Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Carlos Cruz-Diez presents "Un Être Flottant" in the Galerie Mitterrand, Paris

26/11/2016 08:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un être flottant : Carlos Cruz-Diez Galerie Mitterrand Fecha: 26 November ? 28 January 2017 Lugar: 79 Rue du Temple, 75003 Paris [Ver localización en mapa]

En octubre 2016, Carlos Cruz-Diez dialogó con la arquitectura de Auguste Perret (« Un être flottant », Palais d'Iéna, París) mediante ambientaciones monumentales realizadas expresamente por el lugar o adaptadas a éste. La exposición en la Galerie Mitterrand, igualmente bajo el comisariado de Matthieu Poirier, es su contrapartida retrospectiva. La muestra reúne más de treinta importantes obras del artista. Estos cuadros, relieves y ambientaciones, de la mitad de los años 1950 hasta nuestros días, son testimonios claves de la exporación incesante por el artista del color como fenómeno espacial y sensorial, este « ser flotante » soñado por Vassily Kandinsky.

image

Carlos Cruz-Diez es una figura histórica del arte cinético y óptico. En octubre de 2016, dialogó con la arquitectura de Auguste Perret ( "Un flotante sea" Palacio de Jena, París) a través de entornos monumentales hechos por el lugar o adaptados a la misma. La exposición en la Galerie Mitterrand, también curada por Matthieu Poirier es para la retrospectiva. Trae a este título más de treinta obras clave del artista nacido en Caracas en 1923. Estas pinturas, relieves y entornos, desde mediados de la década de 1950 hasta la actualidad, todos dan testimonio de la exploración incesante, por el artista ahora envejeció 93, del color como fenómeno espacial y sensorial, este "flotante ser" soñado por Wassily Kandinsky.

Formado en la Escuela de Bellas Artes de Caracas, donde obtuvo el título de profesor en 1945, Cruz-Diez vive en la década de 1950 entre Caracas, Barcelona y París. Si finalmente se estableció en 1960 en la capital francesa, es en 1954 que su trabajo era una esquina abstracto, de la que el artista no dejará de cuestionar la pasividad de apoyo sensorial. Mural de Proyectos (1954), relieves abstractos herederos del neoplasticismo Sophie Tauber-Arp, y están pintadas en colores primarios previstos en su apoyo impecable con iluminación ambiental y de acuerdo con sus variaciones. Igualmente sorprendente, estos relieves ofrecen estos mismos elementos que se proyectan a la manipulación libre del espectador. En 1955, el entrelazado de la serie Parénquimas caer el arte como informal de la microscopía celular. En 1956, las puertas del juego se lleva a una torre más geométrica y la superficie de la pintura, inundado con triángulos dibujados y pintados en las zonas planas de colores primarios que se oponen violentamente, producen efectos visuales de gran alcance inestabilidad, no sin prefigura dentro de la obra, el sistema de líneas paralelas verticales que todavía prevalece en los más recientes logros de la artista.

Cruz-Diez, fijeza de la composición, que era abstracto, es una imagen de adición, una nueva iconografía, como simbólica y narrativa, aunque anecdótica, que el arte figurativo. En 1958, el artista ve el resultado de este punto muerto en las teorías del color del siglo XIX en Ogden Rood y Eugène Chevreul, en el neo-impresionista Georges Seurat en el cubismo analítico de Picasso y Georges Braque, el futurismo de Giacomo Balla o el suprematismo de Malevich, corrientes que se pedirá prestado vibración, aceleración y suspensión. Los últimos descubrimientos en varios campos científicos de la pasión tanto: gráficos, fotografía y reprografía moderna por un lado, la psicología cognitiva óptica y fenomenología de la percepción, por el otro. Según Cruz-Diez, el trabajo debe ser el portador de cuestiones "cinético" y "dinamogénico". En otras palabras, el elemento visual, sin moverse necesariamente en sí, debe despertar su movimiento observador ? una reacción de motor. Y, sobre todo, tiene que producir la sensación de "atmósfera" de un fenómeno intangible: la de un color puro, flotando en el espacio físico, sino sobre todo entre el ojo y el cerebro, en el campo de la percepción psicofisiológica .

En los años 1960 y 1970, esta orientación estética en el artista toma una connotación política democrática podría decir, en el que se cuestiona la jerarquía artística que quiere que la prima de trabajo (o creador) en el espectador . Esta participación activa, la convocatoria de un cuerpo vacilante y no están sujetas a un mensaje, incluso simbólica, se desarrolla en Cruz-Diez de una serie a otra, no en función de los temas o materias, pero de acuerdo a diversos fenómenos, procesos o métodos, todos ellos relacionados con el fenómeno de colores (el cromosoma prefijo es casi sistemática a finales de 1950). Esta exposición pretende dar cuenta en todo lo posible al mundo del artista, donde se pintan las tablas (aditivos de color, el color o inducciones 1959 en 1963), serigrafiado o incluso, en los últimos años, impreso desde archivos electrónicos. Un alto grado de innovación técnica se encuentra allí en el artista para una precisión formal que podría denominarse "quirúrgica" pensar con el fin de mejorar constantemente la eficiencia sensorial. Estos datos se refieren igualmente relieves (Fisicromías nombrados, 1959). Muy a menudo, estos no proporcionan tanto un volumen que sobresale de una parte inferior; que de hecho tienen una subida y una división de todo el mapa en las paredes de partición verticales finas y múltiples, a sí mismos por cortes de drenaje de varios materiales (cartón, plástico plexiglás, metal, etc.) en poder perpendicular al plano del soporte vertical.

En el trabajo sobre el plan, pero cuyos latidos color y se desarrolla en el espacio, a través de un entorno de juego de información de edificios, Cruz-Diez en realidad despliega una abstracción diseño único, que podría ser descrito como "Heráclito" ? nunca bañamos dos veces en el mismo río. Para cumplir con las obras de la misma corriente de pensamiento, donde el color no es un estado dado, sino una mutación nunca se interrumpe (si no es, por desgracia, por el documento fotográfico) en tiempo y espacio real. Esta transformación significativa, lo que nunca se sabe del estatus final, analizado y resultado concreto se logra mediante la variación sistemática, programada y modular, y no "pictórica" subjetivo o gestos.

La poderosa industria de la computación vería hoy en día en el arte cinético, visual, perceptiva o participativa como la de imprimación Cruz-Diez arte digital o interactiva. La auténtica y directa experiencia ? no los medios de comunicación ? desde el trabajo sin embargo no dice lo contrario: el espectador no es un par de ojos sujetó a una estaca clavada en la mesa, sino un cuerpo en movimiento, experimentando en vivo de una obra cuya realidad sensorial está realizado de una manera especial en cada nuevo observador. Este último se convirtió en una parte crucial de la creación ( "que no existe sin espectadores ', afirma el artista), dicho sea de paso es la experiencia del espectador observado, así como una forma de placer estético que el artista siempre ha deseado equivalente a la proporcionada por la música. Sería un error ver bien en la obra de Cruz-Diez simplemente una exploración inteligente y lúdico de los colores: de hecho es una revolución de la mirada, una experiencia dinámica de la elasticidad de nuestra percepción, cuando el color no está petrificado frente a nosotros, sino que se cierne sobre su apoyo en el borde de nuestra visión.

Mateo Poirier


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14842 noticias)
Fuente:
correocultural.com
Visitas:
102
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.