Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El cambio de clima está entre nosotros y ahora es el momento de hacerle frente

25/06/2019 05:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los niveles de lluvia del año hidrológico han descendido un 15% (de 648 milímetros de media a 551 milímetros). Si a ello sumamos que agosto de 2017 ha sido el sexto más cálido del siglo XXI da lugar a una conclusión nada halagüeña: la sequía

 

Desde la industrialización llevada a cabo durante el siglo XX, la temperatura de nuestro planeta ha aumentado 0, 6ºC y el nivel del mar ha subido de 10 a 12 centímetros. El mayor riesgo de incendios, la falta de agua potable, las inundaciones, las sequías y la pérdida de cosechas estarán sobre la mesa en un futuro cada vez más cercano.

 

En España, según la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) los valores de precipitaciones han sido alarmantes en 2016-2017.Los niveles de lluvia del año hidrológico han descendido un 15% (de 648 milímetros de media a 551 milímetros). Si a ello sumamos que agosto de 2017 ha sido el sexto más cálido de todo el siglo XXI da lugar a una conclusión nada halagüeña: sequía.

Las cuencas hidrográficas del noroeste peninsular se encuentran en valores alarmantes nunca antes vistos (menos del 40% de su capacidad) y aquellas que suelen sufrir un estrés hídrico acusado como la cuenca del Júcar o la del río Segura rondan el 10%por ciento de su capacidad.

 

¿Estamos hablando de una consecuencia directa del cambio climático en España? ¿Sabemos a lo que nos enfrentamos? Descubrimos el impacto y consecuencias del cambio climático en España.2016 fue el año más caluroso registrado en los últimos 137 años

 

Subida del nivel del mar y desertificación

Este mismo año, el doctor Sybren Drijfhout y su equipo encabezado por Dewi Le Bars de la Universidad de Southampton (Reino Unido) han publicado un artículo en Environmental Research Letters donde afirman que la posibilidad de que el nivel global del mar suba tres metros de aquí al año 2100 es real. La imagen de un oso polar a la deriva sobre un bloque de hielo desprendido de la Antártida es impactante pero se antoja lejana. Sin embargo, si ese hielo que se está derritiendo forma parte de los tres metros que el mar puede comerle a la tierra, la imagen se vuelve más real y cercana. Si el nivel del mar subiese tres metros, una gran parte de Barcelona, Málaga, A Coruña o Santander se verían inundadas, Doñana se perdería, al igual que la mayoría de las Rías Baixas, y el delta del Ebro desaparecería.

 

Según el Ministerio de Medio Ambiente, el 74% del suelo español está en proceso de desertización y se prevé que un 20 por ciento de lo que hoy está a salvo se verá en riesgo dentro de 50 años. Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y prácticamente todo el Levante ya presentan una gran proporción de suelo con susceptibilidad de degradarse. Esto afectará negativamente a las actividades agropecuarias y los ecosistemas acabarán visiblemente afectados. Greenpeace ha lanzado la alerta sobre la desertificación del territorio español.

 

La pérdida de suelo fértil es irreversible y está aumentando la vulnerabilidad de todas las especies españolas incluida la humana. Pero la desertificación tiene consecuencias más allá de la pérdida de la fertilidad del suelo. El éxodo hacia las grandes ciudades debido a la crisis de la agricultura tradicional, motivará que los recursos naturales de las zonas colindantes con estas urbes se verán sobreexplotados, incluyendo los recursos hídricos subterráneos, y se elevarán los niveles de contaminación de estas áreas motivando que el cambio climático siga retroalimentándose.

 

 

 

Una bandada de flamencos voló sobre un río y unas marismas en el sur de España. Me contaron que en época de sequía, cuando se alimentan, los flamencos se quedan atrapados en el denso lodo de las marismas. Durante esa temporada, y fue necesaria la ayuda de voluntarios para ayudar a los flamencos a liberarse del lodo y poder volar de nuevo.

 

Alteración de ecosistemas y tropicalización de las especies

Durante el VI Congreso Internacional sobre Cambio Climático y Pesca organizado en Vigo por la FAO, la mayoría de los expertos afirmaron que el aumento de temperatura del agua, la acidificación del océano y el cambio que están experimentando las corrientes marinas están modificando la distribución de las especies. Tanto el Cantábrico como el Atlántico ven como sus peces cada vez se encuentran más al norte. Esta «tropicalización de las especies» afectará al 60% de la pesca y acuicultura.El cambio climático podría reducir el tamaño de los peces de todo el planeta

Los efectos del cambio climático en España ya están aquí: desertificación, alteración de los ecosistemas, proliferación de especies invasoras.

 

 

El cambio climático ha motivado que los ecosistemas acuáticos continentales pasen de ser permanentes a estacionales. Lagos, arroyos de montaña o humedales costeros ven como su biodiversidad empieza a fluctuar en función de la estación del año. En los ecosistemas acuáticos marinos se ha cuantificado el impacto del aumento de la temperatura y de CO2 que desencadenan alteraciones en el régimen de vientos, afloramientos o evaporación del agua con resultados preocupantes

 

 

Especies invasoras en España

Lejos de ser el único problema, también se viene observando desde hace tiempo como las especies invasoras están destruyendo la biodiversidad de nuestro país debido a las nuevas condiciones climatológicas. Un ejemplo es el mejillón cebra, procedente de los mares Negro y Caspio que ha colonizado el Ebro y las cuencas del Júcar, el Segura y el Guadalquivir. Este bivalvo modifica las características físico-químicas del agua, afectando a la flora y fauna endémicas.

 

Como consecuencia de las subidas de la temperatura, la Organización de Estados Iberoamericanos (EOI) ha alertado de nuevas amenazas. El mosquito tigre, proveniente del sudeste de Asia, ha empezado a colonizar gran parte de Cataluña y la Comunidad Valenciana y la proliferación de grandes bancos de medusas en las costas españolas en verano se debe principalmente al descenso de las precipitaciones.

 

La acacia falsa (Robinia pseudoacacia L.) fue la primera especie arbórea que se trajo de América del Norte a Europa. Sin embargo, la FAO advierte que a pesar de lo ventajoso que es este cultivo para la silvicultura o incluso para el medioambiente como fijador del nitrógeno de la atmósfera, el descenso del número de heladas o el descenso de sus enemigos bióticos han llevado a esta especie a la lista de especies invasoras.

 

Es fácil prever que si la temperatura sigue subiendo, el gasto eléctrico también lo hará. De hecho, la doctora Leonie Wenz del Instituto de investigación de efectos climáticos de Potsdam ha calculado que la subida de temperatura en el año 2100 implicará un incremento del gasto energético del 6% en nuestro país.fi 

 

Medidas contra el cambio climático en España

Todos estos datos no son definitivos. Aún hay opciones para tal o cual medida. En 2015 un total de 193 países firmaron el Acuerdo de París dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. En él se fijaron como puntos clave la reducción de los gases de efecto invernadero y la mitigación y adaptación a los efectos del calentamiento global: edificios inteligentes capaces de soportar las olas de calor, promoción de energías renovables

 

Aunque pocas son las medidas adoptadas, sí se han reducido las emisiones para cumplir el Protocolo de Kioto y menos la Cumbre de Paris. De hecho, RENFE ha anunciado que desde 1992 hasta este año ha reducido un 56% las emisiones de CO2 siendo un ejemplo para la UE. Por su parte, las políticas agrarias en España están priorizando la rotación de cultivos para la optimización de fertilizantes o facilitar el empleo de leguminosas que ayudan a fijar el nitrógeno en el suelo evitando que vaya a la atmósfera. Además las campañas de reciclaje, el compostaje y biometanización cada vez tienen más cabida en los presupuestos del Estado.

 

Los efectos del cambio climático en España ya están empezando a notarse: desertización, alteración de los ecosistemas, proliferación de especies invasoras... El Estado y los Gobiernos autonómicos realizan esfuerzos para paliar su impacto y consecuencias, pero ¿son suficientes para frenar las consecuencias del cambio climático?

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1600 noticias)
Visitas:
3255
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.