Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

El hospital de Artemivsk, desbordado por los heridos del frente ucraniano

02/02/2015 11:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En el hospital de Artemivsk, cerca de la línea de frente en el este de Ucrania, hay un ir y venir incesante de ambulancias, camionetas y simples automóviles que trasladan a civiles y a soldados gravemente heridos.

Estos hombres y mujeres llegan de ciudades y pueblos situados junto a la carretera -la única todavía utilizable- que une Debaltseve, localidad estratégica y escenario de intensos combates entre el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos, y Artemivsk, bajo control ucraniano. Entre ellos, hay una mujer de unos 30 años con el rostro cubierto de sangre. Resultó herida por un obús cuando abandonaba Debaltseve, que une las capitales separatistas de Donetsk y de Lugansk, con su hijo.

"Nos dispararon con artillería pesada en la carretera entre Debaltseve y Artemivsk. Por el camino, recuperamos a esta mujer herida mientras evacuaba a su familia", cuenta un soldado de la 25ª brigada del Ejército ucraniano. "La trajimos hasta el hospital", agregó.

Como los combates entre los rebeldes prorrusos y las fuerzas regulares se han intensificado en los últimos días en el este, sobre todo en torno al 'bolsón' de Debaltseve, las víctimas llegan en masa al hospital Artemivsk, en cuya entrada ondea la bandera azul y amarilla de Ucrania. Es ahora el único abierto en esta zona cercana al frente, después de la destrucción de los de Debaltseve y Svitlodarsk.

"Estos tres últimos días, trajimos 72, 48 y 52 heridos al hospital. Y estoy hablando solo de nuestro grupo", señala Kavkaz, un soldado, encargado de la ambulancia, de la Guardia Nacional ucraniana compuesta por voluntarios.

image

En el interior, los médicos están desbordados y el Ejército ha enviado refuerzos de Kiev y de Lviv (al oeste del país). "No hacemos ya casi operaciones rutinarias, previstas con antelación. Solo hacemos intervenciones quirúrgicas de urgencia. Esto se ha convertido en un hospital militar", dice el médico Andrei Lupaino, con cara de agotamiento. "Nunca habíamos visto una afluencia tan masiva", agrega este hombre de 32 años. En consecuencia, hay que atender los casos más urgentes. Y en cuanto los pacientes están estabilizados "se les evacúa a otros lugar", principalmente en la vecina región de Jarkov, precisa.

- Temor de ser un blanco -

El hospital, gracias a la ayuda de los refuerzos, logra más o menos hacer frente por ahora a los numerosos casos graves, pero el médico no esconde su preocupación de cara al futuro.

"Los hospitales de Debaltseve y Svlitodarsk han sido destruidos y tememos que el nuestro sea también un blanco. Ahora es el único hospital operativo en toda esta zona de frente", subraya. "Nos gustaría que nuestro hospital estuviera protegido", agrega.

image

A la salida del servicio de urgencias, la dureza de los combates es visible por todas partes. Los soldados que acompañan a los heridos rezuman tristeza. Algunos están acuclillados y dejan escapar alguna lágrima. Otros fuman, con las caras marcadas, antes de volver al frente. En esta zona, situada a unos 50 kilómetros al noreste de Donetsk, los rebeldes prorrusos avanzan poco a poco, pueblo a pueblo. La amenaza de un asedio de Debaltseve, que antes de la guerra tenía 25.000 habitantes, es importante.

"Hace seis meses que estoy en las filas de la operación antiterrorista [el nombre que da Kiev a las operaciones en el este] y estos últimos día he rezado. He creído por lo menos cinco veces que había llegado el final", cuenta un soldado, Oleg Kirashiuk, herido en combate en Vugleguirsk, a unos 10 kilómetros al oeste de Debaltseve. "Hay tiros por todos lados, estamos rodeados. El otro lado está muy bien equipado", dice este hombre de 42 años con la cabeza vendada y una barba blanca. Temiendo que no llegaran a socorrerle, decidió abandonar su puesto. "Me fui a pie. Anduve y alcancé el puesto de control. Al principio, no me creían. Comprobaron mis papeles y todo eso, y luego me llevaron al hospital", dice. Otros compañeros heridos prefirieron quedarse. "Son héroes", dice Oleg.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3067
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.