Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Orestesenlared escriba una noticia?

Educación y más educación. Trabajo y más trabajo

09/09/2016 16:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Parece que en Venezuela el cambio de régimen es evidente, de ahí que resulta insoslayable procurar avizorar la construcción de un futuro distinto

Quizás, más por deseo, que como echo factual, aunque muchos acontecimientos parecen confirmarlo, asunto reforzado a partir de disimiles análisis de la realidad política venezolana, parece que está cerca el final del régimen actual, por lo que parece insoslayable procurar avizorar la construcción de un futuro distinto, que nos lleve a otros derroteros, o que nos permita recuperar lo que en la sociedad de antes nos identificaba, para lo que me centrare en la educación y el trabajo.

Empero, antes de adentrarme en estos valores, es menester tocar, aunque de manera rasante, las maniobras empleadas para esparcir y hasta enraizar, entre los venezolanos, la división, y con ella, el enfrentamiento entre conciudadanos.

De manera exprofesa, primero en la campaña electoral, y luego en funciones de gobierno, Hugo Rafael Chávez Frías, se centró en remarcar las diferencias entre los venezolanos, bien de orden económico -ricos y pobres-, étnicos -negros o afrodescendientes y blancos-, los patriotas y los apátridas, en otros.

Fuel tal su afán de fraccionar, y todavía se emplea, la justificación que hiciera Chávez en la que una persona robara a otra porque tuviera hambre, lo que se intensifico a manera de subvertir el orden social hasta entender lo que Pareto definió como el efecto ochenta-veinte.

Desde esa concepción, entendió que con el veinte por ciento de su esfuerzo a favor del ochenta por ciento de la población -pobres-, se ganaría sus favores, lo que cristalizó mediante el otorgamiento de dadivas, sin que para tales beneficios implicase esfuerzo alguno, más que ser pobres e indicarles que ellos -los pobres-, merecían recibir parte de la renta petrolera.

Esa condición social fue de alguna manera potenciada a los fines de obtener sus favores -votos- (Recuérdese las palabras de Héctor Rodríguez: No vamos a sacarlos de la pobreza para que se vuelvan escuálidos), llegando inclusive a minimizar el orden jurídico hasta alcanzar a niveles de criminalidad, y con ella, de impunidad, nunca antes vistos en este país, que le han merecido ubicarse en el ranking mundial por este tipo de calamidad. Un ejemplo de lo recién indicado se puede ubicar en las zonas de paz (léase ¿Zona de paz o impunidad? De Luís Izquiel).

El trabajo, permite no solo la prosperidad del trabajador y su grupo familiar

Pero fueron más las limosnas dadas a los pobres, sin más justificación que el tener niños (Gran misión hijos de Venezuela) u otras consideraciones por medio de las conocidas misiones sociales (Con Chávez en el gobierno llegaron a ser 29 misiones, que además sirvieron como caldo de cultivo para la corrupción)

Sin duda, durante estos tres lustros se han trastocado valores que identificaban a la sociedad venezolana y que debemos procurar recuperar, entre ellos, la educación y el trabajo, como fórmula y estrategia de ascenso social, asunto demostrado en épocas pasadas y en muchos países del orbe.

La educación, requiere estar fundamentada en valores que potencien la vida en sociedad, entre los que se deben incluir, a título ilustrativo y no limitativo: el respeto, el reconocimiento del otro -otredad-, comprensión, compromiso y mucho otros, debiendo recordar que en otrora se incluía en el pensum de estudios unidades curriculares como Moral y luces, y en otras deontología de la profesión, que hoy no se imparten en muchas instituciones públicas, pues pretenden ser cambiadas por elementos ideológicos.

Por otro lado, el trabajo digno, y con él, el reconocimiento y la gratificación por el mejor de los esfuerzos, lo que, sin duda, habría permitir al trabajador y su grupo social, una vida decorosa, además de permitir al país avanzar hacia una verdadera productividad.

Esta mundialmente reconocido, científica y socialmente, que es a través de la educación y el trabajo, las palancas que potencian el desarrollo de los países y al mismo tiempo marcan la diferencia de la prosperidad de un pueblo a otro. De manera que, si deseamos una sociedad sana y prospera, es necesario educación y más educación, trabajo y más trabajo.

@OrestesSalerno

Un libre pensador


Sobre esta noticia

Autor:
Orestesenlared (45 noticias)
Visitas:
1366
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.