Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Montserrat Gutiérrez escriba una noticia?

Nuevos empleos en atención domiciliaria de pacientes con enfermedades crónicas

20/05/2012 15:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estos servicios serán muy demandados ante el progresivo envejecimiento de la población y la menor disponibilidad de cuidadores dentro de la familia

Estos cuidados requieren de expertos cualificados capaces de afrontar situaciones de pérdida de movilidad, alteraciones de la comunicación o atragantamientos, entre otras.

Demanda emergente

En España existe un total de 2, 8 millones de personas con dificultades para realizar alguna actividad básica de la vida diaria, según la última Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD, 2008).

Así, la atención domiciliaria de las personas dependientes será una actividad que sin duda generará nuevos empleos. Su creciente demanda traerá consigo una profesionalización de este tipo de cuidados, motivada por el envejecimiento progresivo de la población y la menor disponibilidad de cuidadores dentro de la familia.

La incorporación de la mujer al mercado laboral ha generado un gran vacío a la hora de organizar y ofrecer los cuidados que las personas dependientes necesitan en sus propios domicilios. Esto requiere de una figura profesional que atienda estas necesidades.

Esta nueva situación, unida al aumento de la dependencia de la población hace que los cuidados demandados por este colectivo sean cada vez mayores, se prolonguen en el tiempo, y necesiten de una persona especialista que los ejecute.

Los expertos explican que la profesionalización de la actividad sanitaria supondrá un impulso en términos económicos y de empleo al crearse programas de formación y empresas especializadas.

En este sentido, se subraya que la atención sociosanitaria está aún en vías de desarrollo, pero se ha apostado por su profesionalización y tecnificación con estructuras de formación, e investigación y asistenciales, similares a las acciones realizadas en la Sanidad.

Actualmente se está asistiendo a un aumento de las personas dependientes y a la transformación de un cuidador informal en un cuidador profesionalizado, por tanto, se abre un mundo nuevo en el que se irá pidiendo al nuevo cuidador más capacitación porque se van a dar situaciones más complejas en los domicilios, indican los especialistas.

Más de dos millones de dependientes

Según la EDAD, el 8, 5% de la población española (3.847.854 personas) declara alguna discapacidad o limitación para actividades de la vida diaria; de ellos, 2.148.548 son dependientes (55, 8%), es decir, precisan la ayuda de una tercera persona pues no pueden valerse por sí mismos.

El aumento de la dependencia de la población hace que los cuidados demandados por este colectivo sean cada vez mayores

Además hay 290.530 personas que viven en centros residenciales, hospitales psiquiátricos, gerontológicos y otros centros para personas con discapacidad. De ellos, 269.139 han declarado tener alguna discapacidad, y de estos 252.804 son dependientes. Todos los niños de 0-5 años se consideran dependientes.

Las mujeres representan el 34, 8% de todos los dependientes. Su presencia es muy superior en las edades avanzadas. Dos de cada tres dependientes son personas de 65 y más años (1.400.293).

Sólo en las edades infantiles y juveniles su prevalencia es algo superior en los varones. Entre adultos y mayores en cambio son las mujeres las que presentan dependencia en una proporción más alta, que es notablemente superior a partir de los 60 años.

Desde un punto de vista cuantitativo, las dificultades de movilidad están en la base de los problemas más frecuentemente referidos por las personas de edad con dependencia. A las dificultades para las actividades de la vida doméstica (mantenimiento del hogar), le siguen en importancia tareas de autocuidado.

La población infantil tiene un peso escaso entre la población en situación de dependencia, pero la gravedad de sus discapacidades es alta. También destaca la gravedad entre las personas de más edad.

El origen de las discapacidades es también diferente según edad: suele ser mental en la población infantil, osteomuscular y sensorial en la población de más edad. En los niños, las deficiencias congénitas, de nacimiento o desarrollo son importantes; entre los mayores destacan los problemas degenerativos. Los problemas mentales son los más frecuentes en la población residente en establecimientos colectivos (no representados en el gráfico).

EL Profesional -Cuidador

El perfil más frecuente de la persona cuidadora principal en España es el de una mujer, con una edad media superior a 50 años, casada, con estudios primarios o inferiores, que suele ser la hija o la cónyuge de la persona necesitada de cuidados. Más de 400.000 mujeres-hijas atienden a alguno de sus padres o a ambos. Entre los cónyuges destaca también la mujer que cuida a su esposo; es cada vez más frecuente el varón cuidador de elevada edad.

Además de dosis de cariño y atención, la nueva figura del cuidador sociosanitario habrá de tener, por ejemplo, conocimientos de alimentación para ayudar a las personas a ingerir alimentos sin riesgo de atragantarse.

Los especialistas en cuidados sociosanitarios también tendrán que conocer las destrezas en higiene, vestido, control de esfínteres y nuevas tecnologías sanitarias para, entre otras cualidades, saber cómo se puede comunicar con un paciente sin habla desde un ordenador.


Sobre esta noticia

Autor:
Montserrat Gutiérrez (343 noticias)
Visitas:
1497
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.