Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Cultura escriba una noticia?

Españoles y turistas se tiñen de rojo durante la Tomatina

27/08/2014 10:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Miles de juerguistas medio desnudos procedentes de lugares tan lejanos como Australia o Japón se bombardearon este miércoles con tomates maduros, chapoteando en jugo rojo, en la popular fiesta de la Tomatina, apodada "la mayor batalla de hortalizas del mundo".

Con los ojos protegidos por gafas de natación e intentando no resbalar, extranjeros y locales gritaban mientras desde lo alto de seis grandes camiones se lanzaban 125 toneladas de tomates, perpetuando esta original tradición que una vez al año atrae la atención internacional a la pequeña localidad de Buñol, en Valencia.

"Fue muy divertido, aplastarlos y lanzarlos. Fue una lluvia de tomates", afirmaba la estadounidense Jessica Sims, de 27 años, empleada de una aerolínea, saliendo del campo de batalla con la ropa empapada de rojo. "Es peligroso y da un poco de miedo: si te agachas a recoger un tomate puede que no te vuelvas a levantar", agregaba, rodeada de la muchedumbre de juerguistas que abarrotaba la localidad.

Preocupadas por la seguridad y las finanzas, las autoridades locales comenzaron el año pasado a cobrar una entrada de diez euros, unos 13 dólares, y contrataron a una empresa privada, Spaintastic, para vender las entradas.

El ayuntamiento prometió también mejorar la seguridad durante esta salvaje fiesta, cuyos participantes beben cerveza y sangría y chapotean en pulpa de tomate durante una hora.

image

Antes de la introducción de la tasa, unos 40.000 visitantes de medio mundo invadían la ciudad, cuadruplicando su población. Ahora las plazas están limitadas a 22.000.

"En los últimos años se había perdido la esencia de la tomatina, no había espacio, era bastante peligroso", explica el teniente de alcalde y máximo responsable de la fiesta, Rafael Pérez. "Ahora es una gozada porque hay mucho espacio, se puede disfrutar muchísimo", afirmaba.

- 'Sospechas de corrupción' -

Muchos de los participantes llegaron a Buñol expresamente desde Australia, Gran Bretaña, Japón o EEUU.

"En Japón mucha gente quiere venir a la Tomatina porque es una locura", afirma Ayano Saito, una japonesa de 25 años que viajó desde Tokio con ocho amigos, frente a las casas y comercios protegidos con grandes lonas azules para evitar que acaben cubiertos de salsa de tomate.

Giordano Mahr, un vecino de 75 años, se ha encontrado con su bar favorito, en el centro de la ciudad, sellado ante la lluvia de tomate. Pero no le importa: "es una fiesta única, que se ha hecho una fiesta nacional. Esto da mucho al pueblo, sigue dando beneficios", afirma.

image

Este año, los organizadores regalaron 5.000 entradas a los vecinos y vendieron las otras 17.000, la mayoría a través de touroperadores que trasladan a los juerguistas en autobús y los llenan de sangría y paella.

También organizaron un festival musical para que los visitantes se queden en la ciudad tras el ritual de lanzamiento de tomates, que terminó al mediodía.

Sin embargo, la "privatización" de este popular y lucrativo acontecimiento provocó desavenencias entre los políticos locales.

El Partido Popular, que gobierna España pero está en la oposición municipal en Buñol, dirigida por la coalición Izquierda Unida, pidió una investigación sobre su legalidad.

"Lo que no se puede es mirar hacia otro lado cuando ha habido un presunto caso de corrupción en el marco de una privatización ilegal de la fiesta", afirma el portavoz local del PP, Marcial Díaz.

Afirma que su partido respalda que la fiesta sea de pago pero alega que a Spaintastic "se le ha adjudicado a dedo este negocio, evidentamente sin ningún tipo de contrato administrativo ni concurso público". Pérez niega estas acusaciones, calificando la querella del PP de "medida totalmente política".

Como muchas localidades españolas desde el estallido de la crisis en 2008, Buñol está fuertemente endeudada: cinco millones de euros según un estudio del diario económico Cinco Días.

La Tomatina comenzó espontáneamente en 1945 cuando unos vecinos que peleaban en la calle durante una festividad local empezaron a lanzarse los tomates de un puesto de verduras.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Cultura (1944 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2663
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.