Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

La historia de Carmen y Milagros, de un edificio, y de la confianza

16/12/2013 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

14/12/2013 | Carmen Beti Camacho tiene 49 años. Vivía, junto a tres familias más, en un rancho donde "todo se mojaba cuando llovía". La casa la había heredado de su padre, quien a su vez la había obtenido de manos de sus tíos. Así cuenta sentada en el sillón del nuevo apartamento al que se mudará al terminar el día.En ese rancho estuvo durante 15 años. "Vino la señora Judith, me dijo si me gustaría hacer un proyecto de vivienda y yo acepté". Judith, vocera del consejo comunal Santa Rosa, es quien se acercó hasta Carmen para proponerle derribar su casa para construir un edificio sobre ese terreno."Fue difícil convencerla de que no la íbamos a expropiar, porque en los gobiernos anteriores tumbaban las casas y dejaban a la gente en la calle", explica Judith, recordando las primeras conversaciones, los planes de un edificio que sería construido por una brigada de la comunidad."Dudé pero dije que sí, porque íbamos a vivir mejor, y porque tenía confianza en el consejo comunal", cuenta Carmen. Mientras reconstruye su historia, afuera decenas de personas esperan que comience el acto de inauguración de la obra.Carmen había participado de algunas reuniones del consejo comunal junto a su hija, Milagros Cisneros. Ésta, sentada junto a su madre, hace memoria y cuenta que cuando fue a la primera reunión del consejo comunal "tenía 16 años". Ahora tiene 19, una habitación para ella sola, una sonrisa tímida y constante.Hace varios meses que Milagros no participa del consejo comunal. Sin embargo, explica que "ellos lo que plantean lo hace". Piensa acercarse de nuevo. "Para ayudar a los demás como nos ayudaron a nosotros, para que todos tengamos una mejor vida".El tiempo en que se construyó el edificio no fue fácil, todos los habitantes del rancho tuvieron que conseguir algún lugar para vivir en espera de la finalización de la obra. Durante esos meses, cuenta Milagros que ayudaron en lo que pudieron: "Traíamos café, barríamos, limpiábamos, pintábamos".El nuevo edificio será habitado por Carmen y su hija junto a siete familias más. Cuatro vivían junto a ellas en la vieja casa, y las otras fueron seleccionadas por el consejo comunal a partir de una evaluación de las necesidades de los habitantes de la comunidad."Se eligió entre las personas que estaban verdaderamente necesitadas y que hubieran realizado un buen trabajo comunitario", cuenta Isabel Rojas. Ella es una de las beneficiarias. Madre soltera, tiene un hijo de 13 años. Se mudará con él y con su madre, que tiene 84 años.Carmen y Milagros se cruzan las miradas al terminar cada frase. Se apoyan, se buscan. El apartamento ya tiene cocina, mesa, camas, el baño, y las tiene a ellas. Antes de salir hacia el acto de inauguración se detiene Carmen y dice: "Quiero que todo el mundo se haga su casa, que todo sea bello y bonito".Texto: Marco Teruggi – Prensa MinComunas.Fotos: Rosana Silva- Audioviosuales MinComunas

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (20344 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
601
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.