Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

"Es importante llevar el teatro a comunidades que no tienen la posibilidad de ir al teatro"

17/03/2010 21:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

celargIgnacio Márquez, director

"Es importante llevar el teatro a comunidades que no tienen la posibilidad de ir al teatro"

El fundador del grupo de Teatro La Vacante y Teatro del Laberinto invitó a los dramaturgos a mirar la historia con un conocimiento crítico, permanente y agudo. La Sala Experimental Sótano 3 del Celarg será el espacio para la presentación de la lectura dramatizada Curayú, pautada para el jueves 18 de marzo, a las 8:00 p.m.

Prensa Celarg (16.03.2009) El Piache, la anciana, el guerrero y la doncella son los cuatro personajes creados por César Rengifo, en 1947, para representar un episodio importante en la historia de Venezuela: la colonización. Curayú es el nombre de la obra que, ubicada en 1565, retrata los enfrentamientos que se generaron entre las tribus venezolanas y los colonizadores españoles y que dieron como resultado el nacimiento de una sociedad mestiza. Ésta se presentará el jueves 18 de marzo en la Casa de Rómulo Gallegos, en el marco del ciclo de lecturas dramatizadas de teatro testimonial latinoamericano, organizado por la Fundación Celarg, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura en conmemoración del Bicentenario de nuestra Independencia.

"En Curayú hay unos temas centrales: político, social, racial y cultural, pero también muestra una forma de ver el mundo y eso está muy bien retratado", afirmó Ignacio Márquez, quien es el encargado de dirigir la lectura dramatizada. Para Márquez, esta obra no sólo hace hincapié en la destrucción de la cultura indígena a manos de los españoles, sino que muestra aspectos humanos que trascienden el contexto histórico.

La pieza se desarrolla en la choza del piache Curayú, un sabio desterrado y ciego al que acuden los guerreros en busca de guía para la vida. "Paradójicamente, la persona que está ciega es la que más ve y está relegada de los principios políticos, sociales y laborales", cuenta Márquez, quien también opina que esto sucede generalmente en la sociedad cuando triunfan las miserias individuales sobre la visión de unidad, tolerancia y colectividad.

Al mismo tiempo, la pieza cuenta el drama humano a través de la doncella, quien se acerca al piache en busca de ayuda para abortar luego de ser ultrajada por españoles. Sin embargo, la tarea se ve frustrada y la doncella concibe.

Asimismo, el también actor explicó que Rengifo ubicó a los cuatro personajes como representación de un ente social, político y cultural. Esta pieza no sólo representa un aporte para la historia de Venezuela, sino que aborda un tema que hoy en día se mantiene vigente y sigue siendo debatido: el aborto. "Es interesante que una obra escrita en 1947 hable del aborto voluntario, la idea de que cualquier mujer pueda decidir sobre su cuerpo después de una violación va más allá de cualquier precepto moralista o judicial", acotó Márquez.

Dramaturgia e historia

César Rengifo fue un dramaturgo que enfocó gran parte de sus obras en temas históricos, hecho que, según Márquez, está retomando la dramaturgia contemporánea. "Nosotros tenemos que revisar el pasado para entender el presente y él (César Rengifo) lo hizo, por eso revisar sus obras es una manera de ver lo que se hace hoy en día a nivel de dramaturgia". En este sentido, el director exhortó a los dramaturgos (nuevos y experimentados) a revisar la obra de César Rengifo.

"La dramaturgia debería estar comprometida con la historia, pero a veces tengo el temor de que no lo está", manifestó Márquez. No obstante, el director expresó que hay esfuerzos de personas por hacer una revisión hacia adentro.

Por otra parte, Márquez señaló que la dramaturgia tiene más libertad que el cine y la televisión a la hora de recrear hechos históricos, pues no está condicionada por agentes externos. "El teatro tiene más posibilidades para manifestarse, lo que no tiene es la capacidad masiva que pueden tener otros medios, pero establece un vínculo más directo y personal con el espectador", afirmó.

Experiencia

El rol como director de la lectura dramatizada hizo que Ignacio Márquez se reencontrara con un teatro de más palabra y menos acción, contrario a lo que viene realizando desde hace veinte años. "Tenía tiempo sin revisar la escritura de César Rengifo y redescubrirla y retomarla me hizo revalorizarla, fue un proceso muy grato", comentó. Pero la experiencia no sólo fue grata para él sino para los actores que, según cuenta, tenían un conocimiento lejano de la pieza.

El dramaturgo expresó que en Curayú los espectadores podrán apreciar una puesta en escena dinámica que si bien mantiene la esencia de una lectura dramatizada, le da otra percepción al público. "Las lecturas dramatizadas son un poco rígidas, es como parar el trabajo en un proceso y abrírselo al espectador, pero a la mitad del proceso", manifestó.

En el ámbito personal, Ignacio Márquez aseguró que su interés es sacar el teatro de las salas y llevarlos a sitios no convencionales. "Es importante llevar el teatro a comunidades que no tienen la posibilidad de ir al teatro. Nos gustaría que el resto del movimiento teatral pueda abrirse hacia la gente y buscar otro espectador que no es el que va a las salas", acotó. (Fin / Danney Velázquez)

Coordinación de Comunicaciones

Fundación Celarg


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14273 noticias)
Fuente:
conartedevenezuela.com.ve
Visitas:
63
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.