Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

¿La bandera española en Gibraltar?

14/10/2016 05:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las autoridades de Gibraltar negociarán a partir de marzo 2017 el acuerdo de cosoberanía planteado por España tras la salida de Reino Unido de la UE. Hitler dormirá tranquilo en su tumba

Gibraltar era del Reino de Granada. Y Granada hasta 1492, no era España. Fue tomada en 1462, en ese lento pero seguro camino de desintegración del mítico pueblo nazarí que se precipitó él sólo a su desaparición. Aunque creyésemos que España fue dueña del Peñón desde 1462, las cuentas son fáciles: Gibraltar ha estado 242 años en manos españolas... o lo que es lo mismo, lleva más tiempo siendo inglés que  español.

Es cierto que aquel 4 de agosto de 1704, Gibraltar no fue tomada por los ingleses, sino que se rindió a las tropas del pretendiente al trono español de la rama de los Habsburgo. Y también es cierto que en el Tratado de Utrech de 1713, los españoles dieron la soberanía a los ingleses, aunque las Naciones Unidas incluyera esta lengua de tierra en la “lista de territorios sometidos a descolonización”, y que repitiera el 20 de diciembre de 1966 y el 19 de diciembre de 1967 que la Potencia administradora (Inglaterra) tenía que desocupar el territorio y reintegrarlo a España.

Pero más allá de cuestiones legales que desde luego, y  no se puede cuestionar, lo cierto es que Gibraltar ha sido eminentemente musulmana, ha estado menos de un siglo en manos castellanas, dos siglos como parte de España y mayoritariamente, ha sido del Reino Unido. Y la historia a veces es más demoledora que cualquiera de las legislaciones. Además, casi el 99 % de sus habitantes se siente inglés, que es suficiente como para entender que ese pedazo de la costa peninsular se obceca en no tener nada que ver con España.

Ahora bien... ¿quieren realmente que ondee la bandera rojigualda en el Peñón? Y entonces, ¿por qué en ese ejercicio de deseo no se mejoran las relaciones vecinales, se restrinja el paso de la frontera y se recrudecen los intercambios laborales y comerciales? España tiene que entender que por mucho que le duela, hay normas internacionales que no se pueden saltar a la torera. 

Y todo ello en base a la historia, que ha marcado con los colores británicos sus piedras. En base a que en un Tratado, el fustigado y vencido Imperio Español decidió que era mejor perder Gibraltar que no desangrarse territorialmente hablando, por lo que los antepasados hispanos ya cejaron en cualquier empeño y concedieron carta inglesa al Peñón. Y al fin, porque el que algo quiere, algo le cuesta. Y aprovechándose de su condición de paraíso fiscal (presunto), de sus exenciones de impuestos y de su economía movida y bien llevada, cientos de españoles viven de Gibraltar y con este hecho reconocen su soberanía, pero son capaces luego de reclamarla para España.

Mientras, siempre les quedará el orgullo de decir, medio en broma pero en serio: ¡Gibraltar español!

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García Margallo, se ha mostrado convencido hace un tiempo de que las autoridades de Gibraltar comenzarán a partir de marzo 2017 a negociar el acuerdo de cosoberanía planteado por España tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

El jefe de la diplomacia española ha respondido a la rotunda negativa a negociar expresada por el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, durante la Cuarta Comisión de la Asamblea General de Naciones Unidas dedicada a temas de descolonización y en la que aseguró que España nunca pondría la mano en el Peñón. “¡De ninguna manera! -dijo el gibraltareño a García-Margallo- Jamás pondrá la mano en el Peñón”. “La mano no, pondré la bandera y mucho antes de lo que Picardo cree”, ha defendido García Margallo en declaraciones a los medios.

El titular de Exteriores ha vaticinado que esa “bandera” podrá colocarse en un plazo de cuatro años y ha enfatizado que a partir de marzo de 2017, cuando se notifique oficialmente la salida de Reino Unido de la UE y se abra el plazo de dos años para negociar las condiciones, todo “se precipitará y entenderán que cuanto antes se solucione, mejor”. “Empezarán a ver que tenemos que buscar una fórmula”, ha añadido.

“La solución actual desaparece y hay que buscar una nueva”, ha recalcado el jefe de la diplomacia española, quien ha subrayado que en el momento en que Reino Unido deje de ser miembro de la Unión Europea, “Gibraltar sale” de ella, a pesar de que los llanitos hayan rechazado esta opción en referéndum. “Verán que hay una salida -han estudiado hasta la solución de Groenlandia, según Margallo- y empezarán a ver una fórmula”, ha insistido.

Beneficios de la cosoberanía

Por ello, cuando la salida del Reino Unido se haga efectiva, el conocido como ‘Brexit’, se verán ante la tesitura de elegir entre dos opciones: “británicos fuera de la Unión Europea o hispanobritánicos dentro de la UE”. En esta disyuntiva, se ha mostrado convencido de que Gibraltar tendrá que aceptar la negociación propuesta por España para lograr la cosoberanía del Peñón, que permitiría que los Tratados de la UE siguieran aplicándose en el territorio, puesto que España seguirá siendo miembro de la UE.

La oferta de España permitiría a Gibraltar no solo seguir beneficiándose como hasta ahora de su acceso al mercado interior europeo, sino que plantea el desmantelamiento de la Verja que lo separa de La Línea de la Concepción y la potenciación de su puerto y aeropuerto. Asimismo, los gibraltareños podrían mantener la nacionalidad británica y acceder a la vez a la española, si así lo quisieran.

También conservarían sus instituciones de autogobierno en un marco de amplia autonomía, mientras que España y Reino Unido asumirían conjuntamente las competencias en materia de defensa, relaciones exteriores, control de las fronteras exteriores, inmigración y asilo. “Las oportunidades que se abren” para Gibraltar con estas condiciones “son inmensas”, ha hecho hincapié el ministro, que también ha puesto en valor los beneficios que tendrían para los trabajadores españoles y para la zona del Campo de Gibraltar. En cualquier caso, ha subrayado que todos estos planteamientos son “perfectamente negociables”.

García-Margallo, que ha indicado que serán los gibraltareños los que tendrán que convencerse de estos beneficios, ha reiterado que es un “escenario” que favorece a Gibraltar y ha señalado que España ha empezado a explicar ya esta propuesta a nivel internacional. Algo que prevé hacer con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y lo ha probado con una visita al Campo de Gibraltar. “Era un no tema y está empezando a ser un tema”, ha enfatizado.

Adelantándose a la cosoberanía Hispano-Británica, el alcalde de Callosa de Segura, Javier Pérez (Partido Popular), conocido ultraderechista de la región, se atrevió a colgar un fotomontaje en su página oficial en Facebook donde se reproducía una añorada reconquista española del Peñón de Gibraltar por la Legión, una flamante bandera española coronando la polémica roca (donde desde hace exactamente 300 años ondea el símbolo de la "Union Jack"), una de las vallas de los toros de Osborne "indultados" por el Congreso de los Diputados en 1997 y una escuadrilla de cazas protegiendo el ya recuperado cielo patrio y dejando tras de sí una estela de humo con los colores nacionales. Y un regimiento de la Legión española desfilando al pie del Peñón, con sus ametralladoras.

Dos diarios ingleses importantes, "The Telegraph" y "The Guardian", publicaban en portada la imagen criticando que por primera vez un político español se preste a participar desde su foro oficial en lo que en mayor o menor medida corre por las redes desde que estalló el conflicto internacional entre ambos países: las burlas, críticas y opiniones de todo tipo hacia esta situación desde uno y otro lado de la valla.

Al mediodía había 400 comentarios ya sobre esta información en "The Telegraph", poniendo al regidor "a caldo" y otros 300 en "The Guardian", mientras seguían subiendo sin parar. El regidor no quiso echar ayer más fuego, la página había desaparecido y con ella hasta la cuenta del regidor.

El diario inglés "The Telegraph" no se andaba corto en sus críticas al regidor: "Francisco Pérez Trigueros tildandole de loco por usar una imagen de archivo con legionarios del Ejército español sobre la pista de Gibraltar, bajo aviones de combate que dibujan una bandera española (...). "Son tontos como éste los que alimentan la violencia y el odio". Al mismo tiempo, colocaban al municipio de Callosa de Segura a "375 kilómetros" del Peñón de Gibraltar.

Mientras, en la página web del también rotativo británico "The Guardian" calificaban de "provocación" la tontería del ultra Javier Pérez Trigueros por utilizar su página de Facebook para distribuir una imagen collage que roza el ridículo. Una enorme silueta recortada de un toro, ¿el de la Vega? un símbolo nacional español, aparece amenazante ante el enclave de 30.000 residentes".

En la información se añade además que "la imagen al completo provocó burlas en un sitio web Gibraltar, donde  uno de sus miembros, Joe Jackson, escribió: "Esta imagen me recuerda a los argentinos que por dar un paseo a través de Port Stanley, Malvinas creó un conflicto muy corto y sangriento con Argentina… por un paseo".

Un dirigente de la ultraderechista Vox fue detenido en Gibraltar después de que varios miembros de ese grupo neo desplegara sobre un cultivo una bandera española de 18 metros de largo por 11 de alto a distancia de la cumbre del Peñón. El detenido es presidente de Vox- Madrid, fue en seguida puesto en libertad, sin cargos por la policía gibraltareña tras el incidente. Los miembros del grupo al desplegar la bandera hacia el mediodía profirieron gritos rituales de "¡Gibraltar español!".  "Con este acto, Vox ha querido reivindicar que jamás cejará hasta recuperar la plena soberanía española del Peñón, usurpación que conlleva la existencia de un paraíso fiscal inaceptable, de un perjuicio a nuestros pescadores, la depresión económica del campo de Gibraltar y la conversión de los trabajadores de la zona en rehenes del pirata Picardo", ha señalado el líder del partido, Santiago Abascal. VOX considera intolerable la detención de Mínguez porque "desplegar la bandera de España no es delito ni en suelo español, como es Gibraltar, ni en suelo europeo", por lo que pidió su inmediata liberación, que fue satisfecha. Abascal ha colgado en sus redes sociales un vídeo que muestra el despliegue de la bandera, aunque en su tuit afirma que la enseña mide "200 metros".

Cuando Franco quiso tomar Gibraltar con la ayuda de Hitler

La Operación Félix fue el nombre dado para un plan hispano-alemán propuesto para tomar Gibraltar durante la Segunda Guerra Mundial. Fue programado para el 10 de enero de 1941 pero nunca fue ejecutado. Los detalles del plan fueron discutidos en el encuentro que tuvo lugar en Hendaya, el 23 de octubre de 1940, entre Franco y Hitler.

El Caudillo, en esta entrevista, hizo cuanto pudo para mantener ante Hitler el difícil equilibrio de su debilidad (consecuencia de la guerra civil) frente a las presiones del Führer, pasando revista al estado de "nuestra industria, nuestros transportes, nuestra situación agrícola, nuestro sistema de racionamiento y nuestras dificultades con el comercio y los transportes internacionales". Dando cifras exageradas de sus deficiencias, demostró que para poner a España en situación de combatir era necesario dotarla de todo, y hacer a España desde Alemania una transferencia de amplios recursos que de ningún modo podía esperarse como no fuese a corto plazo. Franco siempre fue el pedigüeño de Hitler.

Franco también expuso a Hitler el tema de "las reivindicaciones españolas en Marruecos y Argelia " pero Hitler puso muchas objeciones, no comprometiéndose a nada que le disgustara con el mariscal Petain, la Francia de Vichy, y dejó el asunto abierto para “después de la victoria”, pues tenía concertada para el día siguiente una entrevista con el Pétain en Montoire.

Parece ficción pero es una realidad, la discusión sobre el peñón cuando hay problemas como el de los inmigrantes que parecen no interesar a nadie

No es difícil imaginar los comentarios de Hitler en la tarde del 24 de octubre de 1940 y en otra estación, la de Montoire, cuando Ribbentrop, antes de la entrevista con el mariscal Pétain, le informó sobre el final de las conversaciones en la frontera.

Montoire fue, en frase del Dr. Paul Schmidt, intérprete germano, otro “monólogo en un tren” y el Führer tampoco logró resultados concretos, pero sonó por primera vez la palabra que los años y los hechos harían fatídica: “El principio de la colaboración de los países del Eje.”

El día 28, con un preaviso a Hitler, de sólo tres días Mussolini ordenó a su ejército de Albania que atacara a Grecia. Es un disparate estratégico que a la larga favoreció a Franco, ya que forzó la intervención alemana en los Balcanes; pero de momento Hitler apremió con mayor energía a Franco para el cierre del Mediterráneo. ”.

Noviembre y diciembre de 1940

El Estado Mayor alemán, reunido con Hitler, decidió respaldar a Italia tras su mal paso contra Grecia, pero sobre todo acelerar la Operación Félix contra Gibraltar. Cincuenta expertos alemanes estudiaron en Madrid los detalles de la operación y de la posible invasión alemana a Portugal a través de España. Franco intentaba mientras mantener en forma a su ejército con intensas maniobras militares en las vaguadas de Colmenar Viejo.

Los aviones torpederos de la escuadra británica de Alejandría, “Swordfish” y “Fulmar” que despegaban del portaaviones “HMS Illustrious” hundieron o dejaron averiados tres acorazados italianos: “Vittorio”, “Cavour” y “Duilio” de la base naval italiana de Tarento, ubicada en la zona costera de Abulia en el istmo de la Península Salentina, el 11 de noviembre de 1940. Esa fecha es la que llevaba la versión formal del protocolo de Hendaya, firmada por Serrano Suñer, en la que España esperaba la decisión sobre la entrada en la guerra y la fecha de esa entrada.

Instrucción Nº. 18 de Hitler

El 12 de noviembre de 1940, Hitler firmó la Instrucción nº 18 para la ejecución de la Operación Félix, sobre la toma de Gibraltar.

Las medidas tomadas por los Altos Mandos hispano-alemán para la preparación de la conducción de la guerra en el futuro inmediato, deben realizarse de acuerdo con los siguientes principios básicos:

Se han iniciado las medidas políticas para convencer a España a ingresar prontamente en la guerra. El objetivo de la intervención alemana en la Península Ibérica (Operación Félix) será el sacar a los ingleses del Mediterráneo Occidental. Para este objetivo:

a) Gibraltar debe ser tomado y el Estrecho de Gibraltar cerrado.

B) Se debe evitar que los ingleses pongan el pie en cualquier punto de la Península Ibérica o de las islas atlánticas. Para la preparación y ejecución de la operación Felix se pretende lo siguiente:

Sección I:

a) Grupos de reconocimiento (oficiales españoles en ropas de civil) se infltrarán en el Peñón para completar el requisito de preparación de la ejecución de la operación contra Gibraltar y para la captura de los campos aéreos. En lo concerniente al camuflaje y la cooperación hispano-alemana estarán regidos por las medidas de seguridad del Departamento de Inteligencia Exterior.

B) Unidades especiales del Departamento de Inteligencia Exterior alemana en cooperación encubierta con los españoles, tomarán medidas para la protección del área de Gibraltar contra los intentos ingleses para extender el área de vigilancia o descubrir prematuramente y entorpecer los preparativos.

C) Las unidades designadas para las acciones se alistarán lejos de la frontera franco-española y sin darle a las tropas explicaciones prematuras sobre la operación. La alerta preliminar para el comienzo de las operaciones serán emitidas 3 semanas antes que las tropas crucen la frontera franco-española.

En vista de la limitada capacidad de los ferrocarriles españoles, el Ejército designará mayormente unidades motorizadas para la operación de manera que los ferrocarriles sólo sean usados para suministros.

Sección II:

a) Dirigidos por observaciones en las cercanías de Algeciras, unidades de la Luftwaffe conducirán ataques aéreos desde suelo francés contra las unidades de la flota inglesa fondeadas en la Bahía de Gibraltar y después del ataque aterrizarán en aeropuertos españoles.

B) Poco después las unidades asignadas para actuar desde España cruzarán la frontera franco-española por tierra o por aire.

Sección III:

a) El ataque para la captura de Gibraltar será ejecutado por tropas alemanas en vista de las dificultades del Generalísimo.

B) Las tropas alemanas marcharán hacia Portugal en caso de que los ingleses traten de poner el pie en ese país. Las tropas designadas marcharán hacia España inmediatamente detrás de las fuerzas asignadas para Gibraltar.

Sección IV:

Si fuera necesario, se tendrá el apoyo de los españoles de Marruecos Español para cerrar el estrecho después de la captura de Gibraltar. En relación con el poderío de las unidades comprometidas en la Operación Félix se aplicará lo siguiente:

Las unidades seleccionadas para tomar Gibraltar deben ser lo suficientemente fuertes para tomar el Peñón con o sin la ayuda española. Conjuntamente, un grupo menor debe estar disponible para apoyar a los españoles en el supuesto caso de que los ingleses intenten desembarcar en otro lugar de la costa española.

Luftwaffe:

Para el ataque aéreo contra el puerto de Gibraltar se asignarán fuerzas aéreas suficientes para garantizar un éxito rotundo.

Para las subsiguientes operaciones contra objetivos navales y para el apoyo a las unidades terrestres se transferirán a España unidades alemanas de bombardeo en picado.

Se asignarán suficientes unidades de Artillería Antiaérea para las fuerzas terrestres incluso para ser utilizadas contra blancos terrestres.

Kriegsmarine:

Se proveerán U-boots (submarinos) para combatir a la escuadra inglesa de Gibraltar, en especial para aniquilar a los que evacuan de la isla que se espera ocurrirá después del ataque aéreo.

Para apoyar a los españoles en el cierre del Estrecho de Gibraltar, se preparará la transferencia de baterías costeras con la cooperación con la Kriegsmarine.

No se prevé la cooperación de Italia.

El Comandante en Jefe de la Kriegsmarine y el Comandante en jefe de la Luftwaffe estudiarán como puede apoyarse las defensas españolas de las Canarias y cómo ocupar las islas de Cabo Verde. Se examinará la cuestión de la ocupación de Madeira y de las Azores así como las ventajas y desventajas que tendrían para la conducción de la guerra naval y aérea.

Se me harán llegar esos exámenes a la mayor brevedad posible.

Pero Gibraltar no era el único objetivo de Franco. Había que expulsar a la flota inglesa del Mediterráneo occidental. El primer paso era la toma de Gibraltar; el segundo, invadir Portugal a través de España, si Inglaterra violaba la neutralidad portuguesa; tercero, trasladar al norte de África dos divisiones (una de ellas acorazada) para asegurar esa zona. El mando nominal de la operación se reconocerá al jefe del Estado español. Si los españoles aceptan, podrán participar en el asalto a la Roca, pero su misión será asegurar el Campo de Gibraltar hasta la llegada de las tropas alemanas. La fecha para la entrada terrestre y aérea en España se fija en el 10 de enero de 1941.

Firmado: Adolf Hitler

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1617 noticias)
Visitas:
7820
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.