Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ismael Ramirez escriba una noticia?

Esteroides en la gran carpa

17/08/2009 17:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Bomba desde el bronx Derek Jeter dice que consumió esteroides

¿Bueno, qué harías si un canal interrumpiese la programación regular para dar esa noticia? ¿Sería lo suficientemente malo como para hacer que hagas trizas tus entradas de temporada, las rocíes con líquido flamable y borres el pasatiempo de los Estados Unidos de tu lista de amigos de Facebook?

Si alguna vez veo el nombre de Jeter vinculado a los jugadores que han consumido sustancias que aumentan la capacidad física, será mi fin. Es cierto -- nunca más volveré a ver un partido de las Grandes Ligas. Porque si él consumió, entonces quiere decir que cualquiera pudo haberlo hecho.

Hasta Jeter puedo tolerarlo, pero hasta allí llego con respecto a la cuestión de las sustancias que aumentan la capacidad física. Es la última persona de la que sospecharía. Sería caer muy bajo para él. Es el único jugador que creo que dejaría este deporte si pensara que tiene que hacer trampa para poder competir.

Derek Jeter

Getty ImagesEl capitán de los Yanks no ha sido implicado con esteroides, todavía

Para mí, Jeter es el anti-Barry Bonds, el anti-Roger Clemens y el anti-Alex Rodríguez. Él entiende que si comprometes al juego, te comprometes a ti mismo.

Bonds, quien no necesitaba hacer trampa pero lo hizo de todas maneras, se perdió por un ego del tamaño de Alcatraz. Clemens, el mentiroso patológico que intentó intimidar a la gente para que creyera sus explicaciones ilógicas, hizo trampa porque él era The Rocket. Y A-Rod, llevado por la necesidad de justificar y satisfacer su histórico contrato, confesó que consumió durante al menos tres años -- pero después de haber mentido durante años y después de verse arrinconado por la verdad.

Pero no es el caso de Jeter. Lo veo de matrimonio con Mariah Carey antes de pasar vergüenza en una audiencia del Congreso al lado de Sammy Sosa y Mark McGwire. Lo puedo imaginar en un uniforme de los Medias Rojas de Boston antes de sonreír tras las revelaciones sobre su consumo, como Manny Ramírez lo hizo en Los Ángeles.

Jeter nunca quedaría en medio de una situación así, al menos, eso es lo que quiero creer. Pero eso es lo que quise creer de su compañero de equipo con los Yankees de Nueva York, A-Rod. Más que nada, quería creer en la integridad de los números de Rodríguez.

No es que sea un chupamedias de los Yankees. De hecho, cada vez que escucho a John Sterling gritar, "¡Looooooosss Yankees ganan!'', me quiero rascar los oídos con cepillos de acero. ¿Pero cómo haces para no admirar la manera en la que Jeter se desempeña? Es el representante del profesionalismo en el béisbol.

Más sobre

Esa es la razón por la que necesitaría un año de terapia con el Dr. Oz si resultara que Jeter también ha consumido esteroides. Y no soy el único.

Los fanáticos de los Yankees entrarían en duelo permanente si Jeter los llegase a traicionar. La admisión de A-Rod fue algo que han podido manejar, ya que era un agente libre importado. Jeter, por su parte, es un jugador que nació y se desarrolló en la organización. Si piensas en los Yankees, piensas en Ruth, Gehrig, DiMaggio, Mantle, Maris, Berra, Munson, Reggie y Jeter.

Lo mismo ocurre con San Luis. Los fanáticos de los Cardenales adoraban a Big Mac y después vieron incrédulos cómo arruinó el deporte y su reputación al negarse a "conversar sobre el pasado''.

¿Te imaginas si Albert Pujols, el hombre que reemplazó a McGwire en la primera base, fuese un adicto a las jeringas? Los funcionarios de la ciudad se verían obligados a organizar una clínica de prevención de suicidios por el béisbol en Busch Stadium. Los fanáticos de los Cardenales adoran a Pujols.

Un reconocimiento de que Jeter ha consumido esteroides sería crucial para mí. De parte de Pujols, también. Si estos muchachos lo hiciesen, no iría a ver un partido de las mayores aunque Bud Selig me pagara.

¿Quién sería para ti?

Albert Pujols Getty Images¿Luego de McGwire, podrá San Luis soportar la caída de otra estrella?

¿Ken Griffey Jr.? Si este muchacho lo llegase a hacer, me despido del béisbol.

¿Chipper Jones? Lo mismo.

¿Mariano Rivera? Lo pensaría.

¿Joe Mauer? Escucharías mi llanto seguido por mi carta de renuncia al béisbol.

¿Jim Thome? El joven más agradable del béisbol no lo haría, ¿o sí?

¿Tim Lincecum? Sería muy triste.

¿Trevor Hoffman? Por favor, Hoffman no.

¿David Wright? Lee la respuesta sobre Mauer.

Más y quizás todos esos nombres en esa lista "secreta" de los consumidores de esteroides se darán a conocer al pasar del tiempo. En febrero, fue A-Rod. En junio, fue Sosa. El mes pasado fueron Ramírez y David Ortiz.

Hasta ahora, el béisbol ha sobrevivido a tales revelaciones. La herida se coagula, se arma la costra y después cicatriza lo mejor posible.

Pero podría llegar un momento en el que el daño será irreparable. Para mí, ese número mágico es el 2.

El número de la camiseta de Jeter.


Sobre esta noticia

Autor:
Ismael Ramirez (11 noticias)
Visitas:
659
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.