Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vozdevanguardia escriba una noticia?

Fatalidad del Personalismo

25/05/2012 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde el siglo XIX arrastramos hacer depender el país de la voluntad o el carisma del gobernante. Es una solución desacertada en los momentos de crisis. Ocurrió con Páez, quien después de la primera presidencia, volvió al poder porque las instituciones que él había creado no funcionaban sin la omnipresencia del jefe llanero. Vienen los Monagas y José Tadeo se creía imprescindible. Su familia en el gobierno, se hizo de grandes beneficios hasta que fueron sacados por el golpe de Julián Castro y Juan Crisóstomo Falcón.

Antonio Guzmán Blanco se hacía llamar "El Ilustre Americano". Era jefe militar, caudillo de su Partido Liberal Amarillo, mandó desde 1870 hasta 1888, en tres períodos, llamados el septenio, el quinquenio y bienio.

Aunque tuvo aciertos en materia de educación, lo que le valió el título de "autócrata civilizador", terminó sus días viviendo en Francia con una fortuna calculada en cien millones de francos.

Castro y Gómez llegaron también con la misma formula a principios del siglo XX: autoritarismo, cruel tiranía y concentración del poder. Se derrumbaron como un castillo de naipes, cuando sus aduladores creían que serían eternos.

No escarmentados del atraso que padeció Venezuela con este tipo de regimenes, llegamos increíblemente a Chávez. Lo estamos viviendo. "Con Chávez todo, sin Chávez nada", dice Diosdado. "Presidente del mundo" dice un General. Otros afirman que si Chávez muere se acaba Venezuela.

Solo pueblos estancados pueden llegar, en pleno siglo XXI, a un endiosamiento del mandatario. Padecemos lo se llama el mundillo de un autócrata decadente, el "mito del padre protector", un dictador militar de nuevo estilo con un partido dominante, cuyos líderes han degenerado en la corrupción y el delito, utilizando la glorificación del líder como una careta para mantener sus privilegios.

Chávez de "hombre providencial" hace trece años, concluye el mismo como agitador político agresivo, ventrículo de un déspota extranjero, dejando el poder en manos de un Consejo de Estado, cuyos integrantes son unos burócratas divorciados del pueblo. Fatalidad del personalismo. Esa será la historia.

Julio Portillo


Sobre esta noticia

Autor:
Vozdevanguardia (235 noticias)
Fuente:
vozdevanguardia.blogspot.com
Visitas:
253
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.