Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mammalena escriba una noticia?

Escuela Nuestra N° 3

18/08/2009 02:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando una persona alcanza el placer de trabajar en el oficio en que su vocación le llama, esta persona lo entrega todo, disfruta lo que hace y no le importa lo que digan o lo que hagan los demás, sencillamente es feliz, es feliz con lo que hace

Amor por nuestro trabajo… A algunas personas, se les puede oír la frase… “¿Quien habrá creado el trabajo?“, “Seguro que era uno que no tenía oficio”, derivado de la cantidad de personas que laboran en algo que no les gusta.

Nuestras universidades están llenas de jóvenes que no han establecido sus prioridades, sus gustos, preferencias, no han determinado realmente cuál es su vocación y mucho menos internalizado que para lo que allí se están formando va a ser para toda la vida.

Agregando además, el problema que representa que la carrera de Educación ha convertido en el receptáculo de todas aquellas personas que no consiguen cupo en el área deseada y terminan en el “Pedagógico”, formándose para ser docentes, sin querer ser docentes, esperando unas expectativas económicas que vendrán, debido a que ésta especialidad a través de la historia ha sido una carrera por vocación y no por un lucro económico.

Estos docentes, culminan y van a los Planteles a enfrentarse a un mundo de carencias, necesidades, flagelos y demás, sin el amor necesario por lo que hacen para dar la batalla y poder ayudar a estos muchachos que tanto lo necesitan.

Otro aspecto que también se debe tomar en cuenta es la desvinculación entre las necesidades de la Colectividad, de las Empresas, del Estado, la bien llamada Demanda y lo que ofrecen las universidades, donde muchas veces se pueden observar que gradúan profesionales para convertirse en verdaderos desempleados. Ya que no se ha hecho un verdadero estudio de mercado en el entorno.

Cuando una persona alcanza el placer de trabajar en el oficio en que su vocación le llama, esta persona lo entrega todo, disfruta lo que hace y no le importa lo que digan o lo que hagan los demás, sencillamente es feliz, es feliz con lo que hace. Su trabajo lo llena de tal manera, que su creatividad se eleva al máximo y sus ganas de trabajar día a día son el punto de partida de cada mañana y si a esto le agregamos el condimento esencial, pues la sazón es la de un chef, un jefe (Jefe de Seccional, Coordinador, Sub Director, Director, Supervisor, entre otros) que tiene las mismas ganas y la misma pasión por lo que hace, el trabajo se vuelve el más hermoso de los logros por lo que se desea. “En, por y para nuestros alumnos”.

En nuestra próxima entrega seguiremos hablando del amor por el trabajo.


Sobre esta noticia

Autor:
Mammalena (4 noticias)
Visitas:
433
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.