Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Gestión de Ameliach promoverá obra de García Márquez en escuelas estadales

24/04/2014 13:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Publicado el Viernes, 18 Abril 2014 0 in Share imageEste viernes, ante la irreparable pérdida humana del escritor Gabriel García Márquez, premio nobel de literatura, el gobierno bolivariano de Carabobo, liderado por Francisco Ameliach, anunció que recopilará parte de la obra del insigne maestro para entregarla y promoverla en las escuelas estadales.La información fue aportada por Emir Giménez, secretaria de Cultura del ejecutivo regional, quien explicó que, "la Gobernación Bolivariana de Carabobo, a través de la Secretaría de Cultura y en homenaje póstumo a este gigante de la literatura, recopilará un conjunto de textos de la obra de Gabriel García Márquez, para ser entregados en las escuelas carabobeñas".En el mismo orden de ideas, destacó que, el objetivo de la decisión tomada por el gobernador bolivariano Francisco Ameliach, es "poder consolidar en nuestros niños y niñas la lectura de la obra de un latinoamericano universal, cuyo legado nos hace sentir orgullosos de nuestra capacidad para crear y ser protagonistas de nuestro propio destino".La titular de Cultura de la gobernación de Carabobo, aseguró que, "hoy más que nunca debemos promover la lectura, pero no cualquier lectura, debemos hacer que nuestros niños y niñas conozcan 'la soledad solidaria del Gabo', conozcan y aprendan de los mejores".Asimismo Emir Giménez, preparó un material redactado con el sentimiento que se genera al conocer del fallecimiento del escritor que marcó la vida de muchos venezolanos, el cual les presentamos a continuación:LA SOLEDAD SOLIDARIA DEL GABOLa noticia del fallecimiento en México del premio nobel de literatura Gabriel García Márquez enluta a todos los pueblos latinoamericanos. La partida terrenal del Gabo, a sus 87 años de edad, marca una impronta de múltiples lecturas en torno a una figura indiscutible de las letras que naciera en Aracataca, en la región del Magdalena de Colombia.Conmovida por el deceso del Gabo, escribo en la madrugada de la noticia un brevísimo atisbo sobre su obra literaria, mezcla magnífica de escritor y periodista, faenas que prevalecieron siempre en su vida y que, al hacerlas, las disfrutaba. La trayectoria literaria de Gabo nos plantea a Macondo como el inicio de todo.El pueblo imaginario fundado por José Arcadio Buendía supuso el comienzo del afán literario de su autor y el libro de cabecera de varias generaciones. Gabriel García Márquez (1927-2014) quiso "reunir" todas las experiencias de su infancia y fabuló una novela para la Historia. Macondo-Aracataca es el inicio pero también es el final.El epitafio con más significado sobre este genio de las letras latinoamericanas. Cien años de soledad es, sencillamente, una alegoría de la Humanidad; una constancia poética del mundo de la infancia de un niño campesino de cualquier lugar latinoamericano, que casi siempre transcurre en una casa grande, usualmente triste, con personajes reales como "una hermana que comía tierra y una abuela que adivinaba el porvenir, y numerosos parientes de nombres iguales que nunca hicieron mucha distinción entre la felicidad y la demencia".El denominado "realismo-mágico" como aporte literario a las letras del mundo, surgía de las "reuniones de imágenes" del Gabo. Hijo de Gabriel Eligio y Luisa, desde muy niño se queda al cuidado de sus abuelos, cuando sus padres marchan a Barranquilla para abrir una farmacia. El niño, 'Gabito', se mira en su abuelo, el coronel Márquez, la primera persona que le marca y el mismo que inspira al hombre que, en el libro, lleva a su hijo a ver hielo como si fuera una atracción de feria.El coronel le entretiene con relatos, le habla de la guerra, de la silenciada matanza de la bananera de 1928, en definitiva, le revela cómo es el mundo. Y, junto a su abuela Santiaga, le descubre la manera de narrar al modo de los Buendía. En la entrega del premio nobel de literatura el Gabo reconocería que siempre "contaba las historias como mi abuela me contaba las suyas, partiendo de aquella tarde en que el niño es llevado por su abuelo para conocer el hielo".A la muerte del coronel y la ceguera de la abuela llega a la Universidad en Bogotá (1947), donde estudia Derecho por deseo paterno. Pero el sueño de su padre, como tantas veces, no coincidía con el propio. Él quería ser escritor y empezó por ser periodista. Todavía asistía a las clases cuando comienza a trabajar en El Universal como reportero y en ese periódico publica su primer cuento, La tercera resignación (1954).Continúa en Barranquilla en El Heraldo y publica su primera novela, La Hojarasca (1955), con buenas críticas pero pocos ingresos. En Barranquilla contrae matrimonio (1958) con Mercedes, su amor y otro de sus referentes vitales fundamentales."Sin Mercedes sencillamente todo esto no hubiera sido; pues ella era la que lograba que el carnicero le fiara la carne para que yo escribiera", confesaría en la entrega del Nobel, el Gabo. 1959 también es el año de la Revolución Cubana y viaja a La Habana invitado por Fidel Castro Ruz, y funda la agencia de noticias Prensa Latina. Gabo testimoniaría siempre su culto a la amistad cuando expresaba "mis amigos si están seguros de que soy su mejor amigo".Su siguiente destino es México y allí publica El coronel no tiene quien le escriba (1961). En el D.F. se relaciona con escritores como Juan Rulfo y Carlos Fuentes. Además, escribe sus primeros guiones para cine, entre ellos El gallo de oro, basado en un cuento de Rulfo. Es en México, país donde vivió más de tres décadas, donde le volvió a rondar la idea que ya había intentado muy joven pero que entonces no fue capaz de afrontar. Renunció al Caribe mexicano y comenzó a escribir el relato de los suyos. Se terminó llamando Cien años de soledad (1968), aunque en su manuscrito inicial pensó denominarla "La Casa de la Soledad". Se gestaba así una obra cumbre de la literatura occidental, una de las más leídas en todo el orbe, traducida en la actualidad a cuarenta idiomas.El otoño del patriarca y Crónica de una muerte anunciada los escribe en España, publicándolos en 1980, y desde ese tiempo escribe una columna semanal en El Espectador. En 1982 le conceden el Nobel y dedica sus palabras de recepción del premio a la América Latina con frases como "porque el desafío mayor para nosotros ha sido la insuficiencia de los recursos convencionales para hacer creíble nuestra vida. Tal vez la Europa venerable sería más comprensiva si tratara de vernos en su propio pasado. América Latina no tiene por qué ser un alfil sin albedrío".Regresa a Colombia por temporadas y publica El amor en los tiempos del cólera (1985), la historia de amor de sus padres. Su producción literaria se ralentiza pero su perfil ideológico se afianza. Interviene en las negociaciones de su Gobierno con las FARC. Hasta que, en la Feria del Libro de Bogotá de 1996, presenta Noticia de un secuestro. En 2002 publican sus memorias, Vivir para contarla, y en 2006 publica su última novela conocida a la que llamó Memoria de mis putas tristes y un conjunto de cuentos titulado Doce cuentos peregrinos.Gabo, que construyó tantos personajes inesperados y singulares, desde el año 2010 comienza a luchar con un personaje inesperado de esta época, el cáncer, un compañero que, como la pérdida de la memoria, se resistió a marcharse. Plinio Apuleyo Mendoza, uno de sus mejores amigos y quien le publicara buena parte de su obra literaria le pregunta en su última entrevista para la prensa (El Universal, de México) ¿De dónde proviene la soledad de los Buendía?, y el Gabo respondía: "Para mí, de su falta de amor. La soledad, para mí, es lo contrario de la solidaridad. Era la palabra del gran Gabo, la palabra de un solitario impenitente cuyo legado literario hoy más que nunca nos une como pueblo y nos hace resurgir como la esperanza de un mundo menos solitario y más solidario. Emir Giménez Angarita

Secretaria de Cultura / Gobernación Bolivariana de Carabobo

Valencia, 17 de abril de 2014


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (20344 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
1043
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.