Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Las estrategias de la comuna "La Yaguaina"

16/03/2014 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

15/03/2014 | "No es fácil pero tampoco es imposible", dice Orlando Ríos. Él es comunero, campesino, un hombre con el machete gastado de trabajarlo cada día. No es vocero del Parlamento, ni líder de su comunidad. Es un hombre hecho del esfuerzo y un proyecto: "El poder tiene que tenerlo el pueblo, el pobre, que quiere que haya comuna y organización"Mientras habla se realiza una jornada de trabajo voluntario en el conuco de la comuna "La Yaguaina", que significa tierra de palmeras en lengua guarao. Orlando ha venido junto a un grupo de comuneros y comuneras a cultivar auyama en un día que será largo: al finalizar la mañana se irán a la jornada de recreación con los niños y adolescentes de las comunidades. Luego debatirán sus Planes de Desarrollo Comunal junto a otras dos comunas del estado Sucre.El conuco comunal forma parte de las estrategias de "La Yaguaina" para financiarse, avanzar -como explica Guillermo Campo- en la autogestión. Él trabaja como docente por las mañanas y por las tardes es campesino. Cada día, comunero. Han iniciado el cultivo de esa tierra, que fue cedida por un comunero, hace poco más de un mes, y en la actualidad están proyectando dos conucos más.Las ganancias que conseguirán a través del trabajo colectivo serán destinadas a la parte social –"por ejemplo por si alguien se enferma", cuenta Guillermo- y para solventar gastos de la comuna como los de administración.Junto al sembradío colectivo también llevan adelante, desde antes de la conformación de la comuna, jornadas regulares de trabajo voluntario. Así han logrado por ejemplo limpiar y arreglar las líneas de electricidad, el cementerio, algunas de las vías de las comunidades.Para lograrlo han puesto en pie jornadas integrales en las comunidades: el día que se hace la asamblea también realizan el trabajo voluntario junto con un sancocho comunitario. Orlando afirma que esa ha sido para ellos la principal manera de resolver algunos de los problemas y necesidades de la comuna.En "La Yaguaina" también han implementado el sistema de trueque, tanto entre las diferentes comunidades, como con otras comunas de la zona, en particular de Cumaná, con las cuales intercambian generalmente verduras por pescado. "Cada mes organizamos jornadas de trueque donde hacemos intercambio directo de rubros y saberes", explica María Martínez. Ella es una de las 3 personas en haber comenzado a soñar esta comuna, la primera del estado Sucre, que se conformó durante 4 años y fue finalmente registrada en noviembre del 2013.Inventar para avanzarMaría cuenta que cuando escuchó a Hugo Chávez hablar de comunas en televisión decidió que así debería ser también en su comunidad. Entonces fue a conversar con dos compañeros. Y comenzaron, de a poco. Llamaron a 15 consejos comunales. Asistieron 7. Ahora los 15 son parte de la comuna de 52 kilómetros cuadrados donde habitan 3.700 personas.En el camino inventaron diferentes estrategias. Por la misma unión y necesidad de la población, y porque la respuesta por parte de las instituciones no fue la esperada. "No es que la revolución no nos ha tocado, pero ahora como comuna hemos metido proyectos pero no hemos tenido respuestas", afirma María. "Creo que es por falta de organización y comunicación entre las instituciones", agrega, y recuerda el Golpe de Timón: las comunas no son asunto de un solo Ministerio.Orlando por su parte analiza la falta de respuesta de la siguiente manera: "Esta lucha la ha dado desde abajo el pobre, aquí nadie quería comuna, aquí las grandes gentes que han sido diputados, alcaldes, nunca han querido la comuna, porque ellos manejaban el recurso. Y ahorita con comuna o nada, el recurso tiene que venir directamente al pueblo, que el pueblo discuta y haga su obra".La revolución ha llegado, es cierto, pero por el momento solo a los consejos comunales. Allí funcionan por ejemplo una arepera socialista, varios Mercalitos –que explican están desabastecidos desde hace varios meses-, seis criaderos de pollos y dos rutas comunales."Podemos resolver hasta cierta parte pero no podemos resolverlo todo, necesitamos recursos monetarios", dice María frente a los comuneros y las autoridades del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y los Movimientos Sociales. "Estamos cansados de reuniones protocolarias, de falsas expectativas, necesitamos respuestas concretas".Hasta cierta parte, y eso es lo que han logrado con el sistema de trueque, el conuco comunal y el trabajo voluntario, pero necesitan más. En una comuna rural, "donde hay necesidades extremas", como cuenta María, existen algunas demandas centrales para el desarrollo económico y social.Hacia las comunas productivas"Lo que necesitamos son carros para sacar nosotros los productos al mercado. Un kilo de chino cuesta 80 bolívares en Caracas y acá nos lo compran a 6, el campesino lo que vive es reventado, los que se hacen ricos son los comerciantes", narra Orlando. La realidad campesina con machete, sin tractor, con los abusos cotidianos de los intermediarios.Camiones entonces, ese es uno de los principales pedidos, para distribuir la producción, -"lo que costó trabajo duro", dice Guillermo rodeado de plantas de cambur-, conseguir un excedente y reinvertirlo en la comuna. Ese es la prioridad de los comuneros del municipio Benítez.Orlando continúa explicando: "Necesitamos tener tractores, y no trabajar a pulso, a machete. Con eso podríamos en vez de tener 2 hectáreas de conuco tener 5". A pulso, a corazón, porque como analiza Guillermo, la situación es difícil de sostener: "Aquí los campesinos trabajan para otro, con eso pagan su día, compran la comida, y después producen en el conuco, no rinde".Cuando los voceros comunales explican ante las dos otras comunas cuáles son sus potencialidades afirman, seguros: "Tenemos la gente y de la tierra". Faltan recursos, maquinarias, los resortes que permitan ampliar la capacidad productiva, romper los lazos de dependencia con los intermediarios, seguir aportando, porque como asegura María: "Nosotros no nos conformamos para pedir sino para dar".El trabajo socialAntes del sancocho comunitario realizan los juegos con los niños: béisbol y carreras embolsadas. El lugar es la cancha del consejo comunal "Ojo de Agua", miembro de la comuna. La instalación fue construida con el trabajo de todos. A su alrededor crecen árboles, lianas, orquídeas, palmeras, un caminito de tierra y el río donde se bañan los más chicos.Antes de los juegos, María conversa con los jóvenes allí presentes. Hablan de la situación nacional marcada por los ataques de la derecha, de la necesidad de que cada persona realice un aporte monetario para que se puedan seguir realizando jornadas de juegos comunales, y de cómo resolver el problema del consumo de drogas que cada vez se siente más en las comunidades.Con el trabajo de los consejos comunales y de la comuna han logrado consolidar el vínculo entre las personas, romper con viejas rivalidades, conocerse en la unión. "Hemos cambiado en el trato en las comunidades, antes apenas nos conocíamos, ahora surgió la amistad, el trato de luchar", cuenta Mari Rivas, vocera suplente del Parlamento Comunal.Los comuneros están pensando en armar un equipo de béisbol para que los jóvenes puedan practicar dentro de sus propias comunidades y no irse para otras ciudades. Porque eso de irse es uno de los principales problemas que tiene la comuna: la migración a las ciudades, la fuga de mano de obra y de pensamiento juvenil.Por eso insisten en la necesidad de resolver los problemas ligados al trabajo, a la producción y distribución de los productos del campo. Para que la juventud no tenga que irse a buscar empleo a las grandes ciudades de Venezuela, como Caracas o Puerto Ordaz.Aprender a ser gobiernoEl Parlamento Comunal en "La Yaguaina" funciona desde el año 2013 con la participación de dos voceros por cada consejo comunal. Cada miércoles tiene su reunión y ahí, cuenta María, "se aprueban o desaprueban las propuestas que traen los consejos comunales, utilizando el criterio de las prioridades, de las necesidades".En la comuna aprenden a ejercer el gobierno, a ser gobierno, una experiencia que han venido desarrollando producto de las ausencias estatales señaladas anteriormente, y que con el correr de los meses y la práctica acumulada han aprendido a realizar cada vez con más seguridad.Así en el Parlamento Comunal han comenzado a elaborar leyes comunales. La primera, por ejemplo, ha sido respecto a los motorizados, para que, según narra María, "tengan sus papeles, no pasen a velocidades extremas en las comunidades cuando hay niños". Explica que en el Parlamento han decidido que en caso de incumplimiento de las normas, las personas deben llevar adelante un trabajo para las comunidades, como puede ser pintar una escuela.También han elaborado una ley contra la tala indiscriminada de los árboles, para cuidar el medio ambiente. "Ser gobierno es darnos a respetar, que si hacemos una ordenanza la respete el municipio, y también que la respete la gente, algo que pasa porque han sido concientizados", analiza María. Ella tiene menos de 30 años. Sabe que el autogobierno es la capacidad de decidir, de construir el propio camino.Siempre hacia adelanteAsí como "La Yaguaina" se ha conformado a partir de un llamado de Hugo Chávez y la iniciativa de un grupo pequeño de personas que decidió iniciar un recorrido comunal, también están impulsando la conformación de nuevas comunas en las zonas fronterizas."Fuimos a contar nuestra experiencia a los consejos comunales cercanos, recorrimos las diferentes parroquias para proponerles que hagan comunas. Algunos mostraron resistencia, otros comenzaron, y ahora hay dos comunas en construcción", cuenta Orlando. A pesar de las dificultades encontradas en el camino, la organización comunal es una realidad que ha cambiado la vida de las comunidades, y por eso buscan convidar el proyecto.Saben también que siendo más podrán avanzar a mayor paso, construir proyectos mancomunados, entre todos y para todos. Por eso María habla del futuro municipio comunal, hacia allá están trabajando. Más entonces, un paso más en el crecimiento del autogobierno, de la autogestión que podría ser más autogestión siendo un mayor número de comunas, eso es lo que buscan.Esas son las estrategias de "La Yaguaina", una comuna hecha de la máxima del marxista peruano José Carlos Mariátegui, cuando al pensar cómo sería el socialismo en América Latina aseguró: "ni calco ni copia, creación heroica". Una historia conformada desde abajo, fundada en el trabajo colectivo, el trueque, el conuco, la voluntad obstinada de hombres y mujeres con el machete y el pensamiento en mano de sol a sol. Texto: Marco Teruggi- Prensa MinComunasFotos: Sabrina Porras- Audiovisuales MinComunas

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (20344 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
1324
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.