Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Géneros dispersos Por: C Luisa Ugueto

28/10/2010 21:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una comedia que da ganas de llorar y una inclasificada. Hablemos de la película de Tarantino de hace un año y una de Adan Sandler del 2009, ambas para disfrutar ¿disfrutar? en dvd. Enjoy!

foto-1

Funny people (2009)

Adan Sandler hace comedia, se supone que debemos reírnos de algunas de sus películas, nunca me he reído mucho con ninguna. Con el ocurre lo mismo que con Jim Carrey, o lo amas o lo odias, no lo amo, no me enloquece, no me parece un genio, pero lo respeto, hace lo suyo y lo hace bien.

Sus películas juegan a la obviedad, al facilismo, pero siempre, al final logran sorprenderte, darle la vuelta a esa historia que creías resuelta desde el principio, y es raro que casi todas sean así, se ve que las escoge, lo cual le da otros méritos.

Funny People, tiene un tono reflexivo: sobre la vida, sobre el oficio de comediante, un tono demasiado serio como para que de risa. Aunque nos reímos ocasionalmente, pero más que por las escenas de humor, por el patetismo de la realidad de los personajes, en especial del que representa Sandler.

George Simmons es un comediante que ha vivido su vida siendo un canalla, hasta que le advierten que una enfermedad está a punto de terminar con su existencia licenciosa. Como es de suponer, Simmons intenta hacer lo posible por rectificar su camino, hasta que descubre que no va a morirse de ningún modo...

Funny People puede volverse tediosa hacia el final, pero el trasfondo no es humorístico, comienzas a tomarte en serio lo que ves y arrugando el ceño le llevas la contraria a Simmons, para finalmente darte cuenta que en la vida, algunas cosas que dan risa no son tan graciosas.

Calificación: 8/10

foto-2

Inglourious Basterds (2009)

Nunca he entendido a Quentin Tarantino, quizás porque no lo he visto jamás en entrevistas, pero no creo que ese sea el motivo: la obra habla por el artista. Sin embargo, nunca he sabido exactamente qué quiere decir, cuando dice lo que dice, que quiere mostrar cuando muestra lo que muestra. Alguien no necesariamente amante de su cine me dijo que, simplemente quiere entretener y que le obsesionan ciertos temas o ciertos motivos: películas de otras épocas, las cuales se empeña en recrear y traer de vuelta, imágenes, personajes que se desenvuelven de un modo particular... Como sea Quentin y yo desde la primera vez que nos vimos (Desperado, 1995 de Robert Rodríguez, tiene una participación especial como actor) no hemos aprendido a comunicarnos muy bien.

Kill Bill o Pulp Fiction son grandes signos de interrogación para mí, lo cual no quiere decir que no respete y hasta admire a un director que tiene "un modo" y una "forma" especifica. Un mundo que rápidamente podemos reconocer como suyo, unos personajes que defienden planteamientos muy llenos de su espíritu (cualquiera que este sea). Si pensamos un poco, quizás radique allí el verdadero valor del arte: en una autonomía para contar (que no necesariamente este ligada a la originalidad), unas ganas propias, un entusiasmo que se traduce en un lenguaje cinematográfico necesariamente verdadero por sincero, porque lleva una firma personal.

Inglourious Basterds (2009), cuenta con el atractivo de Brad Pitt en su elenco, a quien no queremos ver aquí necesariamente por bello (no sale atractivo), su caracterización (como en otros films: Burn After Reading, Snatch, Fight Club) tiene todos los meritos imaginables porque nada tiene que ver con la imagen que como actor posee.

Inglourious Basterds está dividida en capítulos y suele ser mientras avanza un poco más y más absurda, un poco más y más violenta, caricaturesca, con una violencia "artificial" que imagino, posee un sentido o un significado que hasta ahora desconozco.

El film te regala la experiencia de una película muy en la línea de lo que acostumbra hacer este director, incomprensible para algunos, obra maestra para otros, según algunas críticas especializadas.

Tal parece que Quentin y yo jamás nos comprenderemos, pero, quizás, porque aún sin entender te queda la sensación de estar presenciando algo que puedes llamar artístico, cuando termina el film no puedes hacer otra cosa que sonreír.

¿Vale la pena? Si te gusta el cine y mucho más si te gusta Tarantino.

Calificación: 10/10

C Luisa Ugueto

Colaborador de Correo Cultural

http://elproyectordedonnie.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14152 noticias)
Fuente:
conartedevenezuela.com.ve
Visitas:
422
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.