Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Albus escriba una noticia?

Estado empresario venezolano

15/01/2010 17:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El proceso de estatización de empresas de diversa indole que ha vivido Venezuela durante los últimos años ha traído más inconvenientes que beneficios para el país

La estatización por parte del gobierno venezolano de una variada cantidad de empresas ha sido una acción recurrente durante los últimos años. Cementeras, siderúrgicas, bancos, compañías eléctricas y hasta torrefactoras de café han sido algunas de las empresas que han sido sujeto de adquisición forzosa por parte del Estado.

Prácticas monopólicas, ineficiencia en la gestión, falta de inversión en el país o “interés nacional” se han presentado como algunos de los argumentos para justificar tales acciones.

La estatización de empresas no es un hecho negativo per-se, puede ser perfectamente legítimo cuando por ejemplo empresas que operan en sectores estratégicos para una nación han llevado a cabo sus actividades en desmedro del país que las ha acogido. La historia reciente de Latinoamérica ha tenido varios ejemplos de casos de empresas que se han aprovechado de gobiernos “laxos” para firmar contratos que no han reflejado del todo un beneficio para el país, fin último que un gobierno debería buscar.

El problema con la estatización surge cuando el remedio termina siendo peor que la enfermedad. En Venezuela, se han invertido hasta ahora millones de dólares en los procesos de toma de control de empresas y los resultados han sido magros. La producción nacional de cemento no alcanza a cubrir la demanda por lo que seguramente en un plazo no muy largo habrá que importar, algo similar sucede con la siderúrgica venezolana con nefastos resultados en producción, gestión y beneficios. Ni hablar de las empresas del sector eléctrico, las que a la vuelta de unos pocos años de ser nacionalizadas han carecido de las inversiones necesarias sometiendo al consumidor final a los perversos efectos del racionamiento eléctrico que vivimos actualmente. Respecto al sector financiero, aunque es muy pronto para evaluar los resultados, las expectativas no son nada alentadoras a la vista del desempeño de la banca estatal durante los últimos años la cual es líder en cartera morosa y beneficios negativos.

Ni con las mejores intenciones ni la mayor buena fe del mundo está un Estado en condiciones de ofrecer todos los bienes y servicios que sean necesarios

Estado empresario o no, es un debate abierto del cual hay respetables argumentos tanto a favor como en contra. Pero dejando de lado cualquier discusión ideológica al respecto, lo cierto es que independientemente de quién esté detrás de la propiedad de una empresa es fundamental – y aún más en los sectores estratégicos del país- una gestión eficiente, profesional, transparente. Aparte de tener el poder de compra para hacerse de empresas se necesita una buena gestión, con profesionales capacitados, que posean el “know-how” del negocio y sepan cómo, cuándo y dónde realizar las inversiones en capital humano, tecnología e infraestructura a corto, mediano y largo plazo para garantizar la producción del bien o servicio a niveles óptimos de calidad así como de cantidad.

Los hechos demuestran que la gestión del Estado en empresas de diversa índole ha sido insatisfactoria, entre otras cosas, por poner a la cabeza a operadores políticos con capacidades e incentivos distintos a ofrecer productos y servicios de calidad para la gran mayoría. Ni con las mejores intenciones ni la mayor buena fe del mundo está un Estado en condiciones de ofrecer todos los bienes y servicios que sean necesarios. Menos aún cuando el fin de producir y autosostenerse como empresa es supeditado ante prioridades de carácter político. La concentración económica por parte del Estado esta trayendo más dificultades que beneficios a los venezolanos. Dado este escenario no se observa para el futuro otro desenlace distinto al de empresas descapitalizadas e ineficientes que demandaran cada vez más de los ya cada vez menos recursos disponibles.


Sobre esta noticia

Autor:
Albus (3 noticias)
Visitas:
14332
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.