Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El espejismo de Iglesias en Venezuela, desparramar la izquierda en símbolo patrio

19/01/2019 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los socialistas han gobernado Venezuela durante veinte años

Aventis

La cultura está presente y los borbones están allí, con el triunfo de la derecha en Vox, anteriormente fue en Argentina, luego en Brasil y, ahora España. Es que, somos latinos, colonizados por portugueses y españoles, teniendo una sola lengua, donde no se excluye a ningún sureño y español.

Los pueblos, deben ser auto determinantes, sublevarnos de manera civil como pacifica para derrotar todo lo que carcome a Venezuela, no que, un conjunto de individuos la sometan a su control moral y valores, creyendo en lo militar para sus antojos, porque no lo somos, En realidad, pertenecemos a una sociedad civil en libertad, construyendo trincheras para el verdadero ejercicio democrático.

José Antich escribe que el independentismo se mantiene erguido en el fango del Estado. Van de farol, saben que los que provocaron la rebelión van a ser juzgados y quieren contagiarnos su frustración después del ridículo que suelen hacer siempre. Como escribe Rafa Latorre en su magnífico libro Habrá que jurar que todo esto ha ocurrido, una vez derrotado, el independentismo se conformó con ser la carcoma de España: «Con ir royendo su democracia, su prestigio, su estabilidad».

 

El sistema de partidos es más enrevesado, con un Gobierno provisional apoyado por los enemigos de la Constitución; la derecha quiere volver al poder después de aquella siesta en la que arrebataron el BOE y los cohíbas. Los independentistas proponen una revuelta institucional sin dejar de cobrar la paga extraordinaria, una guerra callejera, retórica, virtual, como un pasatiempo de los días de fiesta, sin heridos ni prisioneros, sin Corpus de Sangre. Están convencidos de que se puede someter el Estado a su voluntad, creyendo aquella norma según la cual el arte militar consiste en someter al enemigo sin disparar un tiro. Construyen trincheras en las mesas de los palacios. Proponen una guerra civil sin sangre: un absurdo en España y Venezuela, donde en estos dramas suele morir hasta el apuntador.

 

Quieren ir a las Reformas del Estado en un acto constituyente. Con una supremacía de poder y confianza en las revueltas, con un fanático en 2019, residenciado en el Palacio Blanco de Miraflores y otro que desea apoderarse de la Moncloa y de los Castillos de Zaragoza.  Cuenta con el apoyo de un pueblo constituyente, debemos proclamar la República y el derecho que nos da la Constitución.

 

Todo el mundo quiere ser alguien, ser reconocido políticamente, y la mayoría de los españoles serán etiquetados con algunas de las siglas que nos dividen y nos marcan como al ganado. Vox es infinitamente más constitucional que el PSC y el único partido que en sus mítines recogía firmas para "Hablamos español", porque defiende el derecho de los niños a educarse en español en toda España. Y también la obligación constitucional de expulsar de España a los ilegales. Contra la única legalidad discriminatoria que está Vox es contra la Ley de Violencia de Género. Arcadi y yo, también.

En Venezuela, hay un monstruo que aviva la utopía marxista y pone el Capital al revés

 

En Venezuela, hay un monstruo que aviva la utopía marxista y pone el Capital al revés, a sus propios intereses, queremos un capital que se emancipe con el trabajo, acelerar el aparato productivo.  Pero la izquierda agonizante no se está sublevando contra el capital, sino contra la democracia. Deseamos una izquierda real, que, respete el Legado de Chávez. El militarismo debe nacer de las bases del pueblo y, no impuesto por ideologías foráneas, somos un país enteramente soberano.

 

Ahora, José Luis Rodríguez Zapatero, esta en un dilema, que se inició en 2015, es un porfiado relativismo con un retorno al origen de su agravio, el PSOE, está sobre la marcha del derrochismo en función de su circunstancia y viscitudes, ya no hay que pensar sobre las siglas del partido. Podemos recoge los restos de su naufragio y el PSOE lo espera con el bucle tormentoso de su pasado en la Bahía de Cádiz. Surgen los escraches en  el mundo europeo y Latinoamérica, es un porfiado relativismo.

 

Dicen que Andalucía es la región más conservadora de España. Y es verdad. En unos días se acabará con el gobierno socialista que ha durado 36 años. Muchos pensaron que el cambio sería imposible. Y por eso callaban cuando les obligaban a que el lápiz del señor lo quesea (por si los nuevos no lo quitan) les dibujara -con escuadra y fajo- el futuro de sus campos y sus ciudades. Y callaban por los dedazos y las subvenciones a empresas. Hasta por esas urbanizaciones de protección oficial en las que se jactan de vivir muchos niños ricos de Andalucía. Y quizás fuera por la tontería que decía Ortega (que no es Ortega Smith) en su Teoría de Andalucía (1927). En resumen: el pueblo andaluz no es holgazán, sino que no necesita trabajar tanto para vivir como quiere. Porque es verdad que Andalucía es el lugar más privilegiado naturalmente del mundo. ¿Y quién quiere que eso cambie? Nadie. Pero Andalucía puede ir a mejor. O no. Quién sabe cómo nos pueden decepcionar los nuestros. (Porque Susana, Felipe, Guerra... también lo fueron). No había que perder la oportunidad. Aunque Marín diga que Vox le "da vergüenza".

 

Los socialistas han gobernado Venezuela durante veinte años. Solamente este dato hace pensar en la conveniencia de que otro partido asuma la tarea de gobierno. ¿Pero, cuál?

 

Conviene recordar que Nicolás Maduro ha vuelto a ganar las elecciones, que su partido es el único que ha tenido más votos, que sus votantes han sido casi un tercio del total de venezolanos que votaron. Las reglas del juego político permiten que quienes han obtenido individualmente menos votos vayan a gobernar. Así sucede, por otro procedimiento y con otros protagonistas, ahora mismo en Venezuela. Me explico, sí la señora presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, llama a unas elecciones generales con un universo de treinta, 30, millones de votantes y, asiste solo cinco mil, y sufragan por el partido del presidente, Nicolás Maduro Moros, tenemos que decir que gano las elecciones, sí se cumplieron con todos los requisitos de ley. Lo demás, es figuración simbólica.

 

La navidad ya pasó, la oposición no puede seguir pensando en gambas a la plancha, ya no es el momento idóneo de cacarear el discurso de Maduro. Don Claudio Fermín, Eduardo Fernández e Iglesias- Zapatero lo saben, Pero no le queda más remedio que hacerlo. Porque un buen número de representantes políticos hiperventilados aguardan para criticarle por sus palabras por más que las mida y más tacto que destile. A degüello. No necesitan ni escucharle. Sólo enfatizarán más o menos su acritud en función de cuánto module el presidente, palabras como "Intruso", "corrupción", "populismo" o " vende patria”. Todos, debería haber votado.

Todos, debería haber votado


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (971 noticias)
Visitas:
3898
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.