Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jorge Sindoni escriba una noticia?

¿Buscas dinero? Usa estas estrategias de Inversión

20/01/2019 20:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si has seguido la serie de FINANZAS PERSONALES que he venido exponiendo por Globedia, ya es hora de comenzar a desarrollar tus estrategias de inversión. Es el momento de la acción y de moverte hacia la libertad financiera, que no será de la noche a la mañana, pero si puedes alcanzarla con el tiempo

Las estrategias que debemos seguir, las voy a resumir en seis simples pasos:

Paso 1: Aclaremos nuestras cuentas: ¿Cuánto queremos invertir?

    Si hemos realizado nuestro balance personal y nuestra cuenta de resultados que ya expuse en mi artículo anterior:¿Cual es tu Situación Financiera Hoy? ¿Atrapado? ¿Libre? ¿Con Ilusiones?, podemos determinar cuáles son nuestros flujos de efectivo, tanto los que entran como los que salen de nuestro patrimonio. El dinero para invertir, tiene que ser un excedente. Algo que nos sobre al mes que lo vayamos acumulando en una cuenta bancaria. Por eso hay que disciplinarnos con los gastos. Gastar menos para ahorrar más.

    Ya hablé sobre como disciplinarnos, y que usamos incorrectamente el crédito comprando cosas superfluas. Pues bien, elimina o prescinde de aquello en que mensualmente gastas y que no es prioritario, desde un café que te tomas en una cafetería por la mañana o dejar de comprar cigarrillos (que de paso es algo bueno para la salud), o dejar de comprar la revista hípica, o un periódico, buscar un supermercado más barato, etc. Cuando determines cuando has dejado de gastar al mes por esos conceptos, ese dinero destínalo a una cuenta de banco y ahórralo por unos meses, para usarlo en tu pequeña próxima inversión.

Paso 2: Fijemos nuestros objetivos financieros.

    Una vez que sabemos de cuantos recursos disponemos para invertir, debemos pensar cual es el objetivo de la inversión que tenemos en mente: Hacernos la pregunta, ¿para qué quiero yo ese dinero que ahorré? ¿En qué y para que lo quiero invertir? Entre las metas más comunes está comprarse un auto, una casa, pagar la educación de los hijos a futuro para cuando llegue el momento que vayan a la universidad, o bien para adquirir un bien que voy a rentar o revender después, o para un pequeño negocio, para mi retiro, etc. Los Objetivos financieros pueden ser tanto para comprar o pagar cosas de uso personal o familiar, así como para adquirir activos. (Ver mi primer artículo: ¿Porque las Finanzas Personales No Son Parte de Nuestra Educación?). Es necesario definir la meta financiera que queremos alcanzar.

Paso 3: Conozcamos nuestro perfil de inversionista.

Existen varios tipos de inversionistas, de acuerdo al riesgo que asumen. En materia Financiera, la clasificación más común es la siguiente:

A.- Inversionista Agresivo: Es la persona que desea con mucha firmeza que sus inversiones crezcan en el menor tiempo posible y están dispuesto a arriesgar la mayor parte de su patrimonio en ello. También disponen de un tiempo de vida más largo para recuperarse sino le ha ido bien con sus inversiones. En este sentido, la mayor parte de su cartera de inversiones se encuentran en títulos de renta variable (acciones) que financieramente son las más riesgosas, pero también las que reportan mayores beneficios, por lo que está dispuesto a arriesgar más, con base a su juventud (suelen ser personas generalmente entre los 18 y 30 años) ya que si tienen malos rendimientos, tienen suficiente tiempo para aprender, rectificar y recuperarse si mantienen una estrategia de inversión a largo plazo.

B.- Inversionista Moderado: Este tipo de inversionista como su nombre lo indica, arriesga en una proporción mitad y mitad, de una cartera de inversiones compuesta por títulos de renta fija, que son más conservadores y títulos de renta variable (más riesgo). También desde el punto de vista de su capital, arriesga un porcentaje menor al anterior en inversiones bursátiles o bancarias. Suelen ser personas entre 30 a 50 años, con obligaciones y responsabilidades con terceros (como una familia), que han acumulado algunos activos gracias a un gran esfuerzo y trabajo, y por esa razón no están dispuestos a arriesgar la mayor parte de su capital, porque saben el tiempo y la energía que requirieron para adquirirlos. También saben que tienen un tiempo menor de vida para recuperarse de una perdida financiera, y por ello son más cautos, aunque también suelen ser ambiciosos con ciertas inversiones. Arriesgan con cierto grado de prudencia. Sus inversiones suelen estar compuestas por una cartera mixta, de títulos de renta fija y variable, más o menos en la misma proporción.

C.- Conservador: Son aquellos que en razón de su edad (de 50 a 75 años), desean preservar su capital, yéndose por lo seguro. Creciendo lentamente. Desean una tasa de rendimiento predecible, pero siempre por debajo de lo que obtienen los inversionistas agresivos y moderados. Casi siempre invierten en instrumentos de renta fija, como bonos que bien pueden ser de deuda pública o privada, certificados de depósitos Bancarios, Activos Líquidos, participaciones bancarias y en algunos tipos de acciones de empresas muy estables y con variables bursátiles predecibles. Tampoco suelen arriesgar un porcentaje importante de su capital, para asegurar el futuro de su familia y de ellos mismos, por cualquier vaivén financiero de la Bolsa o de la economía.

Es importante señalar, que, aunque estos suelen ser mayoritariamente los rasgos que componen el perfil de los inversionistas, no necesariamente son características fijas en ellos. Por ejemplo, puede haber alguna persona joven que decide invertir de manera moderada o conservadora, y por el contrario gente de mediana edad o cuasi jubilada, invirtiendo de manera mucho más agresiva, y en porcentajes importantes de su capital.

Ahora bien, para ser un buen inversor, generalmente es recomendable que exista una correspondencia entre la edad y la preferencia por el riesgo, aunque también es de hacer notar que la proporción de dinero invertido en títulos de renta variable o fija, puede ser lo suficientemente flexible para adaptarse al estilo de vida de cada individuo. Esto último obedecerá más bien, a los intereses y estrategias que cada persona desee desarrollar para obtener más beneficios o rendimientos de sus inversiones.

La siguiente tabla, puede ayudarte a definir que Tipo de Inversor eres, de acuerdo a determinados rasgos de tu personalidad en función de tu preferencia (o necesidad) por el riesgo:

Preguntas:

  1. Ubícate en tu tramo de edad: 1 (+ 60 años); 2 (45 a 60 años); 3 (35 – 45 años); 4 (25 – 30 años; 5 (-25 años).
  2. ¿Qué porcentaje de tus ahorros deseas invertir?: 1 (-20%); 2 (20 – 40 %); 3 (40 – 60%); 4 (60 – 80%); 5 (80 -100%).
  3. ¿En cuántos años deseas comenzar a gastar los fondos invertidos?: 1 (1 año); 2 (2 a 5 años); 3 (6 a 10 años); 4 (11 a 20 años); 5 (+21 años).
  4. ¿Tu principal objetivo de inversión es cubrir tus gastos corrientes?: 1 (Totalmente de acuerdo); 2 (De acuerdo); 3 (Más o menos); 4 (Desacuerdo) 5 (Totalmente en desacuerdo).
  5. Si inviertes tus ahorros ¿Tu presupuesto personal sufre grandes variaciones?: 1 (Totalmente de acuerdo); 2 (De acuerdo); 3 (Más o menos); 4 (Desacuerdo) 5 (Totalmente en desacuerdo).
  6. ¿Posees Pólizas de Seguro de auto, vivienda, hospitalización, maternidad, etc?: 1 (Totalmente de acuerdo); 2 (De acuerdo); 3 (Más o menos); 4 (Desacuerdo) 5 (Totalmente en desacuerdo).
  7. ¿A la hora de invertir buscas inversiones rentables (más riesgo) o seguras?: 1 (Muy seguras); 2 (Seguras); 3 (Más o menos); 4 (Rentables) 5 (Muy rentables).
  8. Tu principal fuente de ingreso (empleo, rentas) es: 1 (Muy estable); 2 (Estable); 3 (Más o menos); 4 (Inestable) 5 (Muy inestable).

De acuerdo a la puntuación obtenida en las respuestas a las 8 preguntas, tu Perfil de Inversionista será:

                                      8 a 19 puntos                                 Conservador.

                                      20 a 31 puntos                                 Moderado

                                      32 a 40 puntos                                  Agresivo

Paso 4: Establecer el horizonte temporal de la Inversión ¿En qué momento quieres usar tu dinero?

Nuestros objetivos personales determinan, por lo general, cuanto tiempo tenemos que invertir. Si, por ejemplo, tienes 35 años y planeas retirarte de la vida laboral a los 65 años con una jubilación mensual y algo de dinero producto de tus inversiones, tienes 30 años para invertir mes a mes o trimestre a trimestre o año a año, en un instrumento de inversión que vaya acumulando intereses o beneficios en tu rendimiento de capital, que retirarás para gastártelo al cabo de ese tiempo, pudiendo disfrutar de una situación económica más holgada, sin ser excesivamente dependiente de tu jubilación. No debes tocar esa inversión durante ese plazo, si ese fue el objetivo que te trazaste.

Si tu objetivo es comprarte una casa en 10 años, y además de un préstamo bancario quieres ayudarte a pagarla con un capital que tienes invertido para ese fin evitando mayores deudas con el Banco, pues los 10 años serán tu horizonte temporal de inversión. Lo mismo si quieres comprarte un auto a 5 años, etc.

Identificar el horizonte de tiempo es importante porque determina la manera como invertimos nuestro dinero. Un intervalo de tiempo corto, necesita inversiones conservadoras. Un intervalo largo, permite inversiones más agresivas. Aunque también, puedes usar inversiones más agresivas si quieres acortar el tiempo de crecimiento de tu dinero, logrando más en menos tiempo, pero con más riesgo. Eso dependerá de ti y tu capacidad de riesgo.

Es necesario establecer por cuanto tiempo vamos a invertir y que cantidades de nuestro presupuesto personal o familiar vamos a aportar a esa inversión, bien por una sola vez en un solo monto, obteniendo intereses o rendimientos en el mercado bursátil que van a ir creciendo y reinvirtiéndose, o bien aportando periódicamente una cantidad de dinero a tu cartera de inversiones para acrecentar el monto de la inversión y el monto de las ganancias o rendimientos al momento de retirar ese dinero para gastarlo en la meta financiera que te propusiste.

En mi artículo previo, hago hincapié en ese sentido, de lograr disciplinarnos con nuestros gastos y obtener excedentes que ahorremos para ir invirtiéndolos y lograr nuestros objetivos financieros.

Paso 5: Debemos escoger el instrumento de inversión financiera que se ajuste a nuestro perfil.

Ya en este paso estamos decididos a invertir, y analizamos bajo que forma vamos a hacer esa inversión. Por ello debemos ir ante un asesor financiero, o un asesor bancario o un asesor de bolsa.

Entiendo que algunos no quieran gastar en una asesoría, pero muchas de ellas, si al final concretan la inversión que se va a realizar con un bróker, son gratuitas. Lo mismo en el Banco, si eres cliente, pueden darte esta asesoría gratuitamente.

De hecho, muchas entidades bancarias también tienen sus propias oficinas de corretaje y de inversión bursátil (Bolsa), así que además de clientes bancarios, puedes ser un cliente bursátil o de cualquier otro instrumento de inversión.

Más sobre

Ahora, analicemos brevemente los tipos de instrumentos en que puedes realizar esa inversión, haciendo hincapié como ya lo he venido haciendo en la serie de FINANZAS PERSONALES, que una cuenta bancaria no es una buena inversión porque paga poco. Solo sirve para acumular allí el dinero que inicialmente vas invertir para luego.

Tipos de Instrumentos:

Renta variable (acciones), ya en mi primer artículo: ¿Porque las Finanzas Personales No Son Parte de Nuestra Educación?, hice hincapie en estas definiciones. Puedes consultarlo. Solo diré que son las que están sometidas a mayores fluctuaciones del mercado, pero si se eligen las más rentables (eso te lo dirá tu asesor), que han venido teniendo un buen desempeño histórico en las transacciones de Bolsa, pueden permitirte en el tiempo obtener muy buenos rendimientos.

Renta Fija (Bonos): Consultar mi primer artículo. Agrego que son las más seguras y predecibles.

Mercado Monetario y de metales: Es la compra de moneda dura o divisas fuerte, como el dólar o el Euro. Obviamente si estas en un país de la eurozona, ya llevas ventaja porque tus ahorros ya están en euros. Actualmente, las monedas más comercializadas en el mundo son el dólar de USA, con un porcentaje de reservas del 65% en la banca internacional, y el euro con un 20 - 22%.

Tratar de ahorrar en estas divisas ya es una ventaja respecto a tu moneda local. Además, está el mercado de metales, especialmente, el oro que desde hace 5 años ha tenido una revalorización espectacular por la demanda del mercado chino para respaldar su economía con este metal.

Quienes adquirieron oro hace unos diez años pueden venderlo hoy a precios de casi un mil por ciento de ganancias. La plata es otro metal bastante atractivo para invertir y revender.

Cuenta de Corretaje Bursátil: Constituida por un conjunto de contratos en materia de valores (Bolsa) y crédito (Banca), para invertir tanto en títulos de renta fija como variables, además de participaciones bancarias y certificados de depósitos, que pagan un interés compuesto más alto que una cuenta corriente o de ahorro ordinaria.

Debes acudir a tu Banco o a una agencia de corretaje Bursatil o de inversión de valores (que invierte en Bolsa y en Banca), o como la llamen en tu país, o puedes consultarlas por Internet, haciendo una pequeña inversión a un determinado tiempo, que hará crecer tu dinero.

Que no te dé pereza hacerlo. Al menos puedes informarte de sus productos y saber cuál es el mínimo para invertir. Sino lo tienes de inmediato, lee mis anteriores artículos, cuyos enlaces dejo debajo de esta entrada, para que ahorres por un tiempo y luego puedas hacer estas pequeñas inversiones.

Fideicomisos de Inversión: Un Fideicomiso es un contrato mediante el cual una persona transmite bienes o dinero de su propiedad para que otra lo administre a su nombre durante el tiempo pactado. En el caso de una cartera de valores para inversiones, el administrador de tu dinero o fiduciario, que puede ser también una persona jurídica como una empresa o entidad intermediaria fideicomitente, se encargará por una comisión de tus ganancias hacer la mejor selección de inversiones y activos para que crezca tu dinero. Actualmente hay sociedades de corretaje, de intermediación, o con los mismos Bancos que realizan esta función y a los cuales puedes acudir por información.

Cartera Administrada por Cuenta de Terceros: Se dividen en 2: Fondos Mutuales y Fondos de Capital de Riesgo.

Fondos Mutuales: Como su nombre lo indica, es un fondo colectivo, donde se agrupan pequeños inversionistas para hacer una inversión conjunta en diversos activos, que el administrador de ese fondo hará a nombre del grupo. Por supuesto, tu no vas a conocer a los otros inversionistas, sino que acudes a meter tu dinero allí para que el fondo globalmente concebido, administrado por una empresa especialista en valores, hará a tu nombre las mejores selecciones de activos y el redito, rendimiento o beneficio que perciban de esos activos e inversiones, se repartirán entre los socios de ese fondo en proporción a su participación. Quién ha puesto más dinero en el fondo gana más.

Hoy día es la forma de inversión más extendida por el mundo, ya que interviene una enorme cantidad de pequeños ahorristas en ellos, haciendo más fuerza como grupo y estos fondos invierten en toda clase de activos, desde compras de acciones de empresas, bonos, patrimonios inmobiliarios, hoteles, Bonos de deuda pública, etc. Si colocas tu dinero allí en vez de en un Banco, percibirás unos intereses o rendimientos mayores.

Fondos de Capital de Riesgo o Venture Capital: Al igual que los Fondos mutuales, son fondos asociados con una cantidad de pequeños y medianos inversionistas que juntan su dinero para invertir, pero con el objeto de hacerlo en compañías recién creadas, jóvenes, que se encuentran en una difícil situación o que requieren de capital para llevar a cabo sus ideas, y se financian con estos fondos. Especialmente, surgen de apoyar a compañías novedosas o con ideas novedosas para el mercado, con base en la Tecnología.

Por ello se les considera de capital de riesgo, ya que si la idea no funciona bien, podría haber perdidas. No obstante, al igual que los Fondos Mutuales, hay una junta administradora con sus expertos (dependerá del prestigio del Fondo), que se encargan de analizar y seleccionar cuidadosamente donde invertir el dinero.

Estos fondos suelen entrar como propietarios en parte de las acciones de estas nuevas compañías, o hacerle préstamos a un interés alto pero de largo plazo, y si a esa compañía le va bien, los resultados, dividendos o pagos de intereses suelen ser muy ventajosos, con gran cantidad de ganancias, que luego serán repartidas, al igual que con los fondos mutuales, entre quienes tienen su dinero en el fondo de capital de riesgo, recibiendo más quienes tengan más dinero allí.

Compañías como AIRBNB, Google, Uber, etc, en su momento de etapa inicial, se financiaron a través de estos fondos, que entraron o bien como socios o bien como prestamistas. Como has de imaginar, les fue muy bien a quienes participaron en estas operaciones de financiamiento dado el éxito de las ideas materializadas por estas empresas.

Y finalmente los ETF que comentaré aparte más adelante en un próximo artículo por su novedad e importancia en el mundo bursátil.

Paso 6: Tener un Seguro

Ya para finalizar, pues quizás para muchos, este paso ya es una obviedad. Pero tantas otras personas consideran que no le es necesario estar asegurados. Pues bien, un seguro es un soporte que te impide una pérdida importante.

En nuestro día a día, estamos expuestos a accidentes o situaciones riesgosas, que ponen en peligro nuestra salud y nuestros bienes. Quizás algunos están ya bastante endeudados o no poseen excedentes para que encima además de invertir, contraten un seguro. Si tu situación financiera actual no te lo permite, ello no significa que más adelante no puedas contratarlo en la medida que vaya mejorando tu cuenta de resultados personal.

Normalmente, los seguros más básicos e importantes que debemos tener son en este orden: Seguro de Vida; Seguro de Cirugía, Maternidad y Hospitalización; Seguro de Vivienda o Inmuebles: Seguro contra Robos y Seguro de Auto. Irónicamente este último es el que casi todo el mundo tiene por estar obligados ante la Ley a tener un seguro de responsabilidad civil vehicular. Pero los otros son tanto más importantes por el tipo de cobertura que tienen y de los bienes o el valor que protegen.

Cuando tu situación financiera personal comience a mejorar, es muy recomendable blindarte y protegerte, tanto en salud como a tus bienes, teniendo este tipo de contratos. Elegir una buena Póliza de seguro con una relación: prima - buenos servicios, no es fácil. Pero hay mucha información por Internet, además que seguramente familiares y amigos ya están asegurados y te puedan proporcionar información para comparar sus costos – beneficios, antes de decidirte por alguno.

En sintonía con las estrategias de Inversión que aquí expongo, mi próximo artículo estará orientado al mercado bursátil, a la Bolsa. ¿Por qué debemos invertir allí?; ¿Cómo y dónde se hacen estás inversiones?, y ¿Con cuánto es recomendable comenzar a hacerlo?

Hasta la próxima.

 

 

 

 

Abogado- MBA Executive - Diplomado Negocios Internacionales - Inversor Particular.

 

TEMAS RELACIONADOS DE ESTE AUTOR:

¿Porque las Finanzas Personales No Son Parte de Nuestra Educación?

El Problema de la Inflación

La Fuerza del Interés Compuesto

Usamos Incorrectamente el Crédito

Deudas por Tarjetas de Crédito

LOS PRÉSTAMOS PARA VIVIENDA: Recomendaciones para usar inteligentemente tú deuda hipotecaria

¿Cual es tu Situación Financiera Hoy? ¿Atrapado? ¿Libre? ¿Con Ilusiones?

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Jorge Sindoni (10 noticias)
Visitas:
2875
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.