Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Lo que hay que hacer (informe especial)

12/10/2016 23:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En cuatro años de existencia Misión Verdad ha publicado no menos de 700 análisis, opiniones, reportajes y testimonios en pro de la defensa del chavismo y su dirección. Hoy, 11 de octubre, hemos decidido romper con nuestra línea editorial y publicar esta nota autocrítica pero sencilla de leer por su carácter didáctico y, más importante aún, por contener (según nuestra opinión) elementos históricos que serán de gran influencia para el chavismo de base, bruto, pues. Al leerlo, desde la primera línea, la fuerza del verbo impacta a cualquiera. En el contexto de las multijornadas que hoy en día transcurren a propósito del de/des/post-colonialismo este texto revolucionará de una vez y para siempre las apremiantes discusiones sobre cómo se deberán llevar las riendas del país. Lo asumimos autocríticamente: cuán equivocados estábamos antes de leer este preciado material.

Octubre 11 de 2016, 1:30 pm image Estamos, por sobre todas las cosas, ante una crisis de construcción de sentido. El fin de los ciclos emancipatorios encuentra al intelectual orgánico de lxs sujetxs subalternxs en profundo desgarro antidialéctico, producto metabólico de la burocratización simbólica y anti-rizomática de la razón de Estado como herramienta capaz de instaurar los relatos de la subordinación que la voz unívoca del poder no pudo detener en el primer momento del proceso de desgajamiento de los relatos únicos, de la trampa discursiva que se despliega en la trama de sentidos, ellos mismos productos de la cosificación del sujeto, de sus mecanismos de gestión y de su poderosa idea-potencia de la elaboración y la experiencia de un(os) discurso(s) pluralizables que en suma constituirían espacios de resistencia institucional.

Lo que se ve a simple vista: la contienda simbólica ha significado una fractura que ha llevado a la precarización consolidada y la deriva socioeconómica de lxs sujetxs portadorxs de los cambios de paradigma, sobre todo en su más simple razón epistémica.

La ontología del saber por donde se ha podido constituir el relato de nosotrxs lxs de abajx como poder y herramienta contrahegemónica, de codificación libre y de administración emancipada de la arbitrariedad del signo en su suma caótica e incesante de significantes otros, en sí mismo constituyen el mosaico libertario del episteme instersticial que constituye al gran relato del poder anti-poder de nuevo poder obediencial. Batalla profunda que se da en el reflejo trans-ideológico que va de la zona del no-ser a la zona del ser: el desencanto bachaquero, producto de la erosión estatal.

Un poder, obviamente, distribuido en toda su horizontalidad, en su disgregación de puntos concentrados de poder constituido (significado) sobre una suma de constituyentes/otros (significante) en su restructuración constelada y molecular, que se sintetiza, como todos sabemos, en los espacios-territorios de resistencia antipoder. Esos mismos que en su ejercicio fuerza son una antítesis positiva del Estado rentista-mágico-deforme-macrocefálico-laberintoesquizofrénico-multimecetario (pero en la versión Guattari, no la de Deleuze), provocando la reversión en la construcción de sentido. Aquello que Enrique Dussel (Tesis política n°12) traduce en la vulgata popular como "batir mal el carato complejo".

Post-colonizar las ideas, subvertir el Estado mágico

Es por eso que el burócrata invertido tiene tanto de Komsomol leninista, mientras que, por contraste materialista-post industrial, Miguel Pizarro es su correlato perfecto y por lo tanto la falta de transitividad lógica consolida, como lo dicen la voz(ces) del(os) pueblo(s) y puebla(s), en un proceso de restauración de los viejos significados que traban el libre tránsito y directo a la construcción directa de territorialidades empancipatorios donde el Estado de Derecho (allí donde se sintactiza la hybris, según Castro-Gómez) pase a ser significado equivalente a no-represión, como lo sostiene en su tejido de ideas García Canclini, y los peligros de llevar en dirección contraria el cuerpo real de sentido que produce la idea de autonomía popular, soberana, emancipada y con capacidad de pensar un mundo otro, posible siempre y cuando lo mimético logre vaciar de contenido la razón neocolonial-poscolonoscópica.

Así, desde que Maduro ejecuta performáticamente la traición del Legado, la migración de potencialidades éticas raigales, desde sus propias marginalidades, han preferido replegarse en los intersticios del Estado mágico, produciendo una ruptura semiótica que no ocurría cuando Chávez estaba vivo y yo no tenía problemas. Esa recurrente amenaza de que el gran relato de potencialidad territorial degenere peligrosamente en nacionalbeisbolismo.

Ahí, en su propio orror vacui, donde se construye diariamente, residuo a residuo, el nuevo weltanshauung por el cual migra el sujeto subalterno-emancipatorio-otredad-criminalizado-por-la-lógica-del-Estado justifica el reencuentro de polisentidos a través de la producción continua de malestar, inflexión a todas luces clásica de la mala gestión y el burocratismo post-estructural, que se traduce en el no-voto de contorno simbólico de la traición bifronte pueblo-gobierno.

Las ciencias sociales no fallan, y en conclusión, lxs sujetxs derivadxs de la crisis profunda y sin salida pierden el camino y entre Shakira y el paradigma leninista, siempre terminarán haciendo síntesis negativa, distópica, panóptica, proxémica y shakiroleninista, y por lo tanto, el fin de ciclo de los grandes relatos emancipatorios.

Conclusión aporética: lo que hay que hacerFrente a la suma multifacética de coyunturas en todo su ramillete vigoroso y rizomático, el sujeto con instinto de clase pero sin potencial emancipatorio (pero ahíto a ser re-educado por el saber sociológico), mientras permanezca bajo la razón estructural Estado-renta-Tves, confluye con las amenazas de una militarización diosdadizante del discurso, mientras se cristalizan en su eje sintáctico asaz visible, en contraste con los verdaderos relatos de emancipación verdadera emancipante y multiplicadora. Una nueva teleología del entendimiento del poder.

Por lo tanto, la extinción del Estado está garantizada y la emergencia fecundadora-germinal-preñante de las potencialidades constituyentes (significante), en todo su impacto semiológico, sí darán con la verdadera fórmula de la construcción del proceso liberador libertario des/de/post colonizador que tanto nos merecemos los científicos sociales y marico el que lo lea.

Edgardo Barreto En cuatro años de existencia Misión Verdad ha publicado no menos de 700 análisis, opiniones, reportajes y testimonios en pro de la defensa del chavismo y su dirección. Hoy, 11 de octubre, hemos decidido romper con nuestra línea editorial y publicar esta nota autocrítica pero sencilla de leer por su carácter didáctico y, más importante aún, por contener (según nuestra opinión) elementos históricos que serán de gran influencia para el chavismo de base, bruto, pues. Al leerlo, desde la primera línea, la fuerza del verbo impacta a cualquiera. En el contexto de las multijornadas que hoy en día transcurren a propósito del de/des/post-colonialismo este texto revolucionará de una vez y para siempre las apremiantes discusiones sobre cómo se deberán llevar las riendas del país. Lo asumimos autocríticamente: cuán equivocados estábamos antes de leer este preciado material.

Octubre 11 de 2016, 1:30 pm


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (18454 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
24
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.