Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Entre el papel y la pantalla

24/11/2016 22:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image ESTE TRABAJO TRATA DE HACER UN BREVÍSIMO SONDEO SOBRE EL TEMA DE LA MIGRACIÓN DE LO FÍSICO A LO DIGITAL, TOMANDO EN CUENTA LA SITUACIÓN EDITORIAL DEL PAÍS A TRAVÉS DE DOS INTERESANTES Y ESPERANZADORAS VOCES POR ANDER DE TEJADA ? FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

INTRODUCCIÓN La actualidad editorial en Venezuela, desde que la crisis económica arreció, tuvo un giro significativo que hoy afecta al último eslabón de la cadena: el pueblo lector. El ciudadano común, con todos los debates cotidianos que tienen que hacerse, con los precios ennegreciendo la tranquilidad, tiene que relegar la compra de libros a un placer secundario, cuando en algún momento de nuestra prosperidad rentística fue una transa de fácil acceso. Recordamos, pues, cómo fue ese proceso de promoción de lectura tras las políticas de Hugo Chávez: se recuperó Monte Ávila Editores, se fundó El Perro y la Rana, se fortaleció la Biblioteca Ayacucho y se inauguró la red de Librerías del Sur. A su vez, también hubo un incremento de la producción privada que benefició a los públicos. Los precios, aunque mayores a los de las editoriales subsidiadas, no significaban un patadón tan doloroso en el bolsillo de los lectores.El Centro Nacional del Libro realizó un estudio cuyos resultados arrojan que, para 2013, 82, 5% de los consultados dijo leer alguna letra impresa en papel, fuera esta una revista, un periódico o algo por el estilo; 50, 2% dijo que, en cambio, prefería libros.Lo cierto, lo innegable, es que se lee mucho más que antes, independientemente de quién haya sido el artífice de dicho incremento. Esto no es un trabajo para un grupo selecto de literatos venezolanos. Creo que es de suma importancia reivindicar el trabajo de popularización de la lectura: el fácil acceso a las publicaciones de distinto tipo hace que la gente lea más.imageTítulos de Monte Ávila Editores LatinoaméricaTambién hay que señalar el trabajo de incentivación a la escritura, que sirvió para abrir espacios editoriales y recibir trabajos que, de ser regidos por los cánones más institucionalizados del arte, hubieran sido cosas impublicables hechas por sujetos impublicables; leídas, además, por personas no letradas; autores que se despojaron, de pronto, del miedo a la tinta. Por esta misma senda solo queda preguntarse: ¿qué puede hacer ese pueblo lector hoy ante ese nuevo debate? ¿Cuál es la solución? ¿Se imprimirá de nuevo o surgirá, inevitablemente, la era del libro digital? EL PASEO Para dar respuesta a nuestras interrogantes, iniciamos la búsqueda dirigiéndonos a Monte Ávila Editores, ubicada en las torres más famosas de El Silencio, donde nos recibió Gabriel González, nuevo director de la editorial. Esa institución tiene como una de sus banderas la promoción de la lectura.Gabriel nos recibió en su oficina y conversamos un rato sobre los perjuicios causados por la especulación en las finanzas y por todo el problema económico. Dijo que eso, inevitablemente, repercute en el sector editorial. Sin embargo, les obliga a hacer un esfuerzo inteligente por alcanzar a los lectores emergentes de la movida digital: "En este momento no estamos tan preparados sobre el tema. Tenemos una página web que, en el futuro, le va a permitir a los lectores el acceso al libro digital. Todavía no tenemos ese desarrollo. Es una meta que tenemos para 2017 y por ella estamos trabajando''.imageGabriel González: "Lo importante es que se favorezca al lector"No obstante, señaló que la meta de Monte Ávila no es migrar absolutamente al digital, su fin siempre será trabajar por el libro impreso. Lo que pudiese llegar, en algún momento, cuando se desarrolle mejor su plataforma, es una oferta de ambas cosas, el digital y el físico, adaptándose a los gustos de cada quien: "En general, los libros no compiten: saco una edición del Quijote en físico, otra editorial también lo hace y los dos libros se venden y tienen buena acogida entre los lectores, porque los libros, en general, tienen muy buena amabilidad. La variedad hace un impacto en los lectores. Hay algunos que escogen por el diseño, otros por la edición, otros por la editorial y los hay, incluso, quienes escogen por el tipo de fuente. Entonces, pienso que en los casos del libro electrónico y del libro impreso, la doble posibilidad se encuentra con dos tipos de lectores que no necesariamente compiten. Simplemente, para un estudiante que tiene una herramienta para leer en digital es preferible cargar el libro en un bolsillo de su camisa, a diferencia de a quienes nos encanta cargar la obra y pasar la página en el autobús. A mí me gusta más el impreso, pero, en todo caso, el digital ha venido teniendo una mayor acogida entre los jóvenes y es algo que hay que tomar en cuenta, una posibilidad que hay que alimentar. Siempre, cuando la gente se encuentre con las lecturas, de la manera en que estén presentadas, lo importante es que se favorezca el lector. Por eso trabajamos: no para producir libros sino para conquistar lectores''.Por ese lado, tenemos un panorama optimista, pero lejano: se comienza a imprimir de nuevo y hay un anuncio de publicación en digital. Sin embargo, ¿qué pasa en el presente con las novedades editoriales que no se consiguen en el país o que son muy caras para que cualquiera las compre? EL PDF ES UN PÉSIMO FORMATO ELECTRÓNICO PORQUE ES COMO UNA FOTO, QUE TIENE UN TAMAÑO ESPECÍFICO. EXISTEN, POR EL CONTRARIO, VARIOS FORMATOS LLAMADOS 'LÍQUIDOS', CUYOS TEXTOS SE ADAPTAN A LA PANTALLA. HAY UNO QUE SE LLAMA FB2, OTRO QUE SE LLAMA EPUB, UNO QUE SE LLAMA MOBI (FREDDY FERNÁNDEZ) Sobre estos temas fue que nos habló Freddy Fernández, presidente de la Agencia Venezolana de Noticias, cuyo cargo de jefe nada tiene que ver con su labor como capitán de navío del internet y sus recovecos literarios. El hombre sabe de esas aguas. Conoce los rincones y consigue lo que quiere. Primero que nada, el también columnista de Épale CCS recalcó, para desmontar una falsa narrativa del pasado, que nunca ha sido fácil comprar libros en físico y que, de hecho, los libros editados por el Estado durante la gestión de Hugo Chávez fueron los que bajaron el rango normal de precios. Explicó que eso se debe a que la tecnología para llevar a cabo la impresión siempre ha sido muy cara y, además, nunca muy rentable para los mismos escritores: "Desde que se edita el libro hasta que se vende, al escritor le queda un porcentaje mínimo. A un gran escritor quizá le quede 10% de la renta, con una dificultad contable que es terrible: precisar cuántos ejemplares se vendieron, en cuáles librerías. Es un sistema complejo. Por otra parte, para los que son lectores de libros, no es solo el tema de adquirirlos, sino la biblioteca de su casa. Eso también se vuelve problemático. Ahí hay un gran debate entre los lectores tradicionales, quienes dicen que les gusta el olor y el peso. Eso está bien. También algunos refieren la belleza del libro. Sin embargo, los hay muy bellos pero muy inútiles, y estamos en un mundo en el que uno tiene acceso, a veces gratuito, a millones de libros en formato electrónico. Por ejemplo: hoy mucha gente no sabe que podría leer un libro en su celular con bastante facilidad. El mejor formato para ello no es el PDF. El PDF es un pésimo formato electrónico porque es como una foto, que tiene un tamaño específico. Existen, por el contrario, varios formatos llamados 'líquidos', cuyos textos se adaptan a la pantalla. Hay uno que se llama FB2, otro que se llama EPUB, uno que se llama MOBI. Todos son intercambiables. Algunos programas son gratuitos y se pueden descargar para la computadora o el celular: FB Reader para el celular o Calibre, por ejemplo, para la computadora''.imageFreddy Fernández muestra su biblioteca virtualPara leer en formato digital existen aparatos especializados. Muchas editoriales han tomado esta alternativa. Casi todo lo que se imprime, a su vez, se vende como libro electrónico. Sin embargo, ante quienes quieren leer sin poder pagar un libro en euros, mientras el desarrollo en Venezuela no permite comprarlo digitalmente con moneda local, solo queda una solución: agarrar un microscopio y hurgar por entre las páginas resultantes de una búsqueda en internet. En uno de esos enlaces, como dice Freddy, debe estar lo que buscamos. Ojo, existen trampas, animales acechando tu clic errado. Por lo menos, según señala, con respecto a las novedades literarias, la mayoría de lo supuestamente gratis debe ser algo virulento."He tratado de hacer una campaña para que las editoriales de la Revolución Bolivariana coloquen los libros en formatos líquidos y no en PDF. Incluso lo pedí directamente al Ministerio de Cultura. Me dicen que ya están trabajando en eso. Ojalá que sea pronto, porque creo que eso podría facilitar un esquema de venta electrónica para los venezolanos, donde los libros podrían venderse muy baratos y uno, desde el teléfono, podría bajarlos, pasarlos a la computadora y así facilitar muchísimo en tiempo, en recurso, en comodidad de lectura''.imageLa tecnología para imprimir suele ser costosaimageTrabajadores en la Imprenta NacionalÉPALE 205


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (18462 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
83
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.