Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Destruccionismo cultural

23/05/2021 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimageimageUn extracto de El libertarismo y la vieja derecha

Murray rechazaba aquello que Mises llamaba el destruccionismo cultural de la izquierda, porque lo veía como una puerta trasera al crecimiento del Estado. Si atacas a la familia menoscabando su autonomía, la familia ya no puede servir de baluarte contra el poder del Estado. Lo mismo ocurre con la retórica izquierdista que ridiculiza los hábitos, prejuicios, tradiciones e instituciones que forman la base de la vida comunitaria asentada de clase media. Consideró que los incesante ataques contra estos allanaban el camino para que los gerentes del gobierno reclamaran más territorio como propio.

Además, fue una convicción de Murray que el poder del gobierno era el mayor enemigo que un rico legado cultural tiene. No es el capitalismo el que destruye los cimientos de la vida civilizada, sino el Estado. En esto, estaba totalmente de acuerdo con Mises, Hayek y Schumpeter. Y por cierto, esta línea de argumentación, que Murray había utilizado durante mucho tiempo, ha sido mientras tanto retomada por otros libertarios.

Pero el verdadero vínculo entre Tom [Fleming] y Murray fue su odio compartido por el estatismo, el centralismo y el belicismo global del movimiento conservador. Ambos estaban hartos del conservadurismo de Buckley, y ahora, por fin, había una oportunidad de hacer algo al respecto.

Juntos, Murray y yo vimos cómo caía el Muro de Berlín y se disolvía la Unión Soviética, y sentíamos una gran curiosidad por saber cómo responderían los conservadores. ¿Regresarían a sus raíces antibelicistas de antes de la guerra? ¿O seguirían presionando por el imperio americano? Bueno, obtuvimos nuestra respuesta en 1990 con el comienzo de la Guerra del Golfo. Parecía obvio que este era el intento de Bush de mantener el Estado de guerra grande y pujante.

Estados Unidos le dio permiso a Irak para anexar Kuwait, y luego de repente cambió de posición. Estados Unidos pagó a países de todo el mundo para que formaran parte de su «coalición» y libró una sangrienta guerra contra Irak, enterrando a inocentes en la arena y proclamando la victoria sobre el agresor.

Más sobre

Esperamos a que los conservadores denunciaran la guerra, pero por supuesto que eso no ocurrió, aunque siempre atesoraré la última carta de Kirk a mí, en la que pedía que colgaran al «criminal de guerra Bush» en el césped de la Casa Blanca. Lástima que nunca escribió así en público. Pero los neoconservadores tenían todo el control de la derecha y vitorearon a Bush hasta los Cielos.

Estos fueron días asquerosos. Bush arrastró todos sus misiles financiados con impuestos y otras armas de destrucción masiva y los puso en el centro comercial de Washington, D.C., para que los babosos los admiraran. Había lazos amarillos por todas partes.

Pero los paleos eran un asunto diferente. Paul Gottfried, Allan Carlson, Clyde Wilson, Fleming, y otros asociados con el Instituto Rockford condenaron la guerra sin salvedades. Llamaron abiertamente a Estados Unidos una potencia imperial y argumentaron lo que siempre habíamos dicho: que la mayor amenaza a nuestras libertades no estaba en el extranjero, sino en el Distrito de Columbia.

Mientras tanto, éramos advertidos de que ni siquiera los libertarios parecían dispuestos a ir tan lejos. La revista Reason y el Republican Liberty Caucus estaban a favor de la Guerra del Golfo, y la revista Liberty, para la cual Murray había escrito, era ambivalente sobre la cuestión. En general, hubo silencio por parte de las personas que deberían haber sido nuestros aliados naturales. Para nosotros, esto sólo recalcaba un problema más profundamente arraigado en los círculos libertarios: la extraña combinación de alienación cultural y convencionalismo político.

Traducción original revisada y corregida por Oscar Eduardo Grau Rotela. El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2161 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1889
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.