Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jhgisea escriba una noticia?

Diabetes y Medicación

08/07/2013 17:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Regularmente, el primer tratamiento para la diabetes tipo 2 es la planificación de las comidas a fin de controlar el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, la pérdida de peso y la actividad física. Muchas veces, esas medidas no alcanzan para reducir el nivel de glucosa en la sangre y acercarlo al nivel normal. El paso siguiente es administrar un medicamento para reducir el nivel de glucosa en la sangre. Existen dos tipos de medicamentos: los medicamentos orales (pastillas) y las inyecciones de insulina. Las pastillas para la diabetes no son insulina.

Cómo funcionan?

En los diabéticos, el nivel de glucosa en la sangre es demasiado alto. Ese alto nivel se produce porque la glucosa permanece en la sangre en lugar de ingresar en las células, donde pertenece. Pero, para que la glucosa pueda ingresar en una célula, la insulina debe estar presente y la célula debe tener "hambre" de glucosa.

Las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina. Para ellas, las inyecciones de insulina son la única manera de mantener bajo el nivel de glucosa en la sangre.

Las personas con diabetes tipo 2 suelen tener dos problemas: no producen suficiente insulina y las células de sus cuerpos no parecen incorporar glucosa con la avidez que debieran.

En la actualidad, todas las pastillas para la diabetes en venta en los Estados Unidos pertenecen a cinco clases de drogas: sulfonilúreas, meglitinidas, biguanidas, tiazolidinedionas e inhibidores de las alfa-glucosidasas. Esas cinco clases de drogas funcionan de diferentes maneras para reducir el nivel de glucosa en la sangre.

Sulfonilúreas Las sulfonilúreas estimulan a las células beta del páncreas para que liberen más insulina. Las sulfonilúreas se utilizan desde la década de 1950. La clorpropamida (nombre comercial: Diabinese) es la única sulfonilúrea de primera generación que aún se utiliza en la actualidad. Las sulfonilúreas de segunda generación se utilizan en dosis más pequeñas que los medicamentos de primera generación. Existen tres medicamentos de segunda generación: glipizida (nombres comerciales: Glucotrol y Glucotrol XL), gliburida (Micronase, Glynase y Diabeta) y glimepirida (Amaryl). Por lo general, estos medicamentos se administran de una a dos veces por día antes de las comidas. Todas las sulfonilúreas producen efectos similares sobre el nivel de glucosa en la sangre, pero difieren en los efectos secundarios, en la frecuencia con que se administran y en las interacciones con otros medicamentos.

Meglitinidas Las meglitinidas son medicamentos que también estimulan a las células beta para que liberen insulina. La repaglinida (nombre comercial: Prandin) y la nateglinida (Starlix) son meglitinidas. Se administran antes de cada una de las tres comidas. Debido a que las sulfonilúreas y las meglitinidas estimulan la liberación de insulina, es posible que provoquen hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre).

Debe saber que el alcohol y algunas pastillas para la diabetes no pueden mezclarse. En algunas ocasiones, la clorpropamida, y otras sulfonilúreas, pueden interactuar con el alcohol y provocar vómitos, oleadas de calor o náuseas. Consulte con su médico si alguno de estos efectos secundarios le preocupa.

Biguanidas La metformina (nombre comercial: Glucophage) es una biguanida. Las biguanidas reducen el nivel de glucosa en la sangre fundamentalmente mediante la disminución de la cantidad de glucosa que produce el hígado. La metformina también ayuda a reducir el nivel de glucosa en la sangre haciendo que el tejido muscular sea más sensible a la insulina de modo que la glucosa pueda absorberse. Habitualmente, se la administra dos veces por día. Uno de los posibles efectos secundarios de la metformina es la diarrea. Por ese motivo, se recomienda su administración con las comidas.

Tiazolidinedionas La rosiglitazona (Avandia), la troglitazona (Rezulin) y la pioglitazona (ACTOS) forman un grupo de sustancias denominadas tiazolidinedionas. Estos medicamentos ayudan a que la insulina funcione mejor en el músculo y la grasa, y también reducen la producción de glucosa en el hígado. Las tiazolidinedionas se administran una o dos veces por día, con las comidas. Si bien son eficaces para reducir el nivel de glucosa en la sangre, las tiazolidinedionas pueden provocar un efecto poco frecuente, aunque grave, en el hígado. Por esa razón, su médico debe realizar análisis de sangre periódicos con el fin de controlar el estado de salud del hígado.

Inhibidores La acarbosa (nombre comercial: Precose) y el miglitol (Glyset) son inhibidores de las alfa-glucosidasas. Esos medicamentos ayudan al cuerpo a reducir el nivel de glucosa en la sangre mediante el bloqueo de la descomposición de almidones (tales como el pan, las patatas y las pastas) en el intestino. También reducen el ritmo de descomposición de ciertos azúcares, como el azúcar de mesa. Su acción reduce el aumento del nivel de glucosa en la sangre después de las comidas. Deben administrarse con el primer bocado de una comida. Es posible que provoquen ciertos efectos secundarios, entre los que se incluyen la flatulencia y la diarrea.

Terapia combinada Debido a que actúan de diferentes maneras para reducir el nivel de glucosa en la sangre, los medicamentos mencionados pueden utilizarse de manera conjunta. Por ejemplo, una biguanida y una sulfonilúrea pueden utilizarse simultáneamente. Existen muchas combinaciones posibles. Si bien administrar más de un medicamento puede ser más costoso y aumentar el riesgo de padecer efectos secundarios, la combinación de medicamentos por vía oral puede mejorar el control de glucosa en la sangre cuando, si se administra exclusivamente una sola pastilla, no se obtienen los resultados deseados. Cambiar una pastailla sola por otra no es tan eficaz como agregar otro tipo de medicamento para la diabetes.

¿Me ayudan las pastillas para la diabetes? Solamente las personas con diabetes tipo 2 pueden utilizar pastillas para tratar esa afección. Estas pastillas funcionan mejor cuando se utilizan en combinación con una planificación de comidas y de actividad física. De esa manera, dispone de tres tratamientos que trabajan de manera conjunta para reducir el nivel de azúcar en la sangre.

Las pastillas para la diabetes no son eficaces en todos los casos. Si bien la mayoría de las personas detectan que el nivel de glucosa en la sangre disminuye cuando comienzan a tomar las pastillas, es posible que su nivel de glucosa en la sangre no se acerque a los valores normales.

¿Las pastillas para la diabetes funcionan en su organismo? Las probabilidades son pocas si usted ha tenido diabetes durante más de 10 años o si ya se administra más de 20 unidades de insulina por día. Por otro lado, tiene buenas posibilidades si la diabetes se ha manifestado recientemente o si no ha necesitado insulina o necesitó solamente un poco de insulina para mantener el nivel de glucosa en la sangre próximo a los valores normales.

En algunas ocasiones, las pastillas para la diabetes dejan de ser eficaces después de algunos meses o de algunos años. A menudo, se desconoce la causa para que esto suceda. No obstante, eso no significa que el estado de su diabetes haya empeorado. Cuando sucede algo así, el tratamiento combinado con medicamentos por vía oral puede ser útil.

Incluso cuando las pastillas para la diabetes efectivamente lleven el nivel de glucosa en la sangre hasta valores casi normales, es probable que aun así sea necesario que usted reciba insulina si padece una infección grave o si requiere de una cirugía. Probablemente, las pastillas no puedan controlar el nivel de glucosa en la sangre en momentos de tanto estrés en los que se dispara el nivel de glucosa en la sangre.

Asimismo, si usted queda embarazada, es necesario que controle su diabetes mediante la dieta y la actividad física, o con insulina. En las mujeres embarazadas, la administración de pastillas para la diabetes no es un tratamiento seguro.

No existe "la mejor" pastilla o tratamiento para la diabetes tipo 2. Quizás necesite probar con más de un tipo de pastilla, combinación de pastillas, o pastillas más insulina.

¿Y la insulina? Si bien lo habitual es intentar con pastillas antes de comenzar con la insulina, es posible que empiece su tratamiento con insulina dependiendo de algunos factores, tales como:

cuánto tiempo hace que usted tiene diabetes? qué tan alto está el nivel de glucosa en la sangre? qué otros medicamentos toma? el estado de salud general

Debido a que las pastillas para la diabetes aparentemente ayudan al cuerpo a utilizar la insulina de una manera mejor, algunas personas las toman junto con las inyecciones de insulina. La idea detrás de esta terapia "combinada" es tratar de ayudar a que la insulina funcione mejor.

Cómo usar las pastillas para la diabetes? Generalmente, estas pastillas son seguras y eficaces. Pero como cualquier otro medicamento, deben usarse con cuidado.

Todas las pastillas para la diabetes puede interactuar con otros medicamentos. Debido a la posibilidad de que se produzca una interacción medicamentosa, es necesario que usted le mencione a su médico todos los medicamentos que toma. Mientras usted tome pastillas para la diabetes, debe consultar con su médico antes de comenzar a tomar cualquier medicamento nuevo, aun los productos de venta libre.

Cualquier sulfonilúrea o meglitinida puede provocar una caída extrema del nivel de glucosa en la sangre (hipoglucemia). La metformina o las glitazonas rara vez provocan hipoglucemia, a menos que se las administre junto con estimuladores de insulina como las sulfonilúreas o las repaglinidas, o con inyecciones de insulina. La acarbosa o el miglitol, administrados según prescripción médica, no provocan hipoglucemia. Sin embargo, es posible que se produzca una hipoglucemia si la acarbosa o el miglitol se administran junto con otros medicamentos orales para la diabetes.

El costo? Los costos de las diferentes pastillas para la diabetes varían muchísimo. Aun el mismo medicamento, de una tienda a otra, puede tener una variación en el precio. Consulte telefónicamente para encontrar el mejor precio del medicamento que usted toma. Actualmente existen algunas versiones genéricas de ciertas sulfonilúreas. Esos medicamentos genéricos tienen un costo menor que los de las marcas comerciales y, generalmente, son confiables. Ahora existe una metformina genérica (nombre comercial: Glucophage).

Con el fin de que usted ahorre más dinero, pídale a su médico que le indique el comprimido de mayor concentración que sea adecuado para la dosis que usted necesita. Por ejemplo, un comprimido de 500 mg, a menudo cuesta bastante menos que dos comprimidos de 250 mg. Por lo tanto, en caso de necesidad, puede utilizar un divisor de pastillas (pill splitter) disponible en farmacias para cortar el comprimido más grande en mitades o en cuartos y, así, obtener la dosis apropiada. (Precaución: algunos medicamenos de acción prolongada no funcionan como es debido si se los corta en pedazos; consulte con su farmacéutico o con su médico antes de utilizar un divisor de pastillas.)

Las pastillas para la diabetes no son perfectas, pero pueden ayudar a que muchas personas con diabetes tipo 2 reduzcan el nivel de glucosa en la sangre. El mantener el nivel de glucosa en la sangre próximo a valores normales contribuye a reducir el riesgo de que se presenten complicaciones de largo plazo en el futuro y ayuda a vivir el presente de la mejor manera.


Sobre esta noticia

Autor:
Jhgisea (85 noticias)
Fuente:
consultanutri.blogspot.com
Visitas:
799
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.