?

Es una leyenda urbana que de vez en cuando reaparece. No hay ninguna evidencia científica.

¿Es más agresivo en las chicas jóvenes?

Otro tema polémico. En general sí, pero tampoco tenemos que pensar que todos los cánceres en mujeres jóvenes tienen muy mal pronóstico. Sí que habría que comentar que hay un 7-10% de familias que presentan una alteración genética hereditaria cuyas mujeres tienen una frecuencia elevadísima del 70-80% de cáncer y estas pacientes sí necesitan un seguimiento específico (con mamografía y resonancia magnética nuclear) desde 10 años antes de la edad de la mujer con cáncer más joven en la familia.

¿Aumenta el riesgo de metástasis con la mayor edad?

No, las posibilidades de desarrollar metástasis dependen del tipo molecular del cáncer. Hay al menos tres tipos: el luminar y más habitual tiene mejor pronóstico; el HERD2 positivo, que antes era el peor pero con las terapias actuales se curan la inmensa mayoría de las pacientes; y los tripe negativo, los más problemáticos, solo se tratan con quimioterapia y si no se curan así, poco más se puede hacer, tiene mayor riesgo de recaída porque crece muy rápido. Además, con independencia del tipo de tumor que sea, cuantos más ganglios axilares haya afectados, mayor riesgo existe de reincidencia. Un tratamiento adecuado también influye en el riesgo de persistencia. En este sentido, el cáncer de mama debe tratarse de forma multidisciplinar y la secuencia del tratamiento ha de ser establecida por diferentes especialistas reunidos. Años atrás, primero se operaba y luego se iba paso a paso. Ahora se ha demostrado que a veces con tumores agresivos es mejor dar quimio en primer lugar y luego intervenir. Así se mejora la tasa de curación y las secuelas. El objetivo de la terapia del cáncer de mama no es solo que no reincida sino que la mujer se quede como antes. Hace años había una idea de terapia agresiva y se pensaba que acabar con el brazo hinchado era menos malo que morirse pero hoy en día no te mueres y hay que pensar en los efectos secundarios, porque de lo contrario cambias una enfermedad por otra.

¿El tamaño del pecho influye?

No está claro de que tener una mama más grande sea un factor de riesgo.

¿Amamantar a los hijos te garantiza estar libre de riesgo?

Reduce el riesgo algo pero no te libra. El cáncer de mama es un tumor que tiene un origen en estímulo hormonal, especialmente ligado a las hormonas sexuales que segrega la propia paciente a lo largo de su vida, aunque también influyen factores externos o xenoestrógenos, sustancias presentes en cosméticos, alimentos, plásticos, envases... y es muy difícil evitar el contacto con estas sustancias porque están en todas partes, es una de las consecuencias de la civilización industrial. El incremento del riesgo asociado a estos productos no es bien conocido pero parece que hay una asociación entre el desarrollo industrial de una región y la incidencia del cáncer de mama. Se sospecha que es por estos productos.

¿Tras la quimio o inmunoterapia, me quedaré estéril?

Es una posibilidad. Si la paciente desea tener hijos, existe la posibilidad de preservación de ovocitos. Esto es algo que las mujeres deben saber y hablarlo con sus médicos. No todos los hospitales están en condiciones de aceptar esto y yo creo que es un derecho para ellas.

¿Crecen rápido los tumores mamarios?

El 99% de los casos tiene una historia de 5-7 años. Incluso los tumores pequeños, de medio centímetro, cuando se dejan ver llevan ya 5-6 años de desarrollo. Es importante transmitir que rarísima vez el cáncer de mama es una urgencia médica. Es mucho mejor esperar al dictamen de un comité médico, aunque el tratamiento se demore 15-30 días, que precipitarse y empezar mal.

¿Si tengo en un pecho, tendré en el otro?

El riesgo aumenta respecto a si nunca se ha tenido cáncer pero solo un 10%, o sea que tenemos un 90% de posibilidades de no tener cáncer en el segundo pecho. Y además este riesgo a menudo se puede reducir si la paciente toma tratamiento hormonal contra su primer tumor. En cualquier caso, quitar la otra mama para evitar un nuevo cáncer no está justificado desde el punto de vista de supervivencia, porque una mujer que ha tenido cáncer de mama y le vuelve a salir en el otro pecho tiene todas las posibilidades de curarse porque va a estar controlada y se le va a diagnosticar pronto.

¿Mastectomía para prevenir?

Quitar el otro pecho para reducir el riesgo no funciona, otro tema es que se haga por estética.

¿Se cae siempre el pelo?

Con la quimio se cae habitualmente, aunque hay sistemas para enfriar el cuero cabelludo como gorros fríos que pueden reducir notablemente la caída con algunos fármacos.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (43925 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1550
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.