Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

La cuestión femenina no es sólo la cuestión feminista

11
- +
21/04/2019 18:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El mundo de las mujeres está dividido. Los intereses y aspiraciones de unas les acercan a la clase burguesa, mientras que otras tienen estrechas conexiones con el proletariado, y sus demandas de liberación abarcan una solución completa a la cuestión de la mujer

Los seres humanos poseemos una naturaleza específica. Integramos el medio natural y somos capaces de crear cultura y de actuar haciendo uso de nuestra libertad. La idea de persona designa a los individuos de la especie humana (Homo sapiens). Pero, ¿somos realmente sabios? Entendemos nuestra esencia como aquella parte permanente, natural, que existe para referirnos a lo humano. Se entiende, por tanto, que hombres y mujeres, sin distinción, estamos provistos de una parte psíquica-espiritual que nos permite tener raciocinio e inteligencia, capacidad de aprender, pensar, conducir nuestra vida hacia los objetivos planteados, discernir entre lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, amar, ser amado y tener conciencia de existir.

No estando, por consiguiente, determinados por instintos primarios dominantes, generamos instituciones para poder ordenar la vida. Pero el contenido de estas instituciones en una sociedad democrática deberían entonces asegurar el respeto, la igualdad y la protección de los derechos humanos.

Sin embargo, los derechos no son tales, existe precariedad, desigualdades instaladas en la sociedad, empleo precario, y gobiernos que miran para otro lado ante la urgencia de la agenda social.

Los beneficios del crecimiento económico sólo favorecen a unos pocos, las rentas del trabajo no crecen al mismo ritmo que los beneficios empresariales. La pobreza y la estratificación social aumentan en todas sus vertientes. Estos son problemas reales de nuestro tiempo. Es momento de pasar de las palabras a los hechos.

A esta sociedad se le olvida que feminismo es igualdad, y por tanto, progreso

Asistimos a un repunte de posiciones de sublimación del machismo, algo que debería estar ya erradicado. Todo porque no se apuesta por una verdadera práctica educativa transformadora desde la perspectiva de género. No existe una auténtica disposición por desarrollar la Ley Orgánica de Igualdad y la de violencia de género, que garantice que las mujeres queden libres de la violencia machista que las oprime y aterroriza. Falta tanto por hacer que asusta, las medidas tomadas para alcanzar la igualdad real y efectiva son tan insuficientes que prácticamente no existen. A esta sociedad se le olvida que feminismo es igualdad, y por tanto, progreso.

Sin embargo, algunos grupos ultraliberales, se acogen hoy al llamado feminismo liberal en busca de votos, pero este feminismo presenta una situación limitada donde las mujeres no padecen una desigualdad de opresión y explotación. Las feministas ultraliberales definen así el problema principal de las mujeres como una mera exclusión de la esfera pública, y propugnan reformas relacionadas con la inclusión de las mismas en el mercado laboral y para ocupar puestos públicos. Por eso, califican a las otras feministas de izquierdistas o feminazis. Esto es lo que produce el malestar y el miedo en los sectores más conservadores, acusándolas de convertir la lucha política en una "guerra de dormitorio". Es algo patético.

Sin embargo, es este feminismo auténtico, caracterizado por su aversión al liberalismo, a quien corresponde el verdadero protagonismo actual.

Quizás lo que asusta a las clases conservadoras es que el feminismo empieza a destacar como la lucha contra un sistema de dominación sexual, y es la izquierda, cuya lucha contra el sistema de clases caracteriza su acción, quien mejor puede encajar el papel del feminismo real como igualdad de género. Porque sólo el pensamiento progresista es capaz de entender que la cuestión femenina no es sólo la cuestión feminista, y recoge la idea moderna y avanzada de abrirse a las experiencias de todas las mujeres trabajadoras, emigrantes o de otras razas.

En definitiva, el feminismo liberal es más una declaración informativa de principios que un decálogo de iniciativas reales.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (145 noticias)
Visitas:
56
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.