Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Llegoelpoderpopular escriba una noticia?

Estados Unidos tras el 23 de enero de 1958

25/01/2014 06:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

OPINIÓN

GERÓNIMO PÉREZ RESCANIERE

Bien ilusionado y apoyado por Dean Acheson, embajador estadounidense en El Cairo, el presidente Gamal Abdel Nasser nacionaliza el Canal de Suez. Es 1956. En respuesta, Inglaterra y Francia, accionistas del canal, invaden Egipto. Y poco después se sumó Israel, por razón de su enemistad con todo lo árabe. Espantosa derrota fue la de los egipcios.

Los diarios pintaban al David judío esgrimiendo la honda, victorioso, y al gigante Nasser tambaleándose con la frente herida. Pero al trío de vencedores le aguardaba una sorpresa. Actuó el primer ministro ruso Nikita Kruschev y les anunció desde Moscú que tenían 72 horas para abandonar territorio egipcio. Los británicos impetraron ante el presidente Eisenhower las obligaciones norteamericanas de solidaridad pautadas en la carta de la OTAN y en otras de «Defensa del mundo libre contra el comunismo» pero les esperaba una decepción.

¿Qué hacen los estadounidenses? ¿Amenazan al ruso, como buenos tíos fuertes de los invasores? Nada de eso. Dijeron a los británicos, franceses e israelíes, que debían salir a la brevedad posible de un territorio donde nunca debieron poner los pies. El mensaje era que muy torpes habían sido sirviéndole a Nikita Kruschev el perfecto pretexto para aparecer como el héroe salvador de los árabes. Con humillante retirada tuvieron que salir de Egipto, con el rabo entre las piernas. Un motivo de la antiotanista conducta de Eisenhower debió ser el miedo a una ola que estaba corriendo sobre el Medio Oriente, una ola inmensa de popularidad llamada Gamal Abdel Nasser, con el cual era sensato aliarse, máxime cuando que la estrategia general de Estados Unidos era implantarse en el Medio Oriente. Y para ello, por cierto, necesitaban una OPEP. Sí, necesitaban la OPEP. ¿Por qué?

PINCHAR EL CULO A LOS MAMUTS

Siempre se ve a Estados Unidos y a sus grandes compañías como lo mismo y eso es verdad muchas veces, aquel es un Estado corporativo, pero no lo era en 1957, por la dicha necesidad de implantarse en el Medio Oriente.

A esa política se la llamaba «La Détente» y era presentada a la opinión pública y a los aliados como dirigida a la contención de la Unión Soviética. Los diseños tácticos norteamericanos parecen ser eternos. Así como hoy hacen el Plan Colombia con el pretexto de combatir la guerrilla y el narcotráfico pero con objetivos sobre Venezuela, (actitud ladina, "actuar de lado") con el pretexto y realidad de frenar a Rusia despojaban a Inglaterra y Francia de su exclusividad sobre el canal en Egipto, y en el resto de Arabia, de la que gozaban sobre el petróleo. No era estreno, ya habían despojado a Inglaterra en Irán, a través de Mossadeq, a quien sólo derrocaron cuando Inglaterra accedió a cederles 51% de la Anglo Persian, y antes habían hecho igual en Arabia Saudita. (Sobre esto hay un libro precioso, La Guerra Secreta del petróleo, de Jacques Bergier, Editorial Rotativa). Continuando en esta línea antisoviética pero también antibritánica, Eisenhower le ofrece a la Standard Oil, a la Mobil, todo el apoyo diplomático y militar posible para que se instalen en el Medio Oriente. Pero las corporaciones no parecían entusiasmadas con la Détente. Estaban asustadas por el grueso dedo que mantenía Nasser sobre el gatillo del nacionalismo árabe.

¿Qué hace Pérez Jiménez? Combate la estrategia de Eisenhower. Ofrece a las petroleras un estable paraíso en Venezuela. En realidad, venía ofreciéndolo antes de que hubiese crisis en el canal egipcio pero ahora da concesiones, cobra bajos impuestos que las multinacionales aceptan contentísimas. Tras firmar los contratos en el salón presidido por la pintura ecuestre de Bolívar, la Shell, la Exxon y empresas más pequeñas como la Arco, la Pantepec, etcétera, sonrieron con los hocicos untados en pasta negra y barata. Y el general se dio a hacer grandes carreteras, represas y ciudades obreras y a llenarse de dinero.

Más sobre

NECESITABAN UNA OPEP

Contra lo que una visión general del imperialismo aconseja creer, el Estado norteamericano no estaba complacido; no podía estarlo, pues necesitaba en Caracas todo lo contrario, necesitaba un diablito que le pinchara el culo a los mamuts del petróleo, obligándolos a cruzar en manada el Atlántico y el Mediterráneo para ir a echarse sobre las arenas medio-orientales. Es muy factible que esos mamuts rebeldes a sus instrucciones sean parte del «complejo militar industrial» o gobierno invisible del mundo, que Dwight Eisenhower denunciará en su mensaje de despedida de la presidencia –transmitido por televisión– calificándolo de fuerza que gobierna en la Unión norteamericana a contrapelo de lo que diga el Presidente elegido por la mayoría ciudadana.

Imaginemos a Pérez Jiménez inclinado sobre el tablero: está bien con las compañías petroleras pero mal con el Estado norteamericano. Combina otra jugada. Es urgente, Eisenhower ha removido al subsecretario de Estado para América Latina, Henry Finch Holland, su sostenedor, sustituyéndolo por Adolf Berle, cuya línea es colocar a Rómulo Betancourt en la presidencia de Caracas. Serafino Romualdi y Germán Arciniegas lo acompañan en visitas a la oficina de Maurice Bergbaum, donde hablan de "la dictadura decadente". Jóvito Villaba, Rafael Caldera y el general Eleazar López Contreras están como caimán en boca de caño, y Eugenio Mendoza se ha instalado en el Hotel Claridge de Nueva York a vender por nada sus acciones de la Petroquímica y la Siderúrgica, como demostración de que valora en nada el futuro de éstas, que es el de Pérez Jiménez.

LA OTAN ESTÁ EN CRISIS

La pelea tiene dos escenarios básicos, Venezuela y el Medio Oriente. Considerándose traicionados por los norteamericanos en lo de Suez, los ingleses han dicho «basta» y la OTAN está casi disuelta, la sede en Londres era un edificio con unos escritorios y unas secretarias, sin ningún jefe. El «dictadorcito venezolano», siente que es llegado el momento de dar su gran golpe, que denomina «cuadrar el mapa». Así lo llama. La formación de la OTAN en 1949 lo detuvo, pero ahora la OTAN padece grave quebranto. Hay que ayudarla a bien morir.

Se da a «Cuadrar el mapa». «Cuadrar el mapa» significa, entre otras cosas, recuperar trozos perdidos por Venezuela en la Guayana Esequiba. Preparando su estrategia envía a estudiar a Estados Unidos cadetes que se hicieran expertos en el manejo de cierto tipo de aviones de combate, compró los dichos aviones, compró lanchas de suelo plano para remontar el Esequibo, cinco mil fusiles FAL, calibre 7 mm. Entre sus hombres para eso, jefes, tiene a Carlos Celis Noguera y a Martín García Villasmil. Celis Noguera es un gran planificador. Rómulo Fernández será el jefe grande.

Según explicación dada por el general Pérez Jiménez al autor de estas líneas en Madrid, su derrota se produjo en la reunión de la OTAN en Turquía en diciembre de 1957. Tras el Sputnik Inglaterra y Francia estaban aterradas con el poder cohetero soviético. Olvidaron ofensas, perdonaron Irán, Suez, Arabia Saudita, lo único que solicitaron fue la salida del "gordito de Caracas".

Hoy, Estados Unidos está implantado sólidamente en el Medio Oriente.

Gerónimo Pérez Rescaniere, De Cristóbal Colón a Hugo Chávez Frías, Vol 2

ILUSTRACIÓN UNCAS


Sobre esta noticia

Autor:
Llegoelpoderpopular (2723 noticias)
Fuente:
llegoelmomentodelpoderpopular.blogspot.com
Visitas:
627
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.