Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Matiasmar escriba una noticia?

Crónica de lo posible 1

11
- +
15/10/2017 16:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estadía por Argentina

Continuando con los cuentos hasta ahora vividos en Argentina, les confieso mis queridos panas, familia, camaradas, princesas y preciosas, antipanas, monstruos y afines que no provoca irse de este hermoso país.

Algunos pueden decir, “ah, este pendejo, se la quiere echar de mucho”, y yo les respondería, “no, no, mi querido pana, es que lo estoy viviendo, nadie me lo ha dicho”.

Cuando digo “…no provoca irse de este hermoso país”, me refiero a que he visto tantas cosas positivas, en los grupos y en las personas que llama la atención de verdad, vengo de otro lugar en el que suceden muchas cosas negativas: absurdas unas, ilógicas otras, pero, la mayoría contrarias al buen vivir o “al vivir bien” como siempre dijo el comandante Hugo Chávez.

Aquí en Buenos Aíres suceden acontecimientos interesantes, algunos ya se los he comentado, otros que me dejan perplejos, por lo cual pueden seguir llamándose “crónica de lo posible”, y que tal vez para el pueblo argentino pase desapercibido porque para ellos ya son normales. Éstos van desde los ciudadanos que depositan los desperdicios o basuras por pequeños que sean en los respectivos recipientes, hasta la cultura respetuosa adquirida desde el momento que te conviertes en un conductor de automóviles o coches como lo llaman aquí. Por supuesto y es obvio como dicen los porteños, que en estos acontecimientos están incluidos como “el Primer chicharrón”, los señores motorizados.

En Argentina no hay muchos motorizados o motociclistas como se conocen por aquí, estos ciudadanos son respetuosos de la normativa establecida para el tránsito automotor. Igual aplica para los conductores de automóviles, carretas de bueyes, burros, bicicletas y toda vaina que ruede o se desplace y tenga las características de un móvil.

El sábado 14 me conducía con mi consuegro Pablo rumbo al pueblo de Santa Rosa en medio de la Pampa, este amigo es un carajo de 2 metros de altura, rudo en su trabajo, de personalidad tipo “hippie”, desarrollador de iniciativas en el agro, hombre de respuestas rápidas y como llamamos los venezolanos “que no anda con muchas mariqueras”, intelectual además, campesino con buen verbo político y formador de una familia hermosa con principios, quien ha luchado junto a su guerrera esposa Patricia, docente jubilada, y ahora dedicada a construir la patria y seguir inculcando valores en su familia. Bueno, Pablo, , a mi pregunta de “por qué respetas los semáforos Pablo, si no vienen vehículos del otro lado”, me responde “Claro che, si yo cometo alguna imprudencia, me como la luz y sucede algún problema, las consecuencias para mi pueden ser catastróficas”.

Así, me dio otros argumentos que perfectamente indican que el hombre tiene formada una conciencia de su labor como ciudadano, además de su conocimiento de que el estado/gobierno es implacable “si pasas la raya amarilla”,  

En Argentina no hay muchos motorizados o motociclistas como se conocen por aquí

“Pablo y desde cuando esto sucede en Argentina” fue mi pregunta, “desde siempre, claro, siempre hay abusadores, pero, es lo mínimo”, Esto sucede con el gobierno actual de la derecha y sucedió en los gobiernos de los Kirschner, es decir, la política no transforma al ciudadano argentino en un ciudadano chabacano, malandro y asocial como en mi patria.

Ya viajo solo en el SUBTE(Metro en Venezuela), existen aquí vendedores al igual que en Venezuela, pero, ¡carajo! ¡cuánta diferencia hay en las conductas de ambos vendedores!, los vendedores argentinos te ven como personas, prestan el servicio de manera amable, sin el malandreo de los de Venezuela.

Donde estoy ahora cerca del pueblo de Santa Rosa, a 600 Kms. de Buenos Aíres, en un ambiente de campo o Pampa como dicen aquí la gente vive, disfruta, aquí si se cumple la frase de Chávez “El vivir bien”.

¿Por qué coño los venezolanos no podemos vivir bien y llegar a un gran acuerdo nacional de reconstrucción de la patria?, necesitamos una reingeniería MORAL, JUSTICIERA, que todos sepan que “…el que pase la raya amarilla, , , ”, tendrá unas consecuencias catastróficas…”, que se acabó ya “La Paja” de “los derechos humanos del pueblo”, de que “el pueblo venezolano es sabio y por eso llegará a mejores peldaños en su avance…”, etc., etc., etc.

El chavismo ciego es el que tiene entrampado a Venezuela, junto a la oposición agresiva, asesina y amantes de que nuestra patria sea dada a los gringos. Para estos dos sectores el pueblo consciente debería darles un “culaso”, o, como dice el poema de Justo Brito y Juan Tabare en una de sus estrofas: “---contestole con la espalda, sorda expresión del desaire…”


Sobre esta noticia

Autor:
Matiasmar (24 noticias)
Visitas:
88
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.