Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rafael Suárez Ñañez escriba una noticia?

Carta Democrática Interamericana

10/07/2016 20:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Derechos políticos y democráticos consagrados en la constitución bolivariana

carta

Opinión: Tachíra- Vnezuela: 17 de junio.  La Carta Democrática Interamericana, aprobada el 11 de septiembre de 2001, en sesión especial de la Asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Lima, Perú, es un instrumento que proclama como objetivo principal el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática, al establecer que la ruptura del orden democrático o su alteración, que afecte gravemente el orden democrático en un Estado (País) miembro, constituye "un obstáculo insuperable" para la participación de su gobierno en las diversas instancias de la OEA.

La Carta Interamericana implica en lo político, el compromiso de los gobernantes de cada país con la democracia teniendo como base el reconocimiento de la dignidad humana. En lo histórico, recoge los aportes de la carta de la OEA. En lo sociológico, expresa la demanda de los pueblos de América por el derecho a la democracia y en lo jurídico, aunque se trate de una resolución y no de un tratado, es claro que no es una resolución cualquiera, porque fue expedida como herramienta de actualización e interpretación de la Carta Fundacional de la OEA, dentro del espíritu del desarrollo progresivo del derecho internacional.

Venezuela podría convertirse en cuestión de días en el primer país al que se le aplica la Carta Democrática Interamericana en contra de la voluntad de su Gobierno en los 15 años de historia de este instrumento, cuya última consecuencia es la suspensión de su pertenencia a la OEA.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, decidirá en los próximos días si da un paso que ninguno de sus predecesores se atrevió a dar: someter a examen de los 34 países miembros el estado de la democracia en una nación sin la solicitud o aprobación de su Gobierno.

Para invocar la Carta,  Almagro debe recurrir al artículo 20, que autoriza al secretario general o a cualquier Estado miembro a pedir la convocatoria inmediata del Consejo Permanente cuando en un país de la organización "se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático".

El Consejo, donde cada embajador tiene un voto, decidirá si existe esa "alteración" por mayoría (18), una consideración que es puramente política, según explicó a la prensa recientemente uno de los redactores de la Carta, el actual secretario de Asuntos Jurídicos de la OEA, Jean Michel Arrighi. Si considera que ese es el caso, el Consejo puede aprobar distintas medidas, entre ellas las gestiones diplomáticas para "promover la normalización de la institucionalidad democrática".

De fracasar estas, o si el caso es urgente,  el Consejo puede convocar de inmediato una Asamblea General extraordinaria, para lo cual son necesarios dos tercios de los votos de los embajadores. En esa Asamblea, que puede volver a intentar las gestiones diplomáticas, dos tercios de los cancilleres pueden suspender la pertenencia del Estado en la organización si estiman que "se ha producido la ruptura del orden democrático", de nuevo una consideración política. "La aplicación de la Carta Democrática es, en definitiva, una decisión de tipo político. Ese debate ya no es jurídico, está sujeto a una 'apreciación colectiva' de los Estados, es decir, es una decisión política", precisó Arrighi. No obstante, la Carta establece (artículos 3-6) los "elementos esenciales" de la democracia representativa: el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, la celebración de elecciones periódicas, libres y justas, el régimen plural de partidos y organizaciones políticas, y la separación e independencia de los poderes públicos. 

 

OEA

Hasta ahora se ha recurrido a la Carta en contadas ocasiones y siempre ha sido porque el propio Estado ha pedido la asistencia de la organización (artículo 17) o porque un grupo de Estados ofrecieron ayuda a un tercero y este lo aceptó (artículo 18).

Como se desarrolla en el cuerpo del análisis, el sistema interamericano para la defensa de la democracia, a diferencia del sistema de las Naciones Unidas, no es intervencionista ni punitivo, al no contemplar medidas de embargos, boicot, bloqueo o intervención militar, como una vía de sanción a quienes violen, alteren o pongan el peligro el orden constituido.

En el caso del sistema interamericano, las medidas son de orden moral, como pudiera ser una resolución o un exhorto a cumplir con los compromisos democráticos; o inhabilitante, como sucede con la suspensión para la participación en los proyectos de cooperación internacional o para acceder a facilidades o préstamos por parte de las instituciones financieras contempladas en el Protocolo Adicional “Compromiso por la Democracia” de la Comunidad Andina de Naciones del 10 de junio del 2000.

La aplicación de las sanciones previstas en la Carta Democrática para los intereses de los sectores democráticos tiene evidentemente sus ventajas y desventajas en relación a la lucha democrática que se libra. A continuación, se evalúan las ventajas y desventajas para finalmente llegar a las conclusiones correspondientes.

Ventajas

• La aprobación de una resolución por parte de una Asamblea General condenando el comportamiento antidemocrático del Gobierno representa un triunfo para los sectores democráticos.

Durante el proceso se realizarán las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática

• La exclusión del sistema interamericano limita la capacidad de acción del Gobierno.

• La aplicación de las sanciones previstas en la Carta Democrática representan un activo moral para los sectores de oposición.

• El Gobierno internacionalmente se encontrará igualmente aislado y queda entredicha su gestión administrativa.

Desventajas

• Una exclusión del sistema interamericano, nos aísla de la comunidad internacional y le da mayor libertad de acción al Gobierno.

• Una resolución condenatoria para un Gobierno no creyente de los valores democráticos no tiene ningún significado.

• Aunque la suspensión del sistema interamericano no exime el cumplimento de las obligaciones del Gobierno; éste se sentiría libre de compromisos con la OEA.

• La exclusión del sistema financiero y de cooperación regional no afecta los programas y proyectos del Gobierno, ya que en la actualidad es poca la participación de Venezuela dentro de los mismos.

• Los precios del petróleo y el nivel de las reservas internacionales hacen que las sanciones económicas y financieras tengan poco efecto a corto y mediano plazo.

Agotados los procedimientos diplomáticos previstos en la Carta Democrática y una vez aceptado por las diferentes instancias interamericanas de que la situación en Venezuela afecta el desarrollo del proceso político democrático, la aplicación estricta de la Carta Democrática pareciera inevitable.

El desconocimiento por parte del gobierno de la norma constitucional como una vía para la solución al grave conflicto de gobernabilidad que vive el país y el irrespeto de las instancias diplomáticas que prevé la Carta en su artículo 20, con el fin de promover la normalización de la institucionalidad democrática, son consideradas como un obstáculo insuperable para la participación del gobierno en las distintas instancias del sistema interamericano como son:

• Las sesiones de la Asamblea General

• La Reunión de Consulta

• Los Consejos de la Organización y

• Las conferencias especializadas

• Las comisiones, grupos de trabajo

• Y demás órganos de la Organización.

         En definitiva, si se llegase a convocar a una Asamblea General extraordinaria, con el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros están facultados para tomar la decisión de suspender al Estado Venezolano dentro de la OEA y sus órganos, como una sanción en “extremis” esta entrará en vigor en forma inmediata.

         El orden democrático en un Estado Miembro constituye, mientras persista, un obstáculo insuperable para la participación de su gobierno en las sesiones de la Asamblea General, de la Reunión de Consulta, de los Consejos de la Organización y de las conferencias especializadas, de las comisiones, grupos de trabajo y demás órganos de la Organización.

         Para un Gobierno que viola permanente su propia Constitución, las sanciones contempladas en la Carta Democrática no tienen ningún efecto práctico. Es mucho más interesante que la comunidad internacional exija el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos

         La Carta Democrática señala que si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente podrá convocar una reunión extraordinaria de cancilleres para que adopte las decisiones que estime apropiadas, incluyendo gestiones diplomáticas, conforme a la Carta de la Organización, el derecho internacional y las disposiciones de la presente Carta Democrática. Durante el proceso se realizarán las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática

AUTORA: MARYOLIS  GUDIÑO.

BIBLIOGRAFÍAS

http://www.analitica.com/opinion/ventajas-y-desventajas-de-la-aplicacion-de-la-carta-democratica/

http://runrun.es/nacional/258261/que-pasa-si-se-activa-la-carta-democratica-en-venezuela.html

Para un Gobierno que viola permanente su propia Constitución, las sanciones contempladas en la Carta Democrática no tienen ningún efecto práctico

 http://efecto-cocuyo.arawatomediaca.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2016/05/OEA-800x600.jpg

 


Sobre esta noticia

Autor:
Rafael Suárez Ñañez (38 noticias)
Visitas:
195
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.