Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Orestesenlared escriba una noticia?

De la ilusión, a la desilusión, al revocatorio

29/08/2016 16:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Quién es el verdadero promotor del revocatorio y de la manifestación del 1 de septiembre

Cada pueblo, y con razón, pone sus esperanzas y expectativas de ser un mejor país, en manos de su gobierno de quien espera le proporcione mejoras en las condiciones y calidad de vida, lo cual debe hacerse a través de las políticas públicas, entendidas desde la perspectiva de Kelly como las decisiones gubernamentales, y su estudio tiene como objetivo contribuir a que los gobiernos cumplan mejor los deseos de sus ciudadanos y en consecuencia, atiendan, inicialmente, elementos básicos como: alimentación, salud, educación, seguridad, empleo, recreación y esparcimiento entre otros.

En resumen, se podría indicar que lo que cada pueblo espera, es que su gobierno sea eficiente -que cumpla a cabalidad- y eficaz -que produzca el efecto deseado-.

El ejercicio del gobierno, como función básica, resulta en un mandato en los regímenes democráticos, pues el pueblo concede a un grupo político y por un tiempo previamente determinado, la facultad de ordenar y mandar en nombre de éste. Conforme a sus resultados, los mandantes -el pueblo-, en recompensa a una buena labor -eficiencia y eficacia-, puede reelegirlo como forma de reconocimiento a su desempeño, ello según sus resultados, más que por sus ofrecimientos.

Igualmente, podría el mandante, conforme al desempeño del gobierno, cuando en su ordenamiento este previsto, desautorizar -revocar- a quien le ha concedido la facultad de mandar en nombre de ellos.

En el caso venezolano, tal posibilidad está claramente expuesta en el marco constitucional, incluyendo requisitos y procedimientos, con lo cual no se alcanza la posibilidad de anular la facultad dada, sino hasta que se materialice el pronunciamiento del mandante, en acto electoral, y no precisamente tenga que culminar siendo revocado el mandatario y se le concede la posibilidad de seguir ordenando, de seguir mandando en nombre y representación del pueblo -el mandante-.

Sin embargo, más que apreciaciones subjetivas, aunque científicas, que se muestran en los estudios de opinión, en Venezuela surgen consideraciones objetivas como: el desabastecimiento de alimentos y medicinas, aumento constante de precios e inflación, elevado índice de inseguridad, caída constante de la producción, malversación y corrupción, además de desconocer, de parte del gobierno y muchas instituciones del estado, derechos como a la manifestación pacífica y a manifestarse de manera libre, entre otros.

Al contemplar lo hasta aquí considerado y enfatizando en la situación país en la que nos encontramos los venezolanos, pudiera inferirse que es el mismo gobierno el que por omisión y en ocasiones por actuación -mala actuación-, es el verdadero promotor del revocatorio, en el que subyace la idea de cambio, con lo cual se manifiesta al mismo tiempo, además de insatisfacción con el ejercicio del gobierno, la imagen de un estado mejor, ideal de lo que no es, pero que puede llegar a concretarse.

El referendo revocatorio, sin duda que nos ofrece la oportunidad política, pacífica, constitucional y electoral, de manifestarnos, no a un sector del pueblo venezolano, sino de todos los venezolanos

Ahora bien, lo que el pueblo mandante espera de su gobierno, además de mandar, es que cumpla su deber, lo cual se encuentra instituido en las leyes, lo que incluye principios de celeridad, respuesta oportuna y con ello el cumplimiento de plazos, como el caso de la aceptación a la solicitud del revocatorio para el 2016.

Cuando lo anterior no es aceptado y debidamente reconocido, se transforman las instituciones, entiéndase el CNE, en las verdaderas convocantes de la próxima manifestación del 1 de septiembre próximo, pues no se han ajustado a lo contenido en las normas y a las que están en la obligación de cumplir y hacer cumplir.

En resumen, se podría indicar que el verdadero convocante del revocatorio es el gobierno, dado su mal, y para muchos, su muy mal desempeño, siendo por otra parte los verdaderos promotores de la manifestación del 1 de septiembre, las autoridades del CNE, por lo que se puede concluir con la idea que los venezolanos solo actuamos en consecuencia.

Ahora bien, la solicitud y consecuente aceptación del revocatorio, e inclusive su ordenación, no constituye en nada, el revocar al mandatario, pues se requiere del voto de más de siete y medio millones de manifestaciones -votos- para que efectivamente deje de ser gobierno, por lo que en ocasiones no se entiende la actuación reciente del gobierno, así como tampoco de las autoridades -CNE- de proceder al conteo de voluntades, siendo que estiman y hasta pretenden mostrar que tienen el favor de las mayorías.

El referendo revocatorio, sin duda que nos ofrece la oportunidad política, pacífica, constitucional y electoral, de manifestarnos, no a un sector del pueblo venezolano, sino de todos los venezolanos. Permitan, gobierno e instituciones públicas, que los nos pronunciemos, quizás no sean revocados, aunque de verdad, yo no lo creo.

@OrestesSalerno

Un libre pensador


Sobre esta noticia

Autor:
Orestesenlared (56 noticias)
Visitas:
295
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.