Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jmp escriba una noticia?

Historias para Entretener VIII

5
- +
14/10/2019 05:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Las miradas del abismo siempre permanecen en nuestro plano para observarnos"

 Illinois: Chicago · Siglo XXI · Año 2010 ·

La abuela de Irena antes de fallecer era aficionada a coleccionar muñecas de porcelanas desde su infancia, era mimada por su padre, tenían una gran economía de riqueza en los años veinte, de las pocas familias con suerte en no pasar hambre, ahora sin ella, la herencia de esa colección antigua iba a pasar por su hija mayor, la cual no le interesaba tenerlas, le incomodaba desde pequeña ver tantas muñecas con miradas fijadas, pocas estaban reconstruidas por caídas pasadas, en sus rostros se veía perfectamente daños, por eso estaban algo ocultas detrás de otras más "modernas" a su nieta, Irena si le gustaba todo aquello cuando su abuela se las enseño años atrás con solo seis años, ahora con diez años deseaba obtener toda esa inmensa colección en sus manos, a su madre no le hacia mucha gracia, pero tampoco ne negó, mientras que estuvieran en las estanterías al ser delicadas, no tendría problemas en traerse las que aun estaban en buenas condiciones para ser trasportadas. Había una muñeca en particular, al ser la única flexible para jugar con ella, de pelo blanco, con una de esas miradas muy detallada, más que las demás, está en concreto parecía tener un alma en su interior, Irena se obsesiono bastante en llevarla en todas partes, se convirtió en la favorita, una fuerte conexión se formo entre ellas, una muñeca misteriosa, la madre juraría que no estaba en la colección o eso recordaba al ver todas y saber cuales poder llevarse a la casa, y esa no estaba en la lista, es como si hubiera aparecido de golpe en la colección antigua. Los meses pasaron, Irena estaba encantada de tener una amiga aunque fuera una muñeca, pero era la única que "escuchaba" todo lo que ella le contaba, no se sentía tan sola al imaginarse que la muñeca en si tuviera vida propia. La llamo Sophie, Irena se encariño demasiado de ella, el año completo estuvo pendiente de la muñeca, algunas veces se la llevaba al colegio, pero las compañeras de clase se burlaban por qué se llevaba una muñeca, a Irena no le gusto aquello, incluso al hablar con Sophie le dijo - Ojalá mis compañeras murieran - Bien, pasaron los días. . . Hasta un mes entero - Mami, ¿Has visto a Sophie? No la encuentro - Irena le resulto extraño no encontrarse a su muñeca en la cama donde la dejaba siempre antes de irse a clases, y se preocupo bastante en no localizarla en ninguna parte de la casa y estuvo horas seguidas,  otro día yendo a clases, y está vez fue testigo del infierno con todas sus compañeras muertas sobre sus butacas, sin cabeza y con una nota cada una donde con sangre escribiendo: Tus deseos son ordenes, ya están en el infierno sufriendo.  

 


Sobre esta noticia

Autor:
Jmp (33 noticias)
Visitas:
23
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.