Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Vozdevanguardia escriba una noticia?

Democracia Participativa (parte Iii)

24/09/2012 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La humanidad ha evolucionado en materia de democracia, a pesar del desgaste de los modelos conocidos. Desde los griegos (siglo V a. C), con la incorporación del concepto de ciudadanía, pasando por el Estado moderno a partir de la revolución francesa (siglo XVIII) que rompe con la monarquía y da origen a la democracia liberal burguesa, se instauran los tres poderes de la república, en función del equilibrio y el control.

Luego, muchos gobiernos asumieron la democracia en sus discursos, pero en la práctica no lo eran, hubo infinidad de gobierno autoritarios. Están también las experiencias fascistas, para Mussolini el pueblo y el Estado eran lo mismo; Hitler discurseaba sobre la democracia directa, pero él lo decidía todo; el socialismo soviético y chino, que en teoría se plantearon superar la democracia burguesa, en la práctica fueron modelos retrógrados.

En el mundo estos asuntos se han debatido con intensidad, cito extractos del diálogo de varios días de duración entre dos escritores Arnold J. Toynbee (Ingles) y Daisaku Ikeda (Japones), en mayo de 1972 y1973, del que surgió el libro "Elige la vida" Cito a Ikeda "...es señal de progreso que las circunstancias ya no requieran concentración del poder en un solo líder carismático, capaz de influir con sus decisiones en el destino de la humanidad.

Es bueno que los mecanismos democráticos de la sociedad operen tan satisfactoriamente, que no haga falta descansar en dirigentes con un gigantesco poder." Toynbee: "Temo que aún no hayamos visto al último de los líderes carismáticos dictatoriales. Desde luego, el objetivo político al que deberíamos aspirar es un gobierno constitucional con la mayor participación posible de la ciudadanía."(...) "En una organización, institución democrática, liderar es más complejo y difícil que cuando se conduce de manera carismática y dictatorial.

En este último caso, la obediencia de la gente se logra en parte por una corriente de sentimientos irracionales. En un régimen democrático, quien asume la responsabilidad de gobernar debe tener la cooperación de su pueblo convenciéndolo racionalmente de que las políticas que propone son correctas, y debe mantener ese diálogo, a través de la razón, dentro de los límites de la moderación emocional." Este diálogo parece extraído de la Venezuela de hoy.

Debido a la crisis en nuestro país, este tema ocupó grandes espacios de discusión desde los 80 al 2000; sectores veían la necesidad de revitalizar la democracia, ya que ésta lucía agotada, otros planteaban cambios radicales. Lo cierto es que en medio del incremento del conflicto social, los sectores populares proponían la democracia participativa y las hegemonías planteaban la reforma del Estado. Ambas discusiones se daban en paralelo.

En 1989 se aprueban los primeros pasos de la reforma del Estado, la elección directa de gobernadores y alcaldes y el proceso de descentralización, con lo que se remozó el modelo. Sin embargo, a la luz del pensamiento crítico y popular, se insistía en que dichas reformas no correspondían con los anhelos de cambio de la población.

La Constitución de 1999 aprueba la democracia participativa, pero involucionamos un montón de años, ya que se han reeditado culturas peligrosas del pasado que se creían erradicadas, basadas en la adoración a un "líder" todo poderoso, ello es en sí mismo, una supresión automática de la democracia, coarta la visión crítica, hace añicos la frase del colombiano Víctor Baena "solo el pueblo salva al pueblo" expresada en el himno latinoamericano de los trabajadores, y se vuelve a las ideas monárquicas de que un líder único basta para enrumbar un país.

Hoy vemos como los chavistas con su fanatismo vociferan que son capaces de morir por su comandante presidente, además, cometen hechos violentos contra quienes no adoran a su dios, que nos recuerdan los regímenes fascistas de Mussolini, Hitler, Franco y el abuso de poder de los regímenes de la URSS y China, donde se rendía culto a líderes mesiánicos y/o carismáticos dictatoriales.

Razones por las que hoy se centra el debate en cómo reconstruir la institucionalidad democrática, la necesidad de construir ciudadanía, rescatar el concepto de participación y el logro de la justicia y el progreso para todos.

Ing. Golfredo Dávila Sec. General Regional de Vanguardia Popular


Sobre esta noticia

Autor:
Vozdevanguardia (235 noticias)
Fuente:
vozdevanguardia.blogspot.com
Visitas:
876
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.