Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

El "Come Gato" de Bello Monte es una amenaza para los felinos

27/04/2016 23:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por: El Estimulo | Miércoles, 27/04/2016 01:14 AM | imageDESDE MEDIADOS DEL AÑO PASADO UN SUJETO SE HA ENCARGADO DE ROBARSE A LOS MININOS PARA MUTILARLOS Y MATARLOSCredito: El EstimuloAbril 27 de 2016.-Francis Martínez tiene un carácter fuerte. Lo demuestra todos los días cuando abre su kiosko a las seis de la mañana frente a Ciudad Banesco en Bello Monte. Y lo cierra a las cinco de la tarde. Su esposo murió hace dos años y desde entonces ella tomó las riendas del negocio, solo con la solidaridad de quienes le entregan los periódicos y las revistas que tan celosamente cuida para que no se rompan o arruguen. "Uno tiene que ofrecer un producto de calidad a los clientes para que siempre regresen", canta su lema.Sin embargo, otro aspecto que la hace querida ?y odiada ? entre los trabajadores y residentes de la zona es la constancia y sacrificio que empeña desde hace 10 años para proteger y cuidar a los gatos que viven en su alrededor. Los felinos que la acompañan pocas veces bajan de la docena y Francis se dedica a cuidarlos con la colaboración de varias asociaciones de protección animal y muchos voluntarios que le llevan comida, arena y hasta juguetes para los consentidos de este rinconcito de prensa que hay en Caracas." Yo siempre tuve gatos aquí. Un día la gente pensó que esto era un refugio y me empezaron a dejar otros abandonados o enfermos. Yo los recibí, los cuidé y luego a quien los quisiera adoptar se los daba", cuenta Francis, con el entusiasmo de quien declama un poema.Llama la atención esta señora que no solo vende revistas y periódicos, sino que también entre sus productos tiene joyas de cómics que varían desde El Hombre Araña hasta los Cuatro Fantásticos. También, conserva número anteriores de la revista Urbe Bikini y hasta unas ediciones de la Rolling Stone en español. Todas adornadas con el ocasional ronroneo o mirada penetrante de un gato que se acuesta sobre la vitrina.Por eso Francis cuenta con rabia e impotencia sobre la pesadilla que vive desde mediados de 2015. Un sujeto, al que describe como joven, bien vestido, casi buen mozo y bien hablado, se ha dedicado a robarse y comerse sus gatos. Todo comenzó el día de las madres de 2015, cuando este individuo se acercó al kiosko preguntando si había gatitos en adopción. Al parecer su predilección son los bebés. O sea: los cachorros. imageDesde el principio dio mala vibra con su forma de caminar y de mirar. Todavía hay personas que creen en la buena fe del otro sin importar su aspecto. Francis es una. Pero ella no confía en él. Le negó llenar la planilla de adopción. También se opuso a la posibilidad de llevarse un gatito blanco y gris, el más bonito de esa camada. Pero, como la malicia no avisa cuando aparece, Mariana Méndez, una de las voluntarias que ayuda en el cuidado de los gatos del kiosko, lo siguió." No había llegado hasta la discoteca Hawaii Kai cuando llevaba al gato por la cola y le daba vueltas como si fuera una muñeca de trapo. Ya estaba muerto. Luego, tomó una botella, la rompió y con uno de los picos le rajó el estómago. Dejó el cuerpo en una jardinera que está al lado de unos talleres", relata Mariana. Agrega que cuando su esposo y ella trataron de confrontarlo, el sujeto los superó en velocidad y huyó. "Lo peor del asunto es que alertamos a una patrulla de Polibaruta y no nos pararon", puntualiza la voluntaria. Pesadilla gatuna Sí, lo es. Los proteccionistas de la zona saben cómo luce "El Come Gato". Como si estuvieran ante un dibujante de retratos, lo describen como un joven blanco, con ojos achinados y de color verde, cuerpo atlético, está entre los 20 y 25 años, siempre bien vestido, limpio y con un rasgo que no puede ocultar: la mirada dispersa.Cuando habla, no mira a los ojos.Además, lo han visto a bordo de un Corolla verde y los dueños de una tienda de animales que está diagonal a la plaza Lincoln lo tienen grabado en un vídeo de seguridad.Walkira Velásquez, otra de las voluntarias de protección animal de la zona y que trabaja en Ciudad Banesco, cuenta que los encargados de la tienda le contaron que un día este individuo entró preguntando si tenían gatos en adopción. Como no confiaron en él, le dijeron que no y como si nada salió. "De inmediato me llamaron y dieron su descripción. Era él. Los vecinos con los que hacemos contacto para que nos ayuden con el cuidado de los animales y otros que siempre están pendientes de las jornadas de vacunación que organizamos, saben de esta situación y están pendientes. En especial los domingos o días de asueto, que es cuando aprovecha para robarse a los gatos porque el kiosko está solo", comenta Walkira.Si bien esta persona no rompe los candados del local, aprovecha la noche para robarse a los gatos que duermen afuera. A veces, ni se los lleva, ahí mismo los desmiembra, les corta las extremidades y hasta deja las cabezas regadas por la jardinera que está al lado. "Tenemos testigos que lo han visto morder a los gatos hasta arrancarles un pedazo y sabemos que la policía municipal lo ha detenido varias veces pero lo han dejado ir" , cuenta Francis.El Supervisor Jefe Humberto Buitriago, de Polibaruta, ha sido el encargado de recibir las denuncias de los vecinos con relación a este caso. Cuenta que una vez el sujeto fue detenido a bordo de su carro con una docena de gatos en la maleta, pero como no se observó ningún tipo de maltrato animal evidente o daño a la propiedad privada lo dejaron ir. No sin antes obligarlo a dejar a los mininos en libertad. Otras veces lo han localizado cerca las residencias Los Árboles a pocas cuadras del kiosko ?donde supuestamente vive?, con un gato bajo el brazo. Pero, nuevamente, al no observar una tortura visible sobre el animal, no fue detenido.Los vecinos de estos edificios saben quién es y cómo se llama, pero al ser consultados por la situación, prefirieron no hablar.Le temen. ¿Y qué dice la ley? Venezuela desde 2010 tiene la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio. En su artículo 73 indica que "las infracciones muy graves acarrean multas de desde las 70 unidades tributarias (12.390 bolívares) hasta las 100 unidades tributarias (17.700 bolívares), cuando por ejemplo se maltrata a un animal hasta causarle la muerte". Mientras que el Código Penal venezolano en su artículo 478 dicta que las personas que causen daños a un animal serán sentenciadas con 8 a 45 días de arresto. "El que sin necesidad haya matado un animal ajeno o le haya causado algún mal que lo inutilice, será penado por acusación de la parte agraviada, con arresto de ocho a cuarenta y cinco días". También esta norma jurídica indica que quien cometa actos de crueldad contra los animales recibirá una multa de 100 unidades tributarias.El punto sobre la crueldad animal fue tratado por el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, el pasado 5 de abril cuando llevó a la Asamblea Nacional (AN) un anteproyecto de ley para la protección de los animales ante actos de crueldad. Si bien el texto está en revisión, lo que se quiere es que complemente a la ley de protección animal existente y eleve las sanciones a personas que cometan actos que vayan en contra de la vida y el bienestar de la fauna.Enrique Montbrum, secretario de Salud Baruta y director del centro de rescate, recuperación y atención de la fauna doméstica de ese municipio, comenta que ahí reciben entre 60 y 70 gatos mensuales y alrededor de 100 perros. Todos en abandono. "Ofrecemos servicios de esterilización, vacunación y adopción. También, somos autosustentables y tenemos comida y medicinas para el cuidado del animal hasta que es adoptado", asegura. Él no conocía la situación que vive Francis con sus gatos, y dice que de ser cierto "las autoridades deben tomar cartas en el asunto".Pero las autoridades aún no actúan, y desde mediados de 2015 hasta principios de abril, la población de gatos del kiosko bajo de 27 a 10. En ese bajón, Francis y los demás voluntarios confirman que "El Come Gato" ha matado al menos a doce. La Federación de Psicólogos de Venezuela en su página web tiene publicados varios ensayos. En uno se explica que la crueldad hacia los animales está ligada a trastornos antisociales y sociópatas que pueden generar conductas violentas y evolucionar a daños contra las personas. Mientras tanto los gatos de Bello Monte corren riegos. El último maullido. Desamparados y expuestos imageimageimage


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (18462 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
404
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.