Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Falleció de un infarto el escultor colombiano Omar Rayo

08/06/2010 08:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagen-7742822-2

Foto: Archivo EL TIEMPO

Omar Rayo durante una subasta de su obra.

El pintor y escultor deja un legado cultural al que le dedicó toda su vida en el municipio de Roldanillo, en el norte del Valle del Cauca.

‘ No puedo más. Estoy al término de mis fuerzas’ . Es la frase que en los últimos meses repetía el pintor Omar Rayo, para referirse a sus desvelos por el museo Omar Rayo, en Roldanillo, al que dedicaba todo su empeño.

La fortaleza que irradiaba con sus casi dos metros de estatura, pobladas cejas y bigote y mirada intensa, se fue minando en los últimos meses, agobiado por quebrantos de salud y las angustias por la supervivencia del museo Rayo, al que llamaba su ‘ hijo bobo’ .

Esas palabras resultaron premonitorias y ayer el reconocido pintor y escultor falleció a los 82 años. En la madrugada sufrió un infarto cuando se encontraba en su casa en Roldanillo, en el norte del Valle. De inmediato, se inició su traslado hacia la clínica Valle del Lili, en el sur de Cali, pero murió en el trayecto.

El artista vallecaucano deja un legado cultural al que le dedicó toda su vida en el municipio de Roldanillo, en el norte del Valle del Cauca: el Museo Rayo. Era su vida y su quebranto. Ahí permanecen centenares de sus obras.

En 1981 fundó el Museo Rayo de Dibujo y Grabado Latinoamericano en Roldanillo. La edificación, diseñada por el arquitecto mexicano Leopoldo Gout, era la vida del artista.

Su energía le daba para pintar, estar al tanto del museo y de las 30 obras del museo vial, en la entrada al municipio, 20 de ellas de artistas internacionales y 10 de niños, ganadores del concurso infantil, que también promovía el maestro, en su afán de estimular las inquietudes artísticas en los menores.

La muerte fue un golpe al mundo del arte, que reconocía la tarea del pintor, grabador y escultor, nacido en Roldanillo, un poblado del norte del Valle, del que decía lo inspiraba por la claridad de su luz, y al que puso en los itinerarios artísticos con el museo.

Sus primeros trazos

Le gustaba contar que la primera obra que plasmó fue en la pared de su casa. Fue la sombra del perro de la casa, que se proyectaba en el cuerto, y uso un carbón. Lo obligaron limpiarla, pero ese primer contacto lo marcó con el blanco y el negro que luego dominarían sus obras.

Luego fue en el bachillerato, ayudando a sus profesores con mapas y carteleras. También contaba que su inicio con el mundo del arte fue a través de un curso por correo, en épocas en que no existían computadores ni Internet.

Desde 1948 Rayo empezó sus exposiciones y ganó el Salón Nacional de Artistas de Colombia. Vivió una larga temporada en México y a finales de los años cincuenta obtiene la Beca Guggenheim, que lo lleva a Nueva York. Desde entonces alternaba su tiempo entre la ciudad de los rascacielos y su natal Roldanillo.

Su obra se enfocó en la figura geométrica, con cuadrados, rectángulos y líneas en zig zag, en las que predomina el blanco, el negro y el rojo. España, Brasil, Perú, Puerto Rico, Chile, Italia, Venzuela, Cuba, Hungría vieron sus obras.

La permanencia del Museo ha sido toda una lucha impulsada por Rayo con su hija Sara y su esposa, la poetisa Agueda Pizarro. Ayer sus allegados esperaban la entrega de los restos mortales para su velación en el Museo. Su sepelio sería el miércoles.

BIOGRAFÍA

imageSi mucho del valor de un artista está en poder consolidar un estilo propio, con un innegable sentido de autenticidad y lograr gran recordación en cada pieza, Omar Rayo como pintor, grabador y escultor, es hoy por hoy una de las leyendas vivas del arte que ha dado este país.

Omar Rayo nació el 20 de enero de 1928 en Roldadillo, un pequeño pueblo ubicado al pie de la cordillera Occidental, al norte del Valle del Cauca. Es el primero de los 10 hijos de Vicente Rayo y María Luisa Reyes.

Su iniciación académica en el mundo del dibujo tiene tanto de anecdótica como de sorprendente. A sus 16 años llega a sus manos el anuncio de un periódico: ’ Curso de dibujo por correspondencia, Academia Zaer, Bueno Aires, Argentina’ . Teniendo en cuenta la época y la lejanía de los centros urbanos, esta alternativa aparece inmejorable, para el joven Omar. Durante algunos meses el correo venía del Cono Sur con instructivos, se devolvía con planchas de dibujo y regresaba una vez más con nuevas instrucciones y tareas. El curso terminó y Omar Rayo se graduó con altura. Tomó su credencial que lo acreditaba como dibujante de la academia Zaer y partió en 1947, cuando contaba con apenas 17 años de edad, en busca de nuevos rumbos hacia Cali, el centro urbano más cercano a su Roldanillo natal.

imageCali es solamente la primera escala de un largo prontuario que Omar Rayo tiene como incansable vagabundo. En esta ciudad comienza a dejar sus primeras huellas en el mundo de las artes gráficas, cuya génesis está ligada al universo de la caricatura. Rayo comienza dibujando a los personajes más representativos de la ciudad, a los dueños de consultorios médicos y despachos de abogados, como alternativa para sobrevivir, pues no había logrado emplearse como ilustrador para ningún periódico. Fue en esta labor en la que Rayo, poco a poco, comienza a conseguir cierto reconocimiento local.

En Cali tuvo un paso fugaz por la Escuela de Bellas Artes hasta que un profesor le advirtió que allí no tenía nada nuevo qué enseñarle, que él ya no supiera. Así fue. Rayo necesitaba más, y su talento podía ofrecérselo. Con nuevas ambiciones emprende un nuevo camino, esta vez para Bogotá. A la capital llega en 1948 impulsado por el escritor Álvaro Mutis quien conoció de primera mano sus aptitudes y le regaló un tiquete de la aerolínea para la cual trabajaba. Un poco más maduro, Rayo empezó a rodearse de la intelectualidad bogotana de la cual conserva grandes recuerdos en el café ‘ Automático’ , en el cual se reunían personajes de la talla de León de Greiff, Luis Vidales y Jorge Zalamea, los cuales terminarían por acogerlo.

imageAllí, en el café Automático, nace una de sus primeras obras de recordación: veinte retratos de los bohemios que frecuentaban el lugar, realizados en trozos de madera. Este trabajo pertenece a una técnica singular que Rayo desarrolla durante su estancia en Bogotá: el ‘ maderismo’ . Junto a esta técnica, donde lo vegetal se convierte en el soporte artístico, aparece en esta misma etapa creativa el ‘ bejuquismo’ , que consistía en dar forma a figuras humanas a partir de largos y delgados bejucos. Se trata de dos técnicas innovadoras con las que viene experimentando desde hacía algunos años, las cuales definen una nueva etapa de su obra artística y con las que consigue darle un toque auténticamente personal a su creación.

Al margen del maderismo y el bejuquismo, Rayo comienza a consolidar su talento en la capital dibujando e ilustrando ocasionalmente para los periódicos y revistas de la ciudad: El Espectador, El Liberal, El Tiempo y Cromos, para la cual diseñó algunas portadas, sin embargo, el principal impulso profesional lo recibió por parte del periódico El Siglo, el cual lo contrató para que dibujara las caricaturas de los delegados invitados a la IX Conferencia Panamericana en Bogotá, presidida por el presidente Laureano Gómez, que era a su vez el dueño del periódico.

Después de algunas exposiciones, premios y de alcanzar cierto reconocimiento en el ambienteartístico capitalino, una vez más, decide partir. Corre el año de 1953 y Rayo desprecia una beca para estudiar pintura en la Escuela de San Jerónimo de Madrid, ofrecida por el Embajador de España, para en cambio, irse de aventurero por toda Suramérica. En este recorrido el artista aprovechó para nutrirse técnica y expresivamente, trabajando como aprendiz en los talleres de muchos artistas suramericanos, a la vez que exponía sus obras en las galerías más importantes de los países que visitó.

imageAl final de todo este recorrido el artista aprende muchas de las características que marcarán su estilo y lo definirán como artista. Fue en este viaje, más exactamente por inspiración del arte de los indígenas de la amazonía, con los cuales convivió algún tiempo, y el estudio de los rastros de las culturas Incaica y mesoamericana, que Rayo descubre su vocación artística por la geometría, el principal rasgo que termina distinguiendo su obra.

Rayo regresa a Colombia cinco años después, en 1958, arruinado, pero con nuevas inspiraciones e ideas. En su país, sin embargo tampoco se quedaría por mucho tiempo. En 1959, esta vez gracias a una beca otorgada por la OEA, Rayo parte hacia México, al D.F, ciudad en la que trabajaría en un taller de grabado llamado La Esmeralda, lugar donde conocería también como aprendices a los que luego serían figuras prominente del arte mexicano: Francisco Toledo y José Luis Cuevas.

Para 1960, consecuente con su espíritu errante y tras recibir la beca Guggenheim, Rayo parte hacia la Nueva York, ciudad en la que se radicaría definitivamente hasta 1976. Fue precisamente allí donde comenzaría a conseguir los triunfos más rutilantes a nivel internacional.

Nueva York y su etapa con los Intaglios

Ahora en Nueva York, Rayo se concentra en el trabajo de una técnica que descubrió por accidente desde que estudiaba nuevas técnicas en México. En su nueva etapa creativa comienza a distanciarse de la tinta y los caracteres tipográficos para comenzar a explorar una especialidad que le daría gran reconocimiento: el intaglio. El intaglio aparece en escena como un género artístico perteneciente a la técnica del grabado, el cual consiste en un juego de impresión y de pliegues sobre papel mojado, con la finalidad de producir relieves. Una técnica aparentemente simple, pero sin duda innovadora en la que Rayo expone toda su genialidad, su sutil finura y creatividad.

imageEl grabado constituyó para Rayo un principio de expresión personal y original que caracterizó gran parte de su obra y que le acentuó aquel perfil de creador que debe caracterizar a cualquier artista que sea digno de llamarse así. Inicialmente Rayo comenzó a trabajar el intaglio haciendo impresión de objetos directamente sobre el papel, así nació su primera obra de arte en esta técnica ‘ Lazos para atar las alas de un ángel’ y tras ella una serie de objetos cotidianos como tijeras, botones, clavos, platos, ganchos… eso sí, impregnados de un espíritu no sólo de incuestionable belleza, sino de creatividad en la que despliega un gran sentido crítico y humorístico.

Paulatinamente su trabajo en con los intanglios fue perfeccionándose y definiendo una personalidad característica. Rayo comienza a experimentar ya no con la presión directa de de objetos, sino de planchas de cobre, en tanto que reafirma su pasión por el blanco inmaculado del papel en la mayor parte de su obra; un blanco a veces salpicado por discretas y sugestivas goticas de color que le imprimen un sentido adicional a muchas de sus piezas. De igual manera, en su técnica con el repujado del papel conserva siempre la tendencia hacia formas geométricas cada vez más definidas. Posteriormente el repujado comienza a combinarse con dobleces finos a los cuales les imprime una identidad particular.

En aquella combinación entre grabado y papel doblado, muchas de las obras que comienza a producir para esta época sostienen una clara orientación hacia el origami de origen japonés. Dentro de esta línea aparece ‘ made in Japan’ , en el cual se presenta a un pájaro con una clara sensación de movimiento; en la misma línea se tiene ‘ El poder tiránico de la lógica’ , a travès del cual Rayo expone otro ejemplo de su dominio del papel y sus posibilidades artísticas.

A través del intaglio Rayo consigue explorar varios aspectos emotivos de su obra: de la poesía inicial de sus primeros trabajos como ‘ Lazos para atar la salas de un ángel’ , ‘ Punto cardinal’ o ‘ Caliente’ , muchas de sus obras pasan a sostener cierto espíritu inherente a la personalidad del artista: un inequívoco sentido de la sátira y el humor, aunque sin perder mucho de la lírica, ni la armonía visual. Es así como inspirado por los elementos propios de la modernidad y la sociedad de consumo, de su cotidiana Nueva York, en la que residía, diseña obras como ‘ Madison Avenue’ , en la cual es posible ver una chaqueta en su caja con precio de venta, que es a su vez, de acuerdo a sus intérpretes, el precio del hombre que la comprará; con su obra ‘ American Food’ , por su lado, Rayo presenta una lata de algún producto comestible, mientras que a la misma vez plantea una punzante crítica al estilo de vida neoyorquino. Esta es su obra: una serie de piezas que entretejen el placer estético sensible al ojo, con la ironía y el humor, que sólo pueden nacer de la genialidad, propicio para aquellos espectadores que piden más que simple belleza.

Los intaglios dan cuenta de una ilimitada posibilidad de creación en manos de Rayo. En su obra es posible encontrar series de animales, de objetos cotidianos, de niños y hasta de desnudos y escenas sugestivamente sexuales. La armonía estética y su sentido a sutil, pero a menudo, incisivo, tras cada pieza se expusieron en Nueva York e impresionaron de tal manera que terminaron formando parte de la colección del Museo de Arte Moderno de esta ciudad. Su obra en papel paulatinamente fue creciendo y ganando un reconocimiento que, entre otras cosas, le permitieron ganar en 1970 un premio especial en la Primera Bienal de Grabado Latinoamericano, de San Juan de Puerto Rico.

También en 1970, y luego de varias participaciones recibe un gran aplauso en su patria: el primer premio en el Salón Nacional de Artistas. Rayo era criticado por su alejamiento de Colombia donde para esta época no era más conocido que en el exterior. No obstante como reconocimiento a su popularidad un año después, en 1971, el Museo de Arte Moderno de Bogotá realizó su primera retrospectiva. Aquel mismo año, para confirmar una vez más su buen momento, conquistó uno de los encuentros más importantes en el mundo del arte: la Bienal de Sao Paulo.

La geometría y la pintura

imageSi bien a través de los intaglios Rayo explotó su vocación por la geometría, paralelamente es a través de la pintura donde se percibe más claramente su profunda inspiración por esta dimensión estética. Su estilo pictórico se desenvuelve a través de una serie de cintas que van y vienen, que se pierden unas sobre otras y vuelven a aparecer dando lugar a patrones que configuran un efecto óptico con cierto grado de abstracción y espectacularidad. Rayo se apega particularmente al negro y al blanco, sin embargo también apela a colores vivos, tropicales, que acentúan aún más una fingida tridimensionalidad; un laberinto geométrico, un juego ilusorio de líneas que no comienzan ni terminan en ninguna parte.

Cada una de sus piezas es fruto de su muy fino pulso, de la meticulosidad, de una rigurosidad y una precisión matemática. Las cintas se trenzan, se enredan entre sí dando lugar a tantas y tan diferentes maneras que parecen dar a entender que el ingenio y la creatividad de este artista resultan infinitos. En la variación como invención radica mucho del talento de este hombre que en cada pliegue, en cada doblés, explota toda su creatividad que ha dado origen a una cantidad extraordinaria de patrones que imprimen en cada obra una personalidad autónoma.

Rayo a través de sus pinturas explota plenamente su gran descubrimiento plástico: la geometría, presentando un juego óptico de tridimensionalidad en espacios planos, que no puede ser juzgado de abstracto. Una técnica que, inspirada en el arte precolombino, ha marcado una impronta en el arte mundial, de manera que cualquier parte donde aparecen sus cintas laberínticas, cualquier parroquiano medianamente informado puede decir: ¡Ahí está pintado Rayo!

El Museo Rayo

Los orígenes del el Museo Rayo de Dibujo y Grabado Latinoamericano, o museo Rayo, a secas, como se le conoce popularmente, remiten a 1971, cuando el alcalde de Roldadillo, en el marco de un homenaje público al artista hecho por su ciudad natal, le entrega un lote para que construyera allí alguna institución de carácter cultural.

imageLa fundación oficial, del museo está fechada para el 18 de enero de 1981. Su diseño arquitectónico estuvo en manos de su amigo, el mexicano Leopoldo Gout. Este recinto cultural cuenta con salas de exposiciones tanto permanentes como itinerantes. En las primeras se albergan aproximadamente dos mil piezas de la obra particular de Rayo, además de su colección privada de otros artistas del continente; por las segundas han pasado las obras de artistas como Goya, Picasso, Miró, Botero y José Luis Cuevas. El museo cuenta además con una biblioteca, un taller de artes gráficas, sala de proyecciones y un teatro al aire libre.

Esta institución es hoy por hoy el más grande orgullo y emblema de este pequeño pueblo de 70 mil habitantes. Para Roldadillo, tener el Museo Rayo es lujo que en Colombia es casi exclusivo de las ciudades grandes y cosmopolitas; un privilegio que se pudo dar gracias a la fortuna de tener un hijo tan ilustre.

Adherido al ideal del Museo, Rayo funda junto a su esposa, la poeta Águeda Pizarro, ‘ Ediciones Embalaje’ , una publicación a través de la cual publican lo mejor de la poesía, y un pretexto para organizar encuentros de poetas anualmente en Roldadillo.

En retrospectiva, Omar Rayo ha pasado la mayor parte de su vida fuera del país. Aprendiendo, trabajando, experimentando, exponiendo, recibiendo aplausos y premios. Hoy por hoy, el maestro Rayo ha realizado más de 200 exposiciones individuales y colectivas que incluyen escenarios como: España, Noruega, Perú, Brasil, Italia, Chile, México, Puerto Rico, Venezuela, Panamá, Ecuador, Cuba, Hungría, Polonia, Alemania, Costa Rica, Francia, Japón, China, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Actualmente Rayo, con casi 80 años, más de 60 de trabajo en el mundo artístico, pasa su tiempo entre el Nueva York del encumbramiento y su Roldadillo natal, lugares en los que reparte su trabajo y su vida.

Fuente: Biografía Centro Virtual Isaacs

Suceso : El Tiempo -Colombia


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14152 noticias)
Fuente:
conartedevenezuela.com.ve
Visitas:
6287
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.