Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mario Uno escriba una noticia?

El submarinismo y la sordera

01/10/2015 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El submarinismo es, de todas las actividades acuáticas preferidas por muchos para practicar en verano, una en las que más cuesta iniciarse. ¿Uno de los motivos? La sensación de sordera

Mi mente tiene una capacidad asociativa bastante peculiar. Me explico: tengo una imaginación muy activa y, al menos en mi caso, esa imaginación tiende a emplearse, de manera completamente inconsciente, para asociar ideas que en principio no tienen nada que ver entre sí; y eso provoca que, a la larga, o en muy poco tiempo, desarrolle un interés por un tema en el que antes no había pensado ni una sola vez. En fin, esos temas que asocio sí que suelen tener un nexo de unión, un punto común, un lazo que los une; pero en la mayoría de los casos, dichos nexos suelen ser sutiles o difíciles de entender a menos que se esté en el interior de mi mente. Entonces todo es fácil y comprensible, porque así es exactamente como lo veo yo.

Les voy a poner un ejemplo tonto de este mismo verano, en concreto de agosto de 2015. Hacía ya mucho tiempo que tenía ganas de emplear mi dinero en apuntarme a una de esas actividades veraniegas que tan ideales son para tener la sensación de estar teniendo una aventura. El senderismo sirve, pero ya lo he probado antes y siempre me acaba aburriendo. No, yo quería algo nuevo, algo diferente; y tras mucho pensar, indagar y preguntar, lo descubrí: el submarinismo. Me apunté a clases desde principios de agosto hasta sus finales y me lo pasé realmente bien, pero tuve algún que otro normal y esperable ataque de claustrofobia. ¿Por qué? Porque cuando estás bajo el mar, el mundo desaparece; y aunque escuchas el agua y tu respiración, la sensación es exactamente igual que la de quedarse sordo. Exactamente la misma que la de una persona con problemas de audición severos. ¿Cómo lo hacía esa gente para soportar la claustrofobia?, pensaba yo.

Y ahí tienen el tema asociado y el nexo de unión. La curiosidad no me abandonó cuando finalicé las clases de submarinismo y yo solita, por mi propia cuenta, me puse a investigar sobre audífonos y sobre centros auditivos; y gracias a páginas como http://www.fundacion-ayuda-a-la-audicion.org, obtuve más información. Ya ven, así soy yo.


Sobre esta noticia

Autor:
Mario Uno (693 noticias)
Visitas:
1651
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.