Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Desmontando los bulos y leyendas de Hollywood

29/11/2016 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La industria del cine se ha encargado de elaborar las ficciones con las que entretener a los que se sientan al otro lado de la pantalla. En ocasiones, las películas dan lugar a un universo de leyendas urbanas y conspiraciones que surgen tras su creación. Señalar a los instigadores es tarea casi tan imposible como esclarecer qué hay de cierto en esas fábulas.

En Kubrick en la luna y otras leyendas urbanas del cine (Errata Naturae, 2016) Héctor Sánchez elabora una recopilación de las grandes habladurías generadas en torno a las películas. Esas que se han convertido en mitos imborrables del imaginario colectivo, las que ratifican que hay veces en las que la realidad acaba superando a la ficción.

El 20 de julio de 1969 EEUU consiguió ganar una batalla espacial a la URSS. Para muchos, el pequeño paso para el hombre y gran paso para la humanidad dado por Neil Armstrong en la luna fue un engaño. Las imágenes divulgadas sembraron demasiadas dudas y la leyenda señaló a Stanley Kubrick como director del fraude.

No es la primera vez que Héctor Sánchez y David Sánchez se reúnen para hablar sobre leyendas urbanas. Después de editar Paul está muerto y otras leyendas urbanas del rock (Erratanaturae, 2014) se plantearon la publicación de una segunda parte. Finalmente el tema acabó virando totalmente para pasar de la música al cine, pero manteniendo los bulos como epicentro del libro.

El erotismo y la muerte ilustrados

Las historias de este libro no vienen solas, arrancan con una ilustración a todo color de David Sánchez que siembra las primeras incógnitas. Según Héctor Sánchez se trata de "un complemento muy divertido y un resumen muy bueno".

Las leyendas urbanas le sirven de excusa para hablar de un rodaje, de la personalidad de un director o de un actor. Para llegar hasta esas leyendas urbanas el autor se pasea por la vida de los diferentes personajes, dando las pinceladas necesarias para que, en tan solo unas pocas páginas, se genere incertidumbre en torno a la historia.

"Muchas veces es complicado saber a ciencia cierta cuál es el origen" declara. Ya que gran parte de las fábulas que aparecen en el libro son invenciones, chismes que han sido tergiversados fruto del boca a boca. Héctor Sánchez no trata de llevar a cabo una investigación al uso, sino que se sirve de ellas para adentrarse en los relatos que se generan alrededor de las películas.

Sexo, tragedia y muerte en las historias

Cada una de las narraciones se tejen sobre el sexo, la tragedia o el horror de la muerte. Es por eso por lo que el autor ha decidido contraponer la adversidad de cada una de ellas con el humor y la ironía.

Al Listado de las treinta y tres historias se suman otras que por redundancia en los temas se quedaron fuera. Algunas de ellas son la maldición que pesaba sobre los actores que interpretaron a Superman o la película Ben-Hur, en la que murió un figurante de las carreras de cuadrigas.

Las maldiciones que surgen en torno al cine de terror es uno de los temas que reaparecen a lo largo del libro. Héctor reseña las anécdotas y fallecimientos que tuvieron lugar durante y tras el rodaje de películas como La semilla del diablo, El exorcista o Poltergeist. Las muertes más recordadas son las producidas de forma enigmática en torno a figuras como James Dean, Marilyn Monroe o Bruce Lee.

Lo que ocurrió tras la muerte de Walt Disney nadie lo sabe. Que éste tenía un gran interés por las nuevas tecnologías era sobradamente conocido. Entre sus intenciones estaban la de utilizarlas en el prototipo de su Comunidad Experimental del Mañana. Esto, unido a la noticia del primer hombre criogenizado en 1967 sirvió para crear la historia de la congelación del creador del universo de animación.

El sexo también sirve como elemento vehicular de algunas historias como el posible pasado homosexual de Clark Gable, el género hermafrodita de Jamie Lee Curtis o los mensajes eróticos escondidos en algunas películas de Disney.

Maltentendidos, las leyendas totalmente falsas

A estos grandes asuntos se añaden otros que serían malentendidos, según Héctor "las cosas que se piensan que siempre han sido así". Son en estos casos cuando se sabe a ciencia cierta que en las leyendas no hay nada de verdad.

Que la mítica frase de Casablanca "Tócala otra vez Sam" no se pronunciase nunca durante la película o el inexistente epitafio de Groucho Marx "Disculpe que no me levante" son ejemplo de ello.

Los restos del cómico se encuentran en el cementerio Eden Memorial Park de Los Ángeles. Por existir no existe ni la mítica frase ni tan siquiera una tumba. Groucho Marx fue incinerado, y en el nicho donde se encuentra solo está decorado por una estrella de David y el texto "Groucho Marx. 1890-1977".

"Todo el mundo tiene parte de culpa" afirma Héctor al referirse al público y la industria como principales alentadores de estos mitos. Para suerte de los curiosos, estas fábulas no se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia sino que perdurarán en el imaginario colectivo y en Kubrick en la luna y otras leyendas urbanas del cine.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (41419 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
2451
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.