Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

La Forma Más Rápida Que Conozco De Bailar Al Ritmo De La Felicidad

15
- +
22/06/2020 04:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

�Te ha sucedido que sientes como que estás desperdiciando tu vida? ¿O que hay momentos en los que pierdes la alegría de vivir? Esto indica que tu mente ha dejado de danzar al ritmo de la Vida. ¿Qué tienes que hacer? Te lo explico en este artículo

Como todo en esta vida, la felicidad tiene un ritmo, una cadencia.

¿Te ha sucedido que sientes como que estás desperdiciando tu vida?

¿O que no sabes cómo lidiar con tus emociones?

¿O que hay momentos en los que pierdes la alegría de vivir?

No te preocupes que no necesitas de un psicólogo.

Esto solo indica que tu mente se ha ido por la puerta de atrás y ha dejado de danzar al ritmo de la Vida.

¿Qué tienes que hacer?

Te lo explico en este artículo.

Debes saber que el compás de toda infelicidad está marcado por la filosofía del postergar:

“Seré feliz: cuando me case, cuando construya, cuando tenga hijos, cuando termine la carrera, el doctorado, cuando se me quite esta enfermedad, cuando tenga dinero…”

Si tu vida está marcada por este compás tienes que saber que la felicidad pospuesta nunca llega.

¿Por qué?

 

Porque la felicidad está aquí y ahora.

Ella no requiere de ninguna condición.

La felicidad es natural y no necesita ni de razones, ni de explicaciones.

Cuando necesites explicar el por qué eres feliz, en realidad no lo eres.

Sin embargo, para la infelicidad sí hacen faltan mil y una razones:

“Soy infeliz: porque no me quieren, porque cuando pequeño me abandonaron, porque no me comprenden, etc.”

¿Sabes lo que no te puede enseñar ningún sistema educativo?

A ser feliz.

Y no te lo pueden enseñar por el simple hecho de que no se puede aprender.

El ser feliz no corresponde a la esfera de la instrucción, ni de la razón, ni al de las habilidades y capacidades que es lo que realmente se puede enseñar.

Ese es el misterio que está encerrado en las entrañas del sencillo y sublime acto de existir. Y una vez que redescubras ese misterio, pues ¡Ya está!

La felicidad es un estado:

  • de plenitud,
  • de sentirte colmadamente satisfecho y completo en este mismo instante,
  • de ser total en lo que estás haciendo,
  • de sentirte vivo.

Y esto solo se logra cuando estás integrado al presente, porque eso que llamamos “el presente”, es lo único que en realidad puede acercarse a lo que significa ¡VIVIR!

Pero nuestra mente con tremenda facilidad siempre se encuentra en el pasado o en el futuro. Y eso te desgarra, no te permite ser completo y total, no te permite ser feliz.

Te recomiendo que a partir de ahora no te dediques más a la infelicidad.

El 90% de las cosas que hacemos están dedicadas a la infelicidad, no a disfrutar el momento presente.

Pregúntate: Si supieras con seguridad absoluta que te quedan 3 horas de vida: ¿a qué las dedicarías?, ¿a qué le darías realmente importancia?

Recuerda que no tienes la seguridad de cuántas horas te quedan.

Entonces:

  • Vive plenamente,
  • Vive totalmente,
  • Vive fluyendo con lo que te presenta la vida,
  • Vive en el presente.

Ese es el verdadero ritmo de la felicidad.

Te voy proponer que hagas el siguiente ejercicio.

¿Para qué te sirve?

El 90% de las cosas que hacemos están dedicadas a la infelicidad

Para estar en el presente, para que cuando tu mente quiera salir por la puerta de atrás e irse a viajar al pasado o al futuro; tú la ubiques y le digas:

“¿Adónde vas? ¡Te ordeno que te quedes aquí, conmigo, sintiendo a la vida!”

¿Te suena un poco loco?

¡Desde luego!

Así que no te pido que comprendas al ejercicio, sino que lo practiques.

¡Ah, y por favor!: Que me dejes saber tus experiencias al respecto; ¿está bien?

Y AHORA EL EJERCICIO:

Cuando estés haciendo cualquier actividad; por ejemplo, cocinando, trata de escuchar todos los sonidos que haces:

  • Cuando cortas una naranja,
  • Cuando pones el cuchillo en la meseta de la cocina,
  • El ruido del agua que sale por el grifo, el del recipiente metálico que golpea contra la mesa, el de los pies que se mueven, el de la puerta del refrigerador al abrirse, etc.

Pero, por favor, no los clasifiques, adopta la actitud de permitir que todos esos sonidos penetren sin ofrecerle resistencia alguna.

Es como si quisieras oírlos todos a la vez, desde el más cercano hasta el más lejano, sin hacer distinción de ninguno en particular.

A la vez mantén la mente concentrada en la tarea que realizas.

Verás que, si haces eso, no podrás pensar.

Si tu mente no está plenamente en lo que estás haciendo y se encuentra en otro lugar, por favor, vuélvela a traer de vuelta y hazte plenamente consciente de lo que escuchas y de lo que haces.

RECUERDA ESTO QUE ES IMPORTANTE:

Cuando estás pensando eso quiere decir que has abierto el trasfondo y te has ido con la mente a buscar a los tiempos psicológicos.

Es ese momento, si te das cuenta que estás pensando, lo indicado no es que trates de violentar a tu mente tratando de no pensar, solo tienes que realizar el ejercicio que te he indicado anteriormente.

De esta manera traes tu mente a lo que estás haciendo y no permites que se distraiga.

Ten por seguro que si practicas (el ejercicio) con sistematicidad y tesón van a ocurrir tres cosas maravillosas:

  • Vas a estar en el presente
  • Vas a disfrutar más lo que haces
  • Vas a sentirte más vivo.

¡Y ese es el ritmo de la felicidad!

Está de más decirte que hay una gran verdad escondida detrás de todo esto y no porque la hayas oído muchas veces eso quiere decir que la hayas interiorizado.

¿Qué verdad?

Que el pasado es historia, el futuro es una incógnita; pero el presente es el maravilloso regalo que la vida te da. Disfrútalo plenamente, ¿para cuándo lo vas a dejar?

Suficiente por esta vez.

Termino con esta bella reflexión que se le atribuye al gran novelista francés Gustav Flaubert, no sin antes pedirte que compartas esta información con todos aquellos que quieran bailar al ritmo de la felicidad:

“El pasado nos tortura, el futuro nos inquieta. He ahí porque perdemos lo único y más valioso que tenemos: el presente”.

MUCHAS GRACIAS.


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (70 noticias)
Visitas:
60
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.