Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oswaldo Martinez escriba una noticia?

Chávez Go Home, por: Paulina Gamus

11/07/2009 14:39 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

"...Poco se puede decir sobre lo ocurrido en Honduras que resulte original o inédito..."

Excelente artículo escrito por la Dra. Paulina Gamus Gallegos, Venezolana, Abogada egresada de la Universidad Central de Venezuela en 1959, Ex-parlamentaria y Ex-ministra de Cultura, columnista de www.analitica.com, Se justifica leerlo. Tomado del siguiente link:

http://www.analitica.com/va/internacionales/opinion/4492756.asp

Chávez Go Home

Paulina Gamus

Lunes, 6 de julio de 2009.

Poco se puede decir sobre lo ocurrido en Honduras que resulte original o inédito. Pero en cambio se nos ha dado por recordar los tiempos de la Guerra Fría y del mundo bipolar, cuando había dos imperios que tenían sistemas de gobierno e intereses estratégicos absolutamente opuestos y un mundo dividido en bandos contrapuestos según sus simpatías por uno u otro. Entre las muchas hipocresías de los tiempos previos a la Perestroika, estuvo la creación del Grupo de los No Alineados del cual formó parte Venezuela y en el cual fue figura descollante Carlos Andrés Pérez, parte I. En realidad estaban más que inclinados contra una de las partes en conflicto, los Estados Unidos. En otras palabras, eran portadores de la fobia, mezcla de envidia y resentimiento, que siempre ha causado en muchos países pobres y atrasados (entre ellos varios de América latina) la supremacía norteamericana en todas las áreas del quehacer humano. Para dar una idea de la autoproclamada autonomía e independencia de los países no alineados, baste con recordar que la Cuba castrista fue uno de sus más importantes y activos miembros y Fidel Castro una de sus más rutilantes estrellas.

Con la desaparición de la Unión Soviética el mundo se tornó unipolar, los europeos trataron de erigirse en la contraparte de ese imperio omnímodo que era Estados Unidos. Los más empeñados en ese propósito fueron los más malagradecidos, Francia a la cabeza. La reciente crisis financiera, mundial ha demostrado que la verdadera gran potencia sigue siendo Estados Unidos. Mientras muchos países de Europa muerden el polvo del desempleo y sufren las consecuencias tormentosas de la rabia de sus pobladores; Estados Unidos va saliendo airoso de la crisis con su inmensidad de recursos de distinta índole.

A estas alturas debo disculparme con los lectores porque he cometido una omisión imperdonable y es que olvidé mencionar que, mientras se definía si Europa lograba o no colocarse como la contraparte de los Estados Unidos o si ese lugar lo ocuparía China, surgió en 1999 en un país petrolero del continente suramericano, un líder que viajando por el mundo, asociándose con próceres de la talla moral e intelectual de Mahmud Ahmadinejad en Irán, de Mugabe en Zimbabue, de Lukashenko en Bielorrusia, elogiando a Mao Zedong en China y a Stalin en Rusia y vomitando en todas partes improperios contra el imperialismo yanqui y el capitalismo; ha logrado erigirse en el campeón del neo imperialismo.

Lo que acaba de ocurrir en Argentina, lamentablemente opacado por los sucesos de Honduras, es una luz al final del túnel perverso del imperialismo chavista

El vituperado ex presidente George W. Bush cometió el grave error de hacer que lo ignoraba, con la peregrina aspiración de anularlo o minimizarlo. Quizá si lo hubiese recibido en la Casa Blanca con palmaditas en el hombro y Condoleezza Rice hubiese soportado los tradicionales besos de cachete que el caudillo neo imperial prodiga a cualquier ser humano con aspecto femenino, otra hubiese sido la historia del sujeto y la de sus víctimas repartidas en varios países de América latina.

La izquierda europea y latinoamericana siempre se ha enternecido ante asesinos en serie como el Ché Guevara y tiranos como Fidel Castro, porque piensa que sus crímenes tenían y tienen como meta la justicia social. Ahora ha surgido un nuevo ícono para sus fantasías socialistas: el petrocaudillo venezolano a quien le atribuyen el carácter de paladín de los pobres y excluidos del mundo, armado con una ferviente ideología socialista. Y así le han perdonado que sea un militar golpista. Que su gobierno sea oprobiosamente militarista. Que quiera perpetuarse en el poder. Que le caiga a patadas a la Constitución y a las leyes de su país. Que se burle de los organismos internacionales que condenan sus abusos y atropellos a los derechos humanos y que luego -cuando le conviene- los haga arrodillarse a sus pies. Que intervenga abiertamente en otros países para apoyar con petrodólares y donaciones multimillonarias, a los gobernantes que le son incondicionales y copian sus acciones totalitarias y para derrocar a quienes no lo siguen como borregos. Los presidentes Álvaro Uribe, de Colombia y Alan García, de Perú, pueden dar fe de esas intromisiones que tienen como propósito crearles situaciones de ingobernabilidad y hacerlos suceder por clones de Evo Morales y Rafael Correa, los más serviles.

Lo que acaba de ocurrir en Argentina, lamentablemente opacado por los sucesos de Honduras, es una luz al final del túnel perverso del imperialismo chavista. La derrota de la pareja Kirchner en las recientes elecciones parlamentarias, es el inicio de un sacudimiento de ese país ante un gobierno que ha sido copia del cesarismo de Chávez -sin ilustración ni democracia- que aplasta a Venezuela. Y lo que ocurrió en Honduras, golpe o no golpe, ha sido la reacción unánime de todas las instituciones legítimamente constituidas y hasta del partido del presidente depuesto, Manuel Zelaya, en contra del intervencionismo grosero de Chávez en la política y en la vida diaria de ese país. El canal ocho de la televisión hondureña era una sucursal de Venezolana de Televisión, el canal del Estado venezolano que la periodista Vanessa Davies -ya sin falsos rubores- ha identificado como el de la revolución socialista. La asesoría para la consulta inconstitucional que Zelaya proyectaba realizar el domingo 28 de junio y hasta las boletas para la votación, fueron aportadas por el gobierno imperialista venezolano.

Para hacer gala de su status neo imperial, el presidente venezolano amenazó con imponer militarmente el retorno de Zelaya. Mientras eso ocurría y como si se tratara de un guión escrito por Ionesco o por Kafka, el presidente Obama se limitó a condenar el golpe y a pedir la restitución de Zelaya. Pero, en una evidente declinación de cualquier atisbo imperialista, los Marines no aparecieron por ninguna parte. Probablemente algunos ingenuos o los desprevenidos ante la verdadera calaña de Chávez, imaginaron a un contingente de la fuerza armada venezolana invadiendo a Honduras y al frente el comandante en jefe Chávez como Alejandro Magno o Napoleón, Por suerte para ese país centroamericano y para desgracia nuestra, se trata de un guerrero de micrófono que sale corriendo cuando explota un triquitraqui.

La izquierda europea y latinoamericana siempre se ha enternecido ante asesinos en serie como el Ché Guevara y tiranos como Fidel Castro

Paugamus@intercable.net.ve

Chávez Go Home, mi artículo en www.analitica.com (escrito el 03-07-06)


Sobre esta noticia

Autor:
Oswaldo Martinez (270 noticias)
Visitas:
1781
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

nananina (13/07/2009)

Demasiado bueeenooo!!!