Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jesús Oliveros escriba una noticia?

Hermes Palomino: "Me gustaría ser administrador de un banco"

05/09/2013 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tiffanny Cornejo Castillo- PRENSA ATLÉTICO VENEZUELA CF (@ATLETICOVZLA)

Pasó por el diamante y fue parte de los Criollitos de Venezuela; sus 183 centímetros de estatura le permitieron ingresar al mundo de los gigantes y, de la mano de Yván Olivares, probarse en el tabloncillo con las inferiores de Panteras de Miranda; su velocidad y altura quizá le hubiesen permitido ser algún corredor destacado. Sin embargo, ningún deporte lo convenció más que el fútbol.

Corría el año 1995 y "Juanki", entrenador que vivía cerca de su casa, toco a su puerta para pedirle permiso a su mamá de llevarlo a Telares FC, equipo del barrio del mismo nombre, donde vivía, en la parte más alta de Caricuao. Tras obtener la aprobación de la señora, rápido se enfundó la camiseta del plantel para disputar su primer encuentro.

Como vaticinio de la figura que sería en los próximos años, le otorgaron la '10', posición que, además, adoptó como primera en su carrera. "Eso me tenía súper contento, llegué a mi casa feliz por llevar la '10', pero no toqué la pelota ni una vez, creo que fueron los nervios del primer partido", recuerda, entre risas, Hermes Palomino, atacante de Atlético Venezuela, sobre lo que fue su primer contacto oficial con el balompié.

Tras esta experiencia, muchos fueron los sueños que se apoderaron de él, como "llegar a ser profesional, vestir de Vinotinto, representar a Venezuela en el exterior" y ver su bandera fuera de las fronteras.

"El idioma fue de las cosas que más me costó"

Sus metas no tardaron mucho en cumplirse. Siendo Sub 17, y a menos de 10 años de aquel partido en el que no tocó el balón ni una vez, logró ser parte de la Selección Nacional de la categoría de la mano de Lino Alonso, estratega por quien también llegó a Trujillanos FC, equipo con el que debutó como profesional en el 2007, cuando tenía 19 años.

En la siguiente temporada defendió la camiseta del Carabobo FC, luego la de Guaros de Lara, Minerven, Aragua FC, hasta que dio el salto al exterior y arribó a Bulgaria donde se enfiló con el Cherno More Varna, equipo con el que, aunque salía de las fronteras a representar a su país cumpliendo una de sus metas, vivió varias dificultades.

"Me costó mucho adaptarme a la cultura, era muy diferente. Allá te dicen que 'sí', pero con cara de 'no'. El idioma también me costó bastante. Un compañero brasilero que hablaba español me ayudaba, pero cuando no estaba él me tocaba defenderme con un poco de búlgaro", relata el jugador que prefiere quedarse con los mejores momentos.

"Pero es algo muy bonito ver tu bandera en el exterior y saber que eres tú el que estás como representante de tu país. Ese era uno de mis sueños", añade, quien disputó 35 encuentros en Europa, asumiendo el rol de delantero o volante por ambas bandas, y celebró seis tantos, uno de ellos el que recuerda con más cariño.

"Jugábamos contra el Levski (Sofía) y hacía 33 años que no se le ganaba a ese equipo; ese día marqué mi primer gol en Bulgaria y ganamos 3 a 1, fue algo inolvidable, súper emocionante", recuerda el mismo que de no haber sido porque el fútbol tocó a su puerta, se hubiese dedicado de lleno a los estudios.

"Me gustaría estudiar algo… Administración, quizás"

"Siempre he pensando en estudiar algo, porque sé que es importante tener una carrera además del deporte. Yo estaba por graduarme de bachiller en el 2005, pero fue cuando me fui a Trujillanos y tuve que dejar de estudiar. De no haber sido así, me hubiese dedicado de lleno a los estudios", apunta y no descarta la posibilidad de volver a retomar los libros y cuadernos.

"Me llama la atención la Administración. Me gustaría trabajar en un banco", añade el jugador que vive con su esposa e hija –ambas dueñas de cada tanto que anota-, es fanático de las empanadas –su comida favorita-, pero a la hora de cocinar opta por: pollo a la plancha, arroz y ensalada.

"Es lo más sano y fácil de hacer", acota, entre risas, quien pese a sus aspiraciones con los estudios, recalca que no es su prioridad, pues en el fútbol aún tiene objetivos por cumplir.

"Quiero volver a vestir de vinotinto"image

Tras su experiencia con la Sub 17, volvió a vestir la casaca nacional cuando debutó con la Selección de mayores en un amistoso ante Costa Rica en el 2011. "Ese es uno de los mayores retos que he cumplido hasta ahora, pues desde niño uno sueña con eso. Ahora quiero volver a defender esa camiseta por muchos años más", apunta Palomino que al salir de la cancha disminuye las revoluciones, adquiere una postura más distendida, hace un lado el carácter fuerte que imprime ante los defensas rivales y pasa a ser un "echador de broma".

"Me gusta estar fastidiando con los compañeros. Creo que ser bromista es uno de mis defectos", bromea el mismo al que le irrita la irresponsabilidad y teme a que a su hija le pase algo malo.

¿Y cuál es tu mayor virtud?

Ser y hacer amigos.

¿Qué técnico ha influido más en tu carrera?

Lino Alonso. Siempre estaré agradecido con él, siempre estuvo pendiente de mí, me llevó a la Selección y a Trujillanos.

¿Por qué te dicen ‘La Pantera’?

Por mi velocidad a la hora de ir a presionar al defensa contrario, me lo puso Robinson Rentería, jugador colombiano.

¿Cómo describes el momento del gol?

Es algo que no tiene explicación. Una de las mejores emociones del fútbol.

¿Cuál ha sido, hasta ahora, tu peor partido?

Yo estaba en el Aragua FC y jugábamos ante el Real Esppor, me tocó cobrar un penal y lo fallé. Perdimos 1 a 0. Casualmente ese penal me lo tapó Toyo (en referencia a Javier, su compañero en Atlético Venezuela).

¿En qué crees?

En Dios.

¿Qué le pides?

Le pido salud y que cuide a mi familia.

¿Qué música escuchas?

Salsa y Hip-Hop.

¿Las bailas?

(Risas) No... yo bailo muy poquito.

Tu ciudad Favorita?

París.

¿Un ídolo?

Ronaldinho

¿Con qué palabra describes al fútbol?

Es mi pasión, pudo más que el básquet y el beisbol en mi vida.

¿Un sueño por cumplir?

Regresar al exterior. Quiero llegar a la Liga Española.

Han pasado 18 años desde su primer partido. Atrás quedó la inexperiencia de aquel juego en el que no vio ni tocó la pelota, tanto que ya suma más de 130 encuentros disputados y más de 20 goles en su carrera. Ya no usa el '10', sino '78', dorsal con el que ya consiguió su primer tanto con el Atlético Venezuela.

Sin embargo, de aquellos inicios mantiene algo intacto, el motivo que confiesa insuperable a la hora de encontrar la felicidad: "Entrar al campo y jugar un partido de fútbol. Nada como eso".


Sobre esta noticia

Autor:
Jesús Oliveros (3768 noticias)
Fuente:
desafiodeportivo.com.ve
Visitas:
752
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.